Restaurante La cocina de Manuel: Para guardar en la agenda


En la ciudad de Oviedo, con acopio de los restaurantes de más renombre puedes se celebraba en esta ciudad un Congreso profesional, acudimos a cenar cinco comensales a este local, el cual, al menos en las guías que yo suelo consultar, no aparece reseñado, pero que por el sistema boca-oreja llegó su existencia hasta nosotros.

El local dispone de una barra a la entrada con banquetas blancas a la entrada y de frente una escalera que da acceso al comedor, decoración con d detalles entre antiguos y decoración actual, con un gran cuadro en el relleno de la escalera con uvas reflejadas e intentando hacer una recreación de ramas de cepas en el techo del comedor.
Nos acomodamos en una mesa amplia, bien vestida y bien de nivel de los elementos accesorios necesarios para una buena cenar.

Para compartir tomamos:
Pulpo de pedrera con patatas: pulpo que tiene este nombre pues se entiende que se extrae en las piedras de la costa asturiana y no es importado, de pequeño tamaño, con mucho más sabor o con un sabor más clásico que el que habitualmente se suele encontrar hoy en día en los restaurantes . El mismo se presentaba colocado encima de de una especie de puré patatas (sin llegar a serlo) entre puré y patatas finamente picadas, con muy buena aliño tanto del aceite como del pimentón.

Anchoas de Santoña, de las de tipo cero (si la más mínima barba y con buen tamaño) muy bien presentadas sobre unos especie de pan tostado alargado al lado de ellas y sobre el pan se había depositado un puré de pimientos.
Y escabeche de bonito: buen bonito y mejor punto del escabeche para mi gusto: suave

De platos:
Mollejas de ternera guisadas que se presentaban acompañadas con una patatas tipo lamina con crema de mantequilla(tienen un nombre especifico de la cocina europea `pero ahora no me acuerdo); notable el plato
Bacalao. Notable
Una ensalada pantagruélica con todo lo imaginable, donde destacaba cecina y rulos de queso de cabra .
Dos risotos, uno de setas y el otro negro de calamares. Buenos.
Raciones muy abundantes.

En cuanto al vino (dispone de una carta digital) la misma no es muy amplia pero tiene cosas muy curiosas.
Tomamos: Joaquín Rebolledo 2010 (2)godello y Edra Xtra syrah la 2007. Buenos copas, buen servicio de las copas con cambio de las mismas.
No llegamos a los postres.
Unos cafés y unos GT, tomados en la terraza exterior (se trataba de esos días de pleno verano en la cornisa Cantábrica a finales de septiembre) muy bien preparados.
En conjunto entorno agradable, comida bien hecha, buen servicio del vino y en conjunto un servicio de mesa atento, eficiente y agradable.
Local para apuntar en la agenda cuando se visite Oviedo si uno quiere salir del circuito de los clásicos de las guías.

Recomendado por 4 usuarios
  1. #1

    jacomur

    Referenta a la salsa de las mollejas,que es fundamentalmente de mantequilla y muy parecida a la meniere, siempre se la llamó "Salsa Maitre", ya que la preparaba el maitre delante de los clientes y en el último momento de servir el plato, acto que ahora ya no se estila.

  2. #2

    Gabriel Argumosa

    en respuesta a jacomur
    Ver mensaje de jacomur

    Gracias por la aportacion.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar