Restaurante Nass

4
Datos de Nass
Precio Medio:
26 €
Valoración Media:
5.8 10
Servicio del vino:
4.3 10
Comida:
7.0 10
Entorno:
4.0 10
Calidad-precio:
8.5 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado, Tradicional
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 12,66 € (precio más bajo introducido por un usuario)



4 Opiniones de Nass

Hace 4 o 5 años visitamos por primera vez este pequeño restaurante con la cocina a a la vista en el barrio de la Barceloneta.

Al frente de sus fogones estaba el chef Rachid Zahi Saddouki, de origen saharaui, con quien mantuvimos ese día una larga y amena conversación mezclando catalan, castellano y francés , lenguas que domina perfectamente, sobre la cocina en general y su cocina en particular. Era un hombre con muy buenas ideas, que queria democratizar el acceso a la cocina gastronómica en su restaurante, que debería ser ante todo un comedor abierto a los vecinos de la Barceloneta. Ese dia nos preparó un buen menú gastronómico de degustación que nos impactó y si no recuerdo mal solo pagamos alrededor de 25 €/persona. Hay que decir que Rachid Zai , Chef autodidacta, ha recorrido bastantes restaurantes antes de instalarse definitivamente en la Barceloneta. Trabajó en Paris (Maxim's y La Coupole), en Barcelona (Brasserie Flo) y en Cala Montjoi (El Bulli) Fue Rachid quien me explicó poco antes de que se inagurase que Mateu Casañas, Oriol Castro y Eduard Xatruch estaban montando "Compartir" en Cadaqués. En esos momentos Rachid tenia ya en mente de abrir otro restaurante frente a la playa, siempre con la misma idea de afianzarse en el barrio...

El dia 28 de diciembre al mediodia, pasamos por delante del restaurante Nass y decidimos entrar para tomar el menu del mediodia a 12 €/persona todo incluido, excepto el vino. El restaurante estaba lleno hasta los topes, y con varios turnos, pues cuando una mesa se vaciaba no tardaba ni cinco minutos en ocuparse nuevamente. Debe tener un aforo para una cuarentena de personas... Mucha gente del barrio y también muchos turistas, como nosotros. Me dije Rachid ha logrado lo que queria... pero él no estaba alli... al frente de los fogones, me dijeron que se pasaba el dia yendo y viniendo de un restaurante al otro (Ahora posee cinco).

No recuerdo exactamente lo que había a elegir en el menú, entre cinco o seis platos de cada, entrantes, principales y postre. Mientras elegíamos nos trajeron unas olivas para picar.

Nosotros elegimos como entrantes :
Dos Ensaladas de naranja y verduras y una Ensalada de setas variadas de temporada Buenas
Como principales :
Entraña con patatas fritas y dos pescados del día Dorada a la plancha con verduras ( 1 pieza y media). Buena calidad, las doradas pequeñas pero frescas.
De postre tomamos tres Tartas de queso Buenas
Para beber : Una botella grande de agua y una copa de vino blanco DO Penedès (2 €)
Finalizamos con tres cafés (regalo de la casa).

La cuenta ascendió a 12,66 €/persona. Excelente RCP. Recomendable si se está por la zona y se quiere tomar un menú muy barato, sin florituras y con buen producto bien cocinado.

Dos días después, nuevamente de paso por la zona fuimos a comer a Nass Beach, otro de sus restaurantes, para ver si su filosofía seguía allí también vigente. Alli si que estaba Rachid, pero no en la cocina si no vigilando al servicio. Tenían también un menú a 12 €/persona. Una vez aposentados en la terraza (hacia un tiempo de pelicula) tuvimos que insistir tres veces para obtener que nos presentasen el menu, y tras conseguirlo, vimos como el camarero que nos lo había traído se hacia reprender por el que supongo que era el jefe de sala. Al elegir los platos del menu, que no detallaré en esta ocasión, nos indicaron que no había pescado del dia ??? Sigo sin creermelo. Como platos principales, pedimos dos entrecots muy poco hechos (2€ de suplemento por cada uno) y nos trajeron dos piezas al punto, que rechazamos y que fueron esta vez remplazados correctamente. La cuenta, con 3 cervezas y tres cafés ascendió a 15,60 €/ persona(no nos contaron el suplemento de los entrecots). En este restaurante, no habían lugareños, solo había turistas, como nosotros, que en la terraza, delante de la playa apreciaban la vista de la playa y el sol. Vimos al responsable de sala decir a varios clientes que no había menú del día y les aconsejaba ya sea optar por la carta o por un menú de tapas a 20 €. Mi conclusión es que este restaurante, "piège à touristes", sirve para alimentar al otro, el de la buena filosofía del barrio, pero no me gustan este tipo de prácticas... por lo que por este motivo no lo recomiendo, la comida en si misma no estuvo mal.

La puntuación que aparece solo corresponde al restaurante Nass.

Animados por nuestra primera visita, decidimos repetir. Esta vez queríamos probar el menú degustación. Después de algún problema con la reserva, el dueño aceptó preparárnoslo a mediodía a pesar de que sólo lo sirven por la noche. No nos pusieron ninguna pega para guardarnos y servirnos (sin cargo adicional) una tarta de cumpleaños que llevamos de casa. Nos prepararon una mesa perfecta para poder colocar el carrito de mi sobrina.

Camarera cortés sin más y proclive a distraerse con el personal de cocina. Contando la nuestra, 4 mesas ocupadas.

Carta de vinos (disponible en su página web con un error en el precio del Viña Arana reserva, que cuesta 10,-€ más de lo que aparece en la página web) corta, con preminencia de vinos catalanes a precios entre x2 y más de x3 y varias referencias fuera de carta que ni siquiera nos ofrecieron. Esta vez el servicio tan solo incluyó la apertura de la botella.

El menú consta de 2 aperitivos, 6 platos y dos postres, sin incluir pan ni bebida.

Los platos fueron, por orden de aparición:

- Encurtidos: aceitunas, un alcaparrón enorme y alguna otra cosilla más. Sin comentarios.
- Foie con mermelada de higos: Clásico pero bueno, incluidas las tostadas.

- Rollo de carpaccio de ternera relleno de manzana ácida: Agradable combinación de salado, ácido y dulce.
- Croquetas de setas con salsa agridulce: Regular.
- Crema de calabacín: Suave y sabrosa.
- Langostino rebozado con pasta kataifi y ensalada: Muy bien, tanto el langostino como la ensalada.
- Atún blanco a la plancha: No recuerdo la guarnición. Correcto.
- Solomillo con patatas y salsa de Oporto: De los cuatro bocados de solomillo, dos tenían nervio. Muy buenas las patatas y la salsa de Oporto.

- Brownie de chocolate y helado de frambuesa sobre yogur: Me sobró el yogur... Cuestión de gustos.
- Chupito de menta y piña: Sabroso y refrescante. Buen colofón.

Lo encontré algo pesado para una cena. Buenas presentaciones en general.

Bebimos una mediana Estrella (2,30€), una botella de Ermita d'Espiells 2010 (18,-€), una de Gibalbín joven 2010 (19,25€) fuera de carta que encontré en una estantería cercana a nuestra mesa, 2 agua de 1 l. (2,35€/ud.). Pan y servicio, 1,50€/pax. Acabamos con un café (1,20€) y un cortado (1,35€). Supongo que no serían nada especial porque ni mi cuñado (bastante mirado en esto del café) ni mi mujer hicieron mención alguna, ni buena ni mala.

Lástima que la camarera se pasase de morros toda la comida (supongo que debido al problema con la reserva), que no tengan actualizada la carta de vinos, que les cueste tanto llenar correctamente una cubitera, que me pusiesen pegas para cambiarme el cuchillo con el que me había servido el foie y que el dueño se marchase antes que nosotros, por lo que no pudimos darle las gracias.

A pesar del regusto agridulce, nos lo pasamos muy bien y sigue siendo un muy buen precio por lo que dan.

Pequeño restaurante en un callejón en un extremo de la Barceloneta. Decoración moderna. Cocina a la vista. Mesas de tamaño aceptable y muy juntas. Cubertería de diseño. Copa Summa Andía (a 1,30€/ud. en un distribuidor). Cristalería y vajilla corrientes. Manteles individuales y servilletas de papel. Servicio atento y diligente. El camarero, al preguntarle por el Menú de Fiesta (40,-€ IVA incluido), nos ha dicho que hoy no había. Por tanto, sólo hemos tenido la opción del menú de 12,-€ compuestos por una media docena de primeros, igual cantidad de segundos y más o menos los mismos postres, a elegir uno de cada. Carta de vinos con pocas referencias, muchas de ellas comerciales y a precios x3 aprox. Servicio de vino consistente en apertura y primer llenado.

Bien las ensaladas, raciones generosas y con buena presentación. No tan bien la pasta: unos tortellinis demasiado blandos para mi gusto, de los que no he podido descubrir el relleno, con una salsa de tomate con sabor a pescado y un queso rallado que no me ha molestado en absoluto, pese a que no soporto el queso, ya que no olía ni sabía a queso.

Buen rape al horno con patatas panadera, del que apetecía comer más; muy buen estofado de atún, con un sabroso sofrito y más generoso en cantidad; aceptable pechuga de pollo con verduras braseadas y patatas fritas caseras; hamburguesa casera algo quemada, también con patatas fritas caseras y un poco de humus con comino.

Postres caseros. Muy buena la crema de turrón con helado de yogur y frutas del bosque. De la panacota solo puedo decir que tenía buen aspecto, pese a ser presentada sin desmoldar.

Hemos pedido un segundo y un postre para el niño por los que nos han cobrado 8,60€. No han puesto ningún problema, previa consulta al dueño.

Además de la bebida que entra en el menú, hemos tomado una botella de Ermita d'Espiells 2010 (18,-€)

El cortado, correcto, a 1,35€.

Los platos con ingredientes más caros se ajustan al precio vía cantidad; es decir, la cantidad en el plato es inversamente proporcional al precio de los productos. Así, la ración de rape al horno era sensiblemente inferior a la del pollo.

Le hemos comentado al dueño que era una lástima que no sirviesen el menú de fiesta. Nos ha informado que hay que pedírselo a él directamente al entrar. En fin...

Local sin pretensiones, con buena comida a buen precio. Por 12,-€, poco más se puede pedir. Si acaso, que bajen el precio del vino, que no entra en el menú, y que el dueño informe bien a los camareros sobre lo que pueden y no pueden ofrecer. Hoy han dejado de ingresar por nuestra parte más de 100 euros por culpa de un malentendido.

Me temo que nuestra experiencia no ha sido tan buena como la de Rsampere. Cosas de no ir con enchufe...

Con todo, muy recomendable, especialmente por la zona donde se ubica. Es más que probable que volvamos.

Más información en http://www.nassrestaurant.com/

Rashid es el alma de este curioso restaurante. Conocí al Rashid el día del aniversario del restaurante Topik. Estaba en la cocina preparando unas tapas que resultaron muy buenas y de entrada me sorprendió por su aspecto súper moderno y con mi ironía habitual, comenté a algún conocido de allí, si Topik, habían tomado algún refuerzo, del cercano Cornelia.

Me explicaron quién era y al cabo de un rato, además de sus tapas, ya disfrutábamos de su simpatía. Y eso me llevó a visitar su restaurante en plena Barceloneta.

La Barceloneta es un barrio en el que alternan diferentes estilos de restauración, pero que paseando por el Paseo Juan de Borbón, encuentras toda una variedad y por cierto, algunos de bien "casposos".

El restaurante Nass, se encuentra a escasos metros del paseo y con su modernidad, ofrece un buen contraste con aquellos para los que el tiempo parece no avanzar.

De entrada sorprende por su aspecto moderno, en el que el tamaño de la cocina parece invadir el restaurante. Es una cocina de grandes dimensiones, ubicada dominando la sala y toda acristalada por lo que está totalmente a la vista del público.

Rashid nos atendió personalmente y en un perfecto catalán, nos pregunto si el dejábamos elegir a él. Le dijimos que ningún problema e incluso el vino nos llegó sin elección por parte nuestra.

Explica Rashid en su web que de pequeño, viviendo en un pueblo, donde no había luz ni agua corriente, donde nunca había visto un hombre en la cocina, nunca había imaginado que podría llegar a ser cocinero de vocación y profesión . También comenta que recuerda las largas horas sentado junto a su madre, Halima, observando como mezclaba y cocinaba los alimentos para las fiestas de la familia, con sabores y olores tan especiales.

Y a los 18 años decidió que se dedicaría a cocinar poniendo en práctica todo lo que había visto en aquellos años en la cocina de casa. Y por eso empezó la aventura de viajar a Europa para aprender a cocinar con grandes chefs y que se ha prolongado hasta hoy.

La carta de Nass, muestra precios bastante asequibles (la podeis ver en su web), con excelente RCP y también ofrecen un interesante menú degustación por 24 € (IVA incluido) con 2 aperitivos, 6 platos y 2 postres. En nuestro caso nos montó un "festival a medida", que alcanzó (sin contar el vino) los 30 € por comensal. En mi blog podéis ver algunos de los platos.

Se trata de un lugar diferente en la Barceloneta, con excelente producto y quizás el "pero" a poner, sería que el local, todo y estar bien decorado, queda un poco frío .... al menos la noche de un día de lluvia como el que fuimos. Pero sí que os puedo asegurar que es muy recomendable.

Compartimos platos excelentes: Aperitivo, una gambas con fideos secos griegos, croquetas, medallones de foie, medallón de rape, exquisito pincho de carne, muy buen cordero y un postre a base de panacota.
Ricard Sampere
www.restaurantscat.cat

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar