Restaurante Café de La Academia

8
Datos de Café de La Academia
Valoración Media:
5.7 10
Servicio del vino:
5.5 10
Comida:
5.8 10
Entorno:
5.8 10
Calidad-precio:
- 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Ciutat Vella (Barcelona)
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Cierra: Sábados, domingos y festivos

Teléfono


8 Opiniones de Café de La Academia

Local en conjunto agradable, mesas algo juntas, pero coqueto. Menú de mediodía con una sola alternativa de primero y otra de segundo, con lo que decidimos comer a la carta.
Platos resultones por el precio que pagas. Arroz cremoso de cigalas y ceps muy correcto, y unos montaditos de tomate con anguila ahumada, que no estaba mal.
Guitian a 15€, correcto.
Se puede comer a la carta por 20€.
Buena RCP.

Fuimos a cenar un grupo de amigos ( 8 ) por recomendación de uno de ellos y la verdad fue un acierto total. No se ha indicado en el foro que disponen de una bodega, apartada del restaurante, que se puede reservar con bastante antelación para 8-10 personas, no es que sea espectacular, pero es muy acogedora y agradable, y se evitan todos los inconvenientes de estrecheces indicados en otros mensajes.
El servicio del vino, a pesar de estar en una completa bodega, no es nada del otro mundo, pero si tienen una gran variedad de referencias a precios razonables, servido a buena temperatura y buenas copas.
La comida y postres muy bien, bastante originalidad en la carta y muy buena presentación,con excelente RCP, salimos a 40 euros por persona con 4 botellas de vino, postres y cafes, dificil de encontrar en Barcelona.
El lugar es excelente, cerca del Ayuntamiento de Barcelona, en una plaza escondida y preciosa, la terraza en esta espoca del año es sin duda un plus a tener en cuenta.
Resumiendo, totalmente recomendable.

Restaurante ideal para ir con amigos. Ambiente ruidoso.

Esto no se puede considerar un comentario en toda regla pues solamente paré a tomarme un super-económico menú de 9€ en la barra (12€ en mesa, pero no había ninguna libre).
Me gustó la estética del local, bastante acorde con el privilegiado entorno donde se ubica, aunque el hacinamiento se hace evidente al mediodía. Me tomé un risotto de parmesano y alcachofa bastante rico y un excepcionalmente tierno y sabroso bistec con setas; de postre un púding de aprobado justito. Si contamos que te sirven medio litro de vino (yo tomé un rosado no identificado pero aceptable) en una jarrita de cristal a buena temperatura en una copa normalita, pues el servicio del vino no es muy allá, pero por lo que pagué voy a repetir seguro. Si el tiempo acompaña, la terracita que tienen está muy maja, en un entorno precioso. Además, de noche, tienes al lado el "Ginger" (buscad comentario) para seguir vineando o copeando. Cuando pruebe más platos y vea como sirven el vino al pedir alguna referencia guay, pondré otro comentario más "oficial" por aquí.

Restaurante muy incómodo, tanto por el número de mesas / metro cuadrado como por el servicio de los camareros. La mesa que nos asignaron estaba a medio metro del lavabo y la de nuestros vecinos, a unos 20cm. Ojo con las velas! en un par de ocasiones estuvimos a punto de quemar el vestido de los transeúntes que iban y volvían del lavabo. El servicio va por faena y no se entretiene mucho en cuidar las formas.

Pedimos de segundo un bacalao confitado. No pudimos comerlo puesto que desprendía fuerte olor a lejía. Afortunadamente, el camarero no puso resistencia para cambiarlo por otro plato.

La carta de vinos, sin pena ni gloria.

En resumen, un restaurante que por ubicación y clientela (básicamente turistas) ya puedes imaginarte lo que pretende ser: "bueno, "bonito" y "barato", y lo consigue cara a los turistas, seguro que sale en alguna guía turística. Para el público local, no estoy convencido de que se trate de una buena propuesta culinaria.

El Café de La Academia es, a mi entender, un muy buen lugar para degustar platos interesantes y bien elaborados a un precio razonablemente bueno. La carta es variada, hay oferta para los amantes de lo tradicional y de las originalidades, de la carne -excelente magret de pato- y del pescado -bacalao en diversas versiones muy recomendable-. Los vinos, si bien algo previsibles, suelen ser muy correctos, sobretodo en el precio. Postres a la altura de los platos principales a precios nada exagerados. Incluso los licores y bebidas espiritosas están bien, y se pueden degustar relativas rarezas como una copita de Tokaji -magnífico vino dulce húngaro-.Sólo un defecto, y bastante grave: el local está demasiado aprovechado en cuanto a espacio, y no resulta nada cómodo: demasiadas mesas y demasiado juntas. En resumen, muy bien para ir a cenar con amigos o familia, pero nada adecuado para llevar a la pareja el día del aniversario de bodas...
Precio a la carta, todo incluido, entre 35 y 45 €.

Yo soy un cliente fijo de este restaurante desde hace años. Ha ido subiendo de precio, pero sigues comiendo por 5o euros la pareja aprox. y nunca, nunca sales decepcionado.
Es un muy buen restaurante, y a pesar de ser sencillo y que grandes exigencias no cabe hacerle, su servicio es excelente (creo de una escuela de hosteleria) y sus platos siempre evolucionando son variados y mediterraneos. Las tostadas con angula, su magret, el postre Tobao, y tantas otros, son garantía de una excelente comida. Antes no era conocido, pero sin reserva ya no comes.

Salud

Pequeño restaurante, casi escondido, en una esquina de la Plaza de Sant Just. Cuando fuimos todavía estaba cerrado para cenar, pero cerca esperaban extranjeros sobre todo. Ambiente bohemio, toques rústicos muy conseguidos; pocas mesas, pero sin mucho ruido al principio, cuando se llena es difícil que no haya. Comida catalana con cierto toque moderno. El servicio es atento. El vino, una carta muy pequeña, pero con bastantes DO, bien seleccionadas. Lástima que las copas no sean las correctas. El precio está bastante bien, sale por unos 25-30 €.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar