Restaurante El Jardín de Oli: Agradable sorpresa


Salimos a cenar 2 parejas. Habiamos oido hablar de este sitio, bien en general, pero sin ninguna experiencia directa. Tras la cena descubrimos que se trata de un negocio familiar, y que se enriquecen de las experiencias en grandes cocinas de uno de sus hijos. Tomamos menú degustación (4), consistente en 6 platos: Milhojas de Berenjena con Mozzarella de Bufala y Tomate seco; Hojaldre de setas; Foie a la plancha con mermelada de manzana; Dorada con salsa de langostinos, con verduras; Secreto de iberico acompañado de salsa de datiles y patatas a lo pobre; y de postre porción de Bizcocho de chocolate y Tarta de queso con miel de caña. Para beber una botella de Godelia Blanco 2010, una botella de Spanish White Guerrilla Riesling, y una botella de Cava Rosado Raventós. Los platos no son abundantes, lo que te permite completar el menu degustación sin fatiga, y se acaba lleno. A la vez que avanzaba la cena, iba quedando más satisfecho con los platos. Servicio amable y correcto

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar