Restaurante Tapinería en Valencia

Restaurante Tapinería

Datos de Tapinería
Precio Medio:
18 €
Valoración Media:
4.9 10
Servicio del vino:
4.4 10
Comida:
4.6 10
Entorno:
6.0 10
Calidad-precio:
5.7 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: Valencia
Zona: Ciutat Vella
Dirección: Tapinería 16
Código postal: 46001
Tipo de cocina: De mercado
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 16,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingos. Solo cenas

Teléfono


12 Opiniones de Tapinería

La sombra de aquel mítico restaurante que entonces abanderaba un interés por crear algo distinto a lo tradicional y deleitar a los clientes. Cuando se hacían dos turnos, y se permitian levantarte en mitad de una cena, para dar paso al segundo. Fué doloroso.

La dirección, sucesora de los creadores, muestra una ligera predisposición a innovar o sobresalir de la atonía de los mediocres; en la actualidad es algo más que otro establecimiento sin mayor trascendecia, adaptado a los nuevos tiempos de precariedad económica.

Aunque el menu son 10 euros, no incluye los complementos.

Nada reseñable.

La última vez que estuve hace aproximadamente un año, pensé que posiblemente no volvería, ya que en los últimos años estaba perdiendo mucha calidad el Tapinería de siempre, tal y como apuntan el resto de compañeros.
El pasado viernes acudimos a cenar un grupo de diez personas. Al parecer había cambiado de dueños y habían reformado el local y modificado la carta.
El local acogedor de luz tenue y paredes de colores, se ha convertido en un local blanco y azul turquesa. Está bonito, pero ya no es "Tapinería".
Nos ofrecieron una carta a base de tapas, tostas y tablas y con únicamente tres platos (bacalao, magret de pato y entrecot de buey). Una carta, por cierto, con faltas de ortografía.
Manteles y servilletas de tela, cubertería y cristalería correcta, pero curiosamente platos transparentes de ondas duralex, como en casa de mi abuela.
Como la carta no daba mucha mas opción pedimos de tapeo: dos ensaladas bastante correctas y bien presentadas, croquetas variadas que no estaban mal, carpaccio de pulpo ni fú ni fá, patatas bravas "diferentes", la típica chistorra a la sidra y unas tostas para compartir muy poco elaboradas y con materia prima muy floja.
Para beber tomamos unas cervezas y dos botellas de vino, de una carta más bien escasa. Pedimos dos botellas de Absum y una de ellas salió mal. No es que entendamos mucho... pero cuando tienes dos botellas para comparar... Después de "convencer" al camarero nos la cambiaron por un Icono. No quedaba más Absum.
Para los postres sólo podíamos elegir entre cuatro opciones (tarta de chocolate, helado de leche merengada, tarta de hojaldre y manzana y sorbete de limón) y ante la variedad optamos por pedir un poco de todo. Los postres muy flojos en sintonía con el resto de la cena.
Finalmente, la máquina "estropeada" de café dio el colofón perfecto a la velada.
Pagamos 18 euros por persona, que aunque no es un precio excesivo, prefería el Tapinería de hace años, un poco más caro pero ofrecía una buena calidad, más variedad y un ambiente acogedor y agradable.

He estado en este restaurante que, la verdad, hacía tiempo que no cenaba allí y me ha sorprendido. Está completamente reformado todo pintado de blanco te sumerges en pleno mediterraneo y hay nueva carta de tapeo.
Me encantaron los caracoles. Una buena opción para el Barrio del Carmen, siguen teniendo un trato muy amable.
Está fenomenal.

Vive del nombre que tuvo y en verano de la terraza. Local estridente con una carta simple y un trato al vino inexistente. No me sirve que sean simpaticos, es lo único. No volveré. Pagar poco por nada, sale caro.

Local agradable para disfrutar de una carta bastante sencilla, cocina de mercado y calidad en el producto pero sin gracia, buenas propuestas pero que luego no responden a las espectativas. Carta de vino corta, pedí una copa de blanco y solamente me ofrecieron una posibilidad, un rueda simplemente decente. Servicio amable y al menos, y es importante, precios muy ajustados y correctos a los tiempos que corren.

Parece que a la vista de algunos comentarios preios he tenido suerte en las dos ocasiones que he ido. La primera en el 2004 con cena de empresa en la terraza de verano con buen servicio y comida. Y la última vez, cena con mi pareja, buen trato, servicio y menu de la casa. Del menú único escogimos pastel de aguacate con ibericos (pocos ibericos) pero muy bueno, tarta del tartar, solomillo buey y solomillo, rosado Alquezar y unas cervezas por 32 euros/per. Bien.

Hacía unos tres años que no visitaba este restaurante y tenía ganas. Para mi desgracia me encontré con una cocina de mercado decadente. Materias primas correctas, platos poco originales y puntos de cocción no demasiado acertados ni en carnes ni en pescados.
La bodega es una escueta cartulina con muy pocas referencias y poco donde elegir. Irregularidades en el precio de los vinos pero en general bastante subidos los tintos. El vino conservado en bodega climatizada y copas de calidad (Schott).

El precio no está del todo mal viendo los tiempos que corren, pues cenas fácilmente por 30€, aunque lo cierto es que es un precio algo elevado para la calidad que ofrecen.

Coincido en todo con CarlosY!
Una pena, una autentica lastima para un local, que lo fue de autentico culto.
De lo mejor, mejorcito de Valencia, en Calidad Precio, atmósfera y honradez.
Si la cocina nunca ha sido lo mejor, lo cierto es que el conjunto global, era muy redondo y compensado. Y insito...Era! Por que si aun resultado redondo y compensado le quitas dos puntales como son el precio y la calidad...Que te queda?
Una lastima, espero que no sea tarde!
Una pena que un sitio de donde siempre salías con una sonrisa en la boca, ahora salgas vacío y decepcionado!

Hacía tiempo que no acudía a este restaurante y mi experiencia resultó decepcionante. El precio se ha disparado en la misma medida que ha disminuido la calidad. El magret de pato muy mejorable (qué difícil es comerlo bien en Valencia), y por el suplemento que cobran por él ya podían cambiar el cuchillo por uno que corte la carne. La oferta de postres es escasa, y por ejemplo el bavaroisse de fresas se quedó en el plato. La oferta de vinos corta y sin sorpresas. El servicio simplemente correcto, que algo es.

Sin ser uno de los “Grandes” de Valencia, ni mucho menos, a mi, particularmente me parece una Extraordinaria Propuesta! Desenfadado, divertido, diferente y muy, muy sugerente!
Local recogido, romántico, acogedor y muy bien pensado!
Cocina sugerente muy de mercado, sin grandes alardes, ni pretensiones, basada en 4/5 primeros, mas 4/5 segundos, con sus correspondientes postres, que van cambiándose y renovándose con cierta periodicidad.
Simpática bodega bien seleccionada y convenientemente renovada.
Servicio y atención Juvenil y muy desenfadada y excelente relación Calidad Precio.
Especial mención para la atractiva terraza exterior, de la plaza, que si las autoridades pertinentes lo permiten, suelen montar en meses de Primavera y Verano.
Muy recomendable y muy de repetir!

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar