Visita obligada

Increíble restaurante por caótico, distinto y poco distinguido (la zona no por supuesto), la elegancia se ha reservado para el cercano KOY SHUNKA, pero que te permite reencontrarte con un japonés de otro tiempo, en el que el producto es lo principal. Llevaba varios años en mi lista y la sensación final fue de satisfacción total y absoluta, al final lo descuidado del local suma mas que resta, y hasta te parece adecuado, como ocurre tras las cortinas noren del madrileño NAOMI.

La fritura de cocochas me pareció muy buena, y que ligaba de manera increíble con una magnífica salsa de soja.

El sashimi es extraordinario, había alguna pieza que no aportaba mucho (p.e. el calamar), pero el resto eran cortes y sabores soberbios: salmón, toro, ventresca de atún, almeja roja y boquerón, por ejemplo.

De los dos shusi que probamos el ikura era extraordinario.

La fama del SHUNKA está más que justificada, y un viaje a su pequeño y diferente mundo es más que recomendable (incluso sin reserva).

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar