Restaurante Moma en Barcelona
  

Restaurante Moma

2
Datos de Moma
Precio Medio:
22 €
Valoración Media:
6.5 10
Servicio del vino:
4.0 10
Comida:
7.0 10
Entorno:
5.0 10
Calidad-precio:
8.5 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Sants-Montjuïc
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Vasca
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 15,10 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Abierto de lunes a viernes de 8 a 17 h., viernes y sábado de 20 a 2 h. Cerrado el domingo.

Teléfono


2 Opiniones de Moma

Hemos ido unas cuantas veces desde mi anterior comentario. Sin apenas cambios, y ninguno a mejor.

Anoche fuimos a cenar a primerísima hora. No estaba Patxi. Nos sorprendió un poco que no estuviese lleno, lo que nos permitió acomodarnos sin apreturas.

A nuestra llegada tan solo había pinchos fríos, muchos de ellos con queso, por lo que no tuve mucho donde elegir. Tardaron su buena media hora en sacar la primera bandeja de pinchos calientes. Nada a destacar en los fríos, de los que repetimos algunos que ya habíamos probado (gilda, atún con pimentón, jamón con queso y anchoa, tortilla de patatas). De los calientes, varias novedades respecto a anteriores visitas:
- Bomba: Muy buena, aunque la rodaja de pan molesta más que otra cosa. Con todo, repetí.
- Dorada rebozada: Con un regusto metálico nada agradable.
- Filete de cerdo envuelto en bacon con cebolla caramelizada: Bastante bueno y sabroso.

El resto de pinchos, más o menos como siempre.

Desconozco si la parsimonia en la salida de los pinchos calientes se debió a la falta de clientela, pero lo cierto es que las bandejas salieron bastante espaciadas en el tiempo.

De vinos, vi que seguían con el mismo rioja blanco y también vi una botella de, si no recuerdo mal, Hizan, que no me suena de nada. Vi pasar un par de botellas de cava Agustí Torelló Mata, pero nadie me ofreció vino ni carta de vinos. Ante la duda, me pedí una clara de cerveza (1,60€).

La caña de cerveza ha subido a 1,40€ y la botella de agua de 1/4 l. cuesta 1,10€. Los pinchos siguen a 1,35€/ud., tanto los fríos como los calientes.

Sigue pareciéndonos muy bien de precio y la mayoría de los pinchos nos gustaron. El precio corresponde a 10 pinchos y una clara de cerveza.

Volveremos.

Local con apenas un mes de vida abierto en los aledaños de la Plaça d'Osca. Decoración minimalista con predominio del blanco. Un par de mesas a la entrada con una barra no muy grande detrás y un comedor para algo menos de 30 personas al fondo, pasado el pequeño pasillo donde se encuentran los lavabos. Servicio muy amable y atento. Menaje de batalla y servilletas de papel. Copas francamente mejorables. Dispone de una pequeña carta que a duras penas llega a la docena de platos entre primeros, segundos y postres. No vi la carta de vinos, ni armario de vinos, ni apenas botellas de vino en las estanterías. Me ofrecieron tres vinos: uno tinto, un txacolí que no me gustó en absoluto y un rioja blanco joven que tampoco me pareció nada del otro jueves. Todos dispuestos en una cubitera con hielo en la barra.

Los pinchos van poniéndolos en la barra a medida que van saliendo de la cocina. Coges un plato vacío y vas poniendo los palillos para calcular la cuenta. Todos los pinchos, fríos y calientes, a 1,35€. Sin ser nada especial, están buenos. Probamos la tortilla de patatas (bastante buena), atún picante (más bien insípido), gilda (picante, lo que ya de por sí es de agradecer), morcilla con cebolla confitada (muy buena), chorizo (bien), txistorra (buena), jamón con secreto (bueno, aunque al segundo pincho le hubiese ido bien haber pasado algo más el secreto. Estaba gomoso), langostino con champiñón (muy bueno), croqueta de bacalado (muy buena), croqueta de jamón (muy sabrosa), salmón relleno de crema de queso (bueno), calamar a la plancha con cebolla confitada (muy bueno) y alguna cosilla más que no recuerdo. Conté más de una veintena de pinchos diferentes.

Para beber, un agua de 1/2 l. (1,30€), una caña (1,20€), un culín de txacolí escanciado desde medio metro de altura pero que no me gustó nada de nada (2,20€) y varias copas de un flojísimo Vega Laurel blanco (2,20€/ud.) que he encontrado a 1,60€ la botella en una página de internet.

Exceptuando el tema del vino y su precio y el calor excesivo, pese al aire acondicionado, muy buen local para tapear. Pinchos sencillos y buenos a un precio excelente. Con media docena y un par de cañas sales más que bien. Solo ponen pinchos los viernes y sábados por la noche. Más información en http://www.facebook.com/MoMarestaurant.

El precio corresponde a lo que tomé yo:16 pinchos, 3 copas de vino y 1 copa de txacolí. Lo que tomó mi mujer (8 pinchos, una caña y un agua) ascendió a 13,30€.

  • Patxi, el cocinero vasco, de un pueblo cercano a Zarauz

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar