Restaurante La Bolera en Los Tojos
  

Restaurante La Bolera

4
Datos de La Bolera
Precio Medio:
26 €
Valoración Media:
8.4 10
Servicio del vino:
6.0 10
Comida:
8.9 10
Entorno:
8.5 10
Calidad-precio:
8.9 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Tradicional
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 25,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono

Restaurante La Bolera Vistas_Meson_La_Bolera La Bolera Cocido_montañes_La_Bolera La Bolera en Los Tojos Carta_La_Bolera

4 Opiniones de La Bolera

Es un sitio perfecto para comer, muy familiar comidas caseras de la zona , la mujer que lo regenta encantadora. Las vistas impresionantes. Sitio obligado. Volveré.

A pesar del tiempo transcurrido desde la visita (Agosto 2014), este comentario es uno de los que más ilusión me hace aportar al foro, porque se trata de una de esas pequeñas joyas gastronómicas que solamente conoce la gente del lugar y que nunca saldrán en ninguna guía gastronómica o tendrán estrellas Michelin.
Reconozco no haber viajado mucho, pero antes de este verano yo pensaba (erróneamente) que disponía de un buen saque sentado a la mesa, pero tras visitar Cantabria me percaté de que algunas regiones juegan en otra liga y Cantabria es una de ellas. Tarde un par de días en aprender por lo menos, a no pedir más de lo que podía ingerir.
En ese periodo de aprendizaje y guiados por uno de los regentes de la Posada Araceli donde nos hospedamos en Santillana del Mar, nos dirigimos a comer al mesón La Bolera situado en una pequeña aldea llamada Los Tojos, en el interior del parque natural del Saja-Besaya. Solamente poder disfrutar de las vistas durante el trayecto ya merecen la visita. Tras coger el ultimo desvío, faltando 3 kilómetros, hay 7 u 8 curvas consecutivas de 180 grados, que ni Perico en sus buenos años creo que pudiera subir. Una vez arriba, llegas a la aldea, que consta de una única “calle” que es la propia carretera, donde se aparca directamente en el arcén donde puedas. No tiene pérdida.
Llegamos sin reserva, local lleno hasta los topes, pero tras una breve espera un camarero logra acomodarnos una mesa para dos en el comedor interior (en la terraza ni en broma). Ya sentados una decoración recia, amén de una mesas y sillas curtidas en mil batallas, te indican que es uno de esos sitios donde se va a “comer”. Las vistas (increíbles) están fuera, si tienes la suerte de tener terraza y hace buen día, cosa que en levante solemos dar por supuesta, pero que a base de palos aprendes a no obviar.
La carta (adjunto imagen) te indica claramente que se trata de una cocina como las de nuestras madres y abuelas, poco artificio y mucho fondo. Pedimos cocido montañés de primero y venado estofado y carrilleras de segundo. El camarero nos mira como diciendo: ¿estáis seguros?. Imagino que teníamos cara de no saber cuánta comida era eso, así que nos aconseja pedir un cocido montañés para compartir y los dos segundos platos. Aceptamos y rápidamente llega una “ración” de cocido montañés tamaño orco, de la que nos servimos los dos varias veces. Sabor intenso, fruto de las horas de cocción a fuego lento y sorprendentemente, resulta mucho menos pesado de lo que aparenta.
Luego llegan los estofados de venado y carrilleras. Este tipo de platos no debería tener más secreto que el cariño y la paciencia de quien los prepara, sin embargo, que pocas veces están así de esplendidos. Acompañados de unas simples patatas fritas (de las de siempre, no de bolsa congelada) y mojando pan en la salsa del venado hasta que no pude más, creo que pasé uno de los momentos más felices de las vacaciones. No se cuando podremos volver, pero si de algo estoy seguro en la vida, es que volveremos a Los Tojos.
A pesar de la inolvidable experiencia vivida, me queda una espinita clavada, puesto que no probé el chuletón de vaca Tudanca de la región. La noche anterior lo había pedido en otro sitio y por no repetir opté por el estofado. Durante la comida, vi pasar algunos ejemplares hacia otras mesas y creo que todavía me arrepiento. La gula es lo que tiene.

El pasado mes de agosto estuve de vacaciones con mi esposa en Cantabria, magnífico pais, donde la armonia de sus tonalidades verdes y azules configura unos paisajes de una belleza excepcional, como igualmente lo es la calidad de los productos de su amplia oferta gastronómica . Como en cada uno de nuestros viajes hemos aprovechado para descubrir nuevos restaurantes. Sobre 20 visitados, todos de un buen nivel, hemos seleccionado 8 : 2 en la Marina Occidental (Annua y Casa Uzquiza), 1 en Liebana (Hotel El Oso), 2 en la Transmiera ( El Galeon y Juan de la Cosa), 1 en Santander (El Serbal), 1 en los valles de Saja-Besaya (Meson La Bolera), y 1 en la Marina Oriental(Casa Felipe). (Visitar cada restaurante para leer nuestra opinión)

El Mesón la Bolera, es un tipico restaurante de montaña, situado en Los Tojos. Este restaurante nos lo recomendaron en el hotel donde nos hospedábamos en ese momento diciéndonos que era el mejor de todo el valle del Saja . El mejor no sabemos si lo es, pero lo que si podemos afirmar es que se come muy bien.

Fuimos un jueves al mediodia. La terraza del restaurante, desde la que se divisa una bella panorámica, estaba llena.Tomamos para empezar un par de cervezas muy fresquitas, pues ese dia hacia una calor insoportable, que nos dejaron como nuevos.
A continuación compartimos una buena ración de calamares encebollados, que estaban buenos. De segundo compartimos un chuletón de buey de 1,200 Kg, acompañado de patatas fritas caseras, calidad 10/10 , carne muy sabrosa, tiernisima y cocinada muy poco hecha, en su perfecto punto de cocción.
De postre, aunque nos era un poco dificil hacerle un sitio, la propietaria del mesón nos convenció para que probasemos sus postres caseros, yo tomé un flan de queso y mi esposa una pequeña degustación de las 2 tartas de queso elaboradas por ella.
No nos arrepentimos de haber hecho el esfuerzo.

En esta ocasión, como teniamos que coger el coche justo depués de la comida y ademas circular por carreteras de montaña no tomamos vino y acompañamos la comida con una botella de agua de Solares. Terminamos con 2 cafés.

Precio por persona 25,52 € . Restaurante muy recomendable, buen producto y muy buena rcp. Si se está por Barcena Mayor vale la pena desplazarse hasta los Tojos.

Suelo ir a comer hasta este restaurante con otros dos conocidos de mi pueblo y solo puedo hablar maravillas.

Daré mi punto de vista personal, puesto que siempre comemos lo mismo.

Siempre, comemos alubias y venado; del venado solo puedo hablar maravillas (hoy sobretodo, tenia un toque picante)y puedo asegurar que es el mejor que he comido en mi corta vida!!

Eso si, si no reservas ni se te ocurra subir a la espera porque se te puede hacer muy, muy tarde...

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar