Restaurante Cañadio Madrid: Repetiremos sin duda


Local “sucursal” del clásico y estrellado situ en Santander. Al entrar, buena barra para tomar unos buenos pinchos y raciones (tendremos que venir a probarla). Después dos espacios más: Uno para tomar lo de la barra pero servido en mesa, junto a la cristalera a través de la cual se puede ver la actividad de la cocina, y otro en el piso superior para una comida o cena más formal. Aquí es donde cenamos; nos resultó bastante justo de espacio, con el techo muy bajo y lamentablemente muy ruidoso. Decoración modernita, con luces de halógenos y un sillón corrido a lo largo de tres de las paredes de color rojo, con fotos del entorno donde se encuentra la casa matriz en Santander.

Nos recibió y acompañó Paco Quirós, al que vimos toda la noche de aquí para allá controlándolo todo. Curiosamente luego no se acercó por las mesas preguntando por la cena. Servicio atento y simpático, con algún descuido.

Cestita de panecillos con dos o tres variedades recién hechos.

Carta no muy larga con platos de cocina tradicional, basada en productos de Cantabria. Esperaba algún que otro plato más moderno, pero no fue el caso.

Buñuelos de bacalao en témpura (magníficas) con un alioli muy suave y chupito de gazpacho de fresas (flojo sabor)

Pastel de Perdiz con Salmorejo: Presentado como una terrina de micuit de pato pero de perdiz. Nítido e intenso sabor, con el salmorejo aportando un contraste de sabor muy acertado.
Croquetas Cremosas de Chorizo Lebaniego: Una docena de croquetas, perfectas de sabor y cremosidad.
Rabas fritas: Buen producto sin apenas rebozado. Si acaso un pelín aceitosas.

Escalopines rellenos de jamón y queso de Liébana con salsa de boletus y puré de patatas: Tres escalopines rellenos de jamón y el queso y ligeramente rebozados. Muy buenos.
Solomillo buena mujer con cebolleta y variado de setas: Lo presentaron con el punto que se pidió. Excelente pieza. Guarnición de patatas fritas y pimientos de Padrón al centro.
Rodaballo al horno con patatas panadera: Dos buenas tajadas, perfectas de punto. Se acompaño con unas tiras de judías verdes al dente.

Torrija caramelizada con helado de canela a compartir: Buen tamaño. Bien.
Hojaldre de Torrelavega con crema y helado de almendras: Muy bueno el hojaldre: Fino y crujiente. Mejor el helado que la crema (anodina).
Té del puerto con orujo de Liébana: Agradable infusión para terminar la cena.

Carta de vinos muy justita pero con buenas referencias a casi todas las DOs nacionales (Numanthia, Alión, San Vicente, Anima Negra, etc) a precios rondando el x2. No sé si tienen servicio de sumiller (coincide con el maitre ¿?). Tomamos Tomás Postigo Verdejo FB 2009 en copas amplias de diseño Schott (18€+IVA), servido perfecto de temperatura aunque no estuvieron atentos a rellenar.

No hubo detalles en la sobremesa.

Precio total: 163.24€ (inc. IVA, servicio del pan a 2€ por persona, vino, botella de agua de 1 litro a 2.70€ y un refresco).

Nota: El precio por persona indicado es lo que estimo que costaría comer en este local con IVA y sin bebidas.

  1. #1

    Moongoose

    Excelente evolucion la del local de Paco. Con honestidad, producto y precio todo sale bien.

    Si no me equivoco el Cañadio nunca ha sigo galardonado por la guia gabacha.

  2. #2

    Red19

    Exhaustivo y pormenorizado comentario. Excelente.
    Un saludo.

  3. #3

    lsierrar

    en respuesta a Moongoose
    Ver mensaje de Moongoose

    Ostris. Se me ha ido la pinza. Pensaba que en algún momento la había tenido.

    Saludos

  4. #4

    lsierrar

    en respuesta a Red19
    Ver mensaje de Red19

    Gracias, buen hombre.

    Saludos

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar