Cocina original en la sierra de Madrid

Comida en la SOPA BOBA de Alpedrete. Llegamos pronto para ver el pueblo, aunque no hay mucho que ver, chalets y urbanizaciones a tutiplén y nada más.

El restaurante está situado en la salida del pueblo dirección Guadarrama, muy cerquita de la estación de tren. Local luminoso en colores claros, y una decoración un poco rara, objetos modernos, antiguos, todo revuelto. Mesas bien vestidas y con una adecuada separación.

Nos toma nota el propio Fernando. No abrimos prácticamente la carta y nos dejamos aconsejar. Tomamos:

Salmón salvaje de Alaska, al humo de café, servido en una cafetera con soja, buen plato y presentación original.

Sardinas ahumadas, servidas en una especie de parrilla con humo de encina. Extraordinarias.

Takoyaki. Buñuelos de pulpo al estilo japonés con mayonesa de yuzu. Mucha masa y poco pulpo. Sólo correctos.

De postre la maceta de chocolate, en el que la tierra se sustituye por chocolate rayado y acompañado por una regadera de maracuya. Buen postre, nuevamente con una curiosa presentación.

Buena carta de vinos con referencias poco vistas. Por recomendación de Fernando pedimos un vino blanco de Cebreros llamado Chass, que al principio nos supo casi a Jerez, pero que fue evolucionando, oxigenándose y afinándose, y acabó estando estupendo.

Pagamos 56,50 € por todo. Destacable relación calidad-precio. En conclusión, la cocina de Limón es buena y actual, nos recordó a Bacira, Triciclo, etc. Si te pilla por la zona es una excelente opción, que se aleja del sota-caballo-rey de los asadores del entorno.

Recomendado por 2 usuarios
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar