Local incomodo y ruidoso, bien regentado por Moisés y Diego. Platos bien

Local incomodo y ruidoso, bien regentado por Moisés y Diego.
Platos bien presentados, precio equilibrado y buena atención.
A la carta de vinos le hace falta un restiling en serio, tiene mmuchos vinos insulsos, sin emoción y falsamente modernos.
Buena oferta de vinos por copas, aunque salen mucho más caros que pedidos por botellas, al igual que en muchos otros sitios, a los que nos gusta el vino por copas, nos penalizan con los precios.
A las copas les sucede lo mismo, deberían ser de mejor calidad.
En un espacio tan pequeño, dejar fumar es muy agresivo para la gente que no lo hace y para el vino.
Deben mejorar muchos detalles, pero aquí se respira afición al vino, y eso me gusta.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar