Restaurante El Campero: El Campero


Atún. Así, sin anestesia. Fin de la cita.

Amplísimo local. Blanco. Zona de restaurante y barra de bar separada, aunque comunicada.

Mi idea era comer atún en cortes que no es posible encontrar en la capital del imperio. Qué frío con el servicio. Me costó un poco bastante establecer la comunicación con ellos. Poco comunicativos. No es que alguien enfermizamente tímido necesite interactuar con el resto de la humanidad, pero para estos bretes se necesita un poco de ayuda para saber qué comer y, sobre todo, qué beber. Ya sabéis, ¿qué tenéis? Tenemos de tó. ¿Manzanilla? ¿Fino? Sí. Ay & sigh. Pero oooooye, un par de quiebros y súbitamente se abre la defensa y se vuelven habladores, recomiendan, sonríen y todo cambia. Muuuucho mejor así, ¡dónde va a parar!

Decía yo que venía a comer atún. Por ejemplo unos callos de atún con morcilla de su corazón muy ricos y en los que me habría gustado encontrar una pizquitina de picante.

Corazón de atún. Presentación como que no sé. Plato cuadrado, corazón fileteado, en una esquina un octavo de limón (sic) y en la otra unas zanahorias laminadas que me parecieron levemente encurtidas. Muy bueno el corazón. Para los que duden: Sabor intenso y profundo. Similar al hígado, pero sin llegar a esas notas ferruginosas del mismo.

Facera de atún en salsa de piñones, toque de crema de patata ligeramente picante y salicornia. Muy buen plato.

Piruleta de letón. Mmm... ¿Por qué le llaman piruleta a lo que siempre ha sido un pincho? Muy rico.

¿Para beber? Costó un poco conseguir saber qué beber, dado el hermetismo inicial. Con los dos primeros una manzanilla en rama Aurora y con los dos siguientes Tío Pepe en Rama.

¿Postres? Pues no parece que en la zona de barra haya, sin embargo me ofrecieron hacerme una macedonía de fruta con zumo de naranja, que te cortan y sirven en ese momento. En líneas generales habría dicho que neke, pero mirad, yo ya llevaba tanta agua en el cuerpo que necesitaba tomarme algo "hogareño". ¡Venga esa macedonia de fruta! Esta decisión de tomar la macedonia me llevó a algo inesperado. La persona que me atendía me preguntó si me podía sugerir un vino para este postre y lo que me ofreció no lo conocía de nada. ¡A por ello! Un vino llamado Pandorga, de uvas asoleadas. Con el dulzor del PX y la frescura del moscatel. Riquíííííííííísimo. Si os lo cruzáis, no lo dudéis.

En suma, el lugar me gustó. Directamente cocina de producto, no obstante me pareció que tenía cierta tendencia al "platocuadradismo" que les deja a media salida.

  1. #1

    EuSaenz

    Ese Pandorga es un PX naturalmente dulce de Jerez no encabezado, elaborado a la antigua usanza, sobremadurado en planta y con una ligera pasificación de la uva. Lo elabora Ramiro Ibáñez. Está rico, sí.

    ¿No viste si tenían un verdejo llamado La Mar Salada? Es un vino que elabora Ismael Gozalo para ellos, solo una barrica.

    Saludos,
    Eugenio.

  2. #2

    jose

    en respuesta a EuSaenz
    Ver mensaje de EuSaenz

    Hola Eugenio,
    gracias por la explicación del Pandorga.

    Y ver no vi ná. Como decía en el comentario costaba un triunfo arrancarles media palabra acerca del vino, qué tenían o no. Leñe, ¡que lo iba a pagar también! ;-)

    Saludos,

    Jose

  3. #3

    JavierG

    en respuesta a jose
    Ver mensaje de jose

    Yo estuve este sábado en la barra, cuando el camarero que nos atendía vio que nos gustaba el vino nos sacó la carta de jereces por copas que tenían, pero además después trajo al sumiller y empezó a recomendarnos cosas muy chulas (Olorosos, amontillados, palos cortados...). Para el postre también nos sacó Pandorga (que rico). Al final de la comida salió el sumiller y estuvimos bastante rato hablando de los vinos del Marco...

  4. #4

    jose

    en respuesta a JavierG
    Ver mensaje de JavierG

    Sigh, pues la próxima vez me pongo una camiseta de "I love wine" o similar ;-)

    No sé, creo que esto debiera ir de oficio y ver cómo encauzarlo en función de la reacción del cliente. También si se pregunta por los vinos directamente, como fue el caso.

    Saludos,

    Jose

  5. #5

    JavierG

    en respuesta a jose
    Ver mensaje de jose

    También es cierto que la parte de barra donde estuve es donde estaban expuestos todos los jereces, así que al empezar a señalar y preguntar es cuando vio que nos gustaba (sin necesidad de camiseta ni ná!!!)

    Supongo que el "servicio" de sumiller está más orientado a sala que a la barra de tapas, pero ya que iba desde Valencia no me iba a conformar con un "fino" o una "manzanillita", así que me "descaré" un poco.

    Y, por cierto, el atún (en todos sus cortes), fantástico.

    • La carta de jereces por copas

    • La carta de jereces por copas

  6. #6

    jose

    en respuesta a JavierG
    Ver mensaje de JavierG

    Ná, si estando en barra, y no siendo un lugar dedicado al vino, con que me cuenten qué tienen o qué me sugieren me vale, pero jugar a las adivinanzas no sé yo que te diga. Pero vaya, que no fue sólo El Campero, que fue también en El Faro (Cádiz) y en la Taberna del Chef del Mar (El Puerto de Santa María). No sé, un poquejo más de intención en el asunto estaría bien. En general.

    Saludos,

    Jose

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar