Restaurante Kasanova en Madrid
  

Restaurante Kasanova

2
Datos de Kasanova
Precio Medio:
22 €
Valoración Media:
8.1 10
Servicio del vino:
8.5 10
Comida:
8.5 10
Entorno:
7.0 10
Calidad-precio:
8.5 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 20,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)



2 Opiniones de Kasanova

Hacía tiempo que no pasábamos por este KASANOVA, y aprovechando que ahora está en el Kviar, este domingo reservamos y allí nos plantamos.

Se trata de un restaurante italiano en el que el dueño es español y la chef venezolana, (toma fusión!), lo que no impide disfrutar de una cocina transalpina tradicional y muy bien ejecutada.

Hemos estado varias veces, pero siempre con buen tiempo y en la terraza, siendo nuestra primera vez en el interior del local. Tienen una barra con mesas altas a la entrada y más adelante un pequeño comedor (unas 10 mesas) muy acogedor. Buen ambiente, el restaurante lleno. Decoración un poco kistch, pero que a mí me agrada, con un mural con una vista de Venecia que ocupa toda una pared.

Dos adultos y una peque, pedimos:

- De entrante un pan de ajo, para acompañar unas lonchas de una rica mortadela boloñesa que nos pusieron de aperitivo.

- Unos fagottini formaggio e tartufo nero, que son unos saquitos de pasta rellenos de queso y trufa negra, con queso scamorza ahumado, trufa negra rallada y parmesano. Simplemente espectaculares, acabamos rebañando la salsilla.

- Una pizza de boletus: Tomate, mozzarella, boletus, tomate seco, rúcula y orégano. De base fina, bien cocida y con ingredientes de calidad. Francamente buena.

- Para la niña una Traviata: Tomate, mozzarella, jamón y orégano, que se comió sin rechistar. No quedaron ni las migas.

Terminamos el festín con un ortodoxo tiramisú: crema mascarpone y savoiardi empapado en café, que compartimos entre los tres.

Tienen una impresionante carta de vinos y champanes a buen precio, de la que elegimos un tinto del Empordá "Tocat del ala", un "coupage" de samsó, garnacha y syrah, goloso y fresco, servido como Dios manda, que nos encantó.

Finalizando, una agradable charla con Guillermo, el dueño, en la que hablamos de lo divino y lo humano y descubrimos que es un perfeccionista, y un apasionado de la hostelería. No en vano tiene esa pedazo carta de vinos y destilados (en total unas 1.500 referencias) más propia de un restaurante "estrellado" que de una pizzería.

Con el descuento Kviar la cosa no llegó a 60 €, un regalo para el nivel del condumio. Para repetir y recomendar.

  • Fagottini

  • Tocat de'l Ala

  • Pizza de boletus

Cena en KASANOVA, restaurante que lleva ya bastantes años sirviendo comida italiana en la calle Sainz de Baranda. Desde la última visita pudimos comprobar que han reformado el local y está todo bastante nuevo. ¡Bien por los hosteleros que reinvierten los beneficios en mejorar el negocio! Sábado, noche tórrida, reservamos en la agradable terraza que tienen en el bulevar de la calle.

Dos adultos y una peque, carta de especialidades italianas tradicionales, sobre todo pizzas y pasta, nosotros pedimos:

- Un pan de ajo para compartir. Aquí consiste en una oblea de masa de pizza un poco más fina, horneada con orégano y con un chorrito de aceite de oliva.

- Lasagna della mama. Lasaña tradicional, con la carne tierna y sabrosa, pero con menos tomate de lo que suele ser habitual y bastante queso. Como a nosotros nos gusta más el queso que el tomate, sin problema.

- Dos pizzas, una traviata (con jamón dulce) y una marinera (con gambas, mejillones y atún). Ambas, bastante buenas y bien cocidas. La masa es de tipo fino, justas de tamaño para una persona y con ingredientes de calidad. Sin ser las mejores que hemos probado en Madrid, están bastante buenas, se sitúan bastantes escalones por encima de los italianos de franquicia.

De postre un helado de stracciatela a compartir. Nos esperábamos un helado industrial pero no, resulta que es casero, viene servido en una copa, en el fondo el chocolate líquido, encima helado de nata coronado por perlitas de chocolate. Francamente rico.

Carta de vinos muy completa. Pedimos un blanco catalán de xarel.lo “El equilibrista”, que no habíamos probado y fue todo un acierto porque estaba extraordinario. Servicio muy atento, estuvimos muy a gusto en la terraza, si bien es verdad que le falta un poco más de iluminación.

Pero de este sitio no te puedes ir sin tomar una copa. Tienen una carta de combinados enciclopédica (550 destilados). Nuestra elección fue un Gin Mombasa con Fever Tree, servido con la parafernalia habitual, a un precio muy contenido (9,90 €) para lo que se estila por la zona.

Pues eso, cena italiana con un buen vino en una terracita y una copita a compartir, por ochenta y pocos euros. Muy buena opción por la zona.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar