Restaurante El refectorium - El Campanario en Málaga
  

Restaurante El refectorium - El Campanario

5
Datos de El refectorium - El Campanario
Precio Medio:
43 €
Valoración Media:
8.5 10
Servicio del vino:
8.2 10
Comida:
8.8 10
Entorno:
9.1 10
Calidad-precio:
7.8 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Andaluza
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 40,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Lunes

Teléfono


5 Opiniones de El refectorium - El Campanario

Restaurante referente en la ciudad de Málaga. Situado sobre una colina a las afueras de la capital, lo que permite gozar de unas soberbias vistas desde su terraza, solo abierta por las noches.

Dispone de un salón principal con apenas 8 mesas más dos comedores privados, además de la comentada terraza. Ambiente luminoso, íntimo y acogedor, con un servicio en sala muy atento. Mesas separadas y bien vestidas.

Carta de corte mediterráneo sin excesivos riesgos, basada en el respeto al producto, siempre de primera calidad, sin excesiva manipulación por parte del chef Juan Morcillo. Atención a los platos "fuera de carta".

Comida para tres personas:

- Aceitunas manzanilla: Como detalle de la casa, un platillo de aceitunas de esa variedad como nunca las habíamos comido. Buen tamaño y punto de sal perfecto.

Entrantes:

- 2 x Ostras Marennes-Oleron "japo": Dos soberbias ostras marinadas con soja y jengibre. Un placer (las maridé con una copita de manzanilla papirusa).

- 2 x Ostras Marennes-Oleron "bloody mary": Por aceptar la sugerencia del maitre, también probé otras dos ostras pero esta vez preparadas con un granizado del popular cóctel. También muy buenas pero demasiado contraste entre la temperatura del granizado y la de las ostras (de nuevo maridadas con otra copita de manzanilla).

- 1 x Porra antequerana: Pudiera ser una de los mejores "salmorejos" que hemos probado. Textura cremosa y sabor sencillamente insuperables. Se presentó con taquitos de mojama de atún y huevos de codorniz. Una delicia.

- 1/2 Sashimi de atún de almadraba: Es lo que nos ofrecieron fuera de carta y terminaron presentando un tartar de atún rojo, eso sí, muy bueno y con un aderezo muy suave.

- 1/2 Tataki de atún de almadraba con praliné de anacardos: Aún siendo media ración, generosa en pescado. Perfecto el punto y excelente sabor.

- 1/2 Tacos de salmón marinado al momento: Como punto desfavorable, corte del lomo de salmón demasiado pequeños para disfrutarlos como se merecían dada la calidad del salmón. Se acompañó de una crema de frutos secos y lima.

Segundos:

- Cabecero de lomo joselito en teriyaki: Una pasada de carne. ¡Qué bien asada al horno! Sabrosa y jugosa. Se emplató con mojo verde, papas y panceta. Soberbio plato.

- Carrillada de ternera al vino tinto: Carne guisada lentamente lo que le dio una textura muy, muy melosa. De nuevo un clásico perfectamente ejecutado.

- Rodaballo sobre crema de patata trufada: Fue mi elección y ésta vez matrícula de honor. Dos buenos filetes de rodaballo de la Bahía de Málaga. Carne en su punto de cocción sobre una cama de puré de patata con caldo de guiso de ternera y lascas de trufa negra. Si me hubiera dejado mi señora, hubiera repetido.

Postres:

- Pasión por el chocolate: Le entusiasmó a mi chaval este postre. Diferentes contrastes y texturas. Perfecta presentación.

- Tocinillo de cielo de cítricos con sorbete de mango: Cuando mi mujer pide postre, es buena señal. Original postre con contrastes de cítricos y dulces. El tocinillo perfecto de textura. Menos empalagoso, lógicamente, que el tradicional gaditano.

- Paseando por la Axarquía: Acepté otra vez la sugerencia del maitre de probar este postre y vaya que acertó. Pocas veces me emociona un postre pero este estaba realmente delicioso. Consiste en un sorbete muy cremoso de torta de aceite de algarrobo acompañado de una reducción de vino dulce de la Axarquía. Una maravilla.

Nos invitaron con los postres a unas copitas de Moscatel de Jorge Ordóñez Nº 3 que le iban de perlas.

En cuanto al servicio del vino, buena carta, que sin ser enciclopédica (unas 160 referencias) es interesante y a precios para nada abusivos. Tomamos Agustí Torrelló Mata Trepat Rosado 2012, bien servido y en copas adecuadas.

Precio total: 195.91€ (inc IVA, servicio a 1.50€ por persona, una cerveza, las dos copas de manzanilla, dos refrescos, cava, una botella de agua de 1 litro a 3.10€ y un café solo).

Nota: El precio por persona indicado es lo que estimo que costaría un entrante, un segundo y un postre, con IVA, servicio y sin bebidas.

el sitio es espectacular, unas vistas sin igual, la comida riquisima, ingredientes de primera muy bien cocinados, la carta de vinos bastante correcta

La que me hizo Jl Bravo. Nos atendieron muy bien, gracias José Luis.
Hacía una noche fantástica y la copa de vino y las olivas que nos tomamos en la terraza fueron un buen comienzo.
Íbamos un grupo y compartimos entrantes: ensaladilla rusa, cecina de León con parmesano y rúcula, boquerones fritos y gamba blanca. La cecina fue una alternativa al lomo embuchado solicitado que no tenían, pequeño fallo porque estaba en carta.
Los segundos a elegir, yo compartí con otro comensal una Urta a la sal excelente, en su punto de cocción y que acompañaban con un par de buenas salsas, el plato se completaba con una sencilla guarnición de patata y verdura al horno, no hace falta más para constituir un gran plato.
Otros platos fueron la brocheta de rape con langostinos, el solomillo,...la verdad es que no me acuerdo de todos.
Tomé de postre un tocino de cielo con helado de mango muy rico.
Buena carta de vinos y servicio del mismo en consonancia
Camareros muy amables y profesionales, buen nivel.
Me invitaron y no puedo comentar el precio.

El Refectorium ha sido siempre uno de los mejores restaurantes de Málaga y fritura la más reconocida y alabada. Sus platos son la esencia de la cocina de mercado: productos de una calidad insuperable y difícilmente accesible si no eres Francisco Ramírez (su dueño).

Pescados de la Bahía de Málaga, gambas de garrucha, almejas de carril, atún rojo de barbate, chuletón de buey, cordero churro lechal...hasta los tomates saben mejor en El Refectorium que en cualquier otro restaurante.

Desde hace unos meses, esta misma calidad la vienen ofreciendo en El Refectorium del Campanario, el restaurante de la segunda generación de los Ramírez que está en el Cerrado de Calderón.

El alma joven se deja notar en las pequeñas licencias de "cocina de autor" que ha introducido su jefe de cocina, Juan Morcillo. Sus platos están magistralmente orquestados para que todos los elementos que los componen armonicen a la perfección y los diferentes matices y sabores logren ensalzar al verdadero protagonista; el producto. Un producto que parece lo que es y sabe aún mejor.

La carta de vinos es descomunal y esconde muchos secretos que merece la pena desvelar. El precio de los vinos es, sorprendentemente, bastante inferior al de otros restaurantes de la misma categoría.

Desde la terraza puedes ver toda Málaga a "vista de pájaro". La decoración y el ambiente es muy relajante. Es el lugar ideal para darse un homenaje y disfrutar de la buena mesa sin prisas.

El precio de los platos es el que tiene que ser. Uno paga por la calidad de aquello que se come.

Ya sólo sea para tomar una ración de boqueroncitos victorianos, el viaje habrá merecido la pena.

Que decir, diferente al de Calle Cervantes. Más innovador, arriesgando un poco más pero con un resultado muy satisfactorio. Sergio Ramirez hijo de Paco fundador de este restaurante y su hermana Belen, esta haciendo un gran trabajo. La ensaladilla rusa sigue siendo un plato indiscutible en su mesa, pero la porra, los boquerones y las gambas no se quedan atrás. Donde he notado mas cambios, son en los segundos platos, un Tataki muy rico y apetecible, una paletilla de cordero deshuesada increíble, una merluza al estilo de ensalada malagueña exquisita. El cuchareo llagará con el frío y ya tengo ganas de probarlos.
Los postres muy ricos, el de higos fabuloso.

Otro cambio importante con respecto al otro Refectorium es su carta de vinos y referencias, mucho más amplia y diversificada, desde vinos de Toro,Bierzo, Campos de Borja a los Riojas y Riberas apostando por los vinos de la tierra como Ronda con varias referencias.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar