Terraza de verano

En zona residencial y a orilla de la carretera (calle) que lleva hacia el núcleo antiguo y la estación está este local que su diferenciación principal es que casi la mitad del espacio está dedicado a terraza consiguiendo que en las noches de verano sea un local agradable.

Las mesas están con separación ajustada pero suficiente. Copas, cubiertos, sillas.. son de terraza de verano. Hay carta de comidas con diferentes opciones propias de terrazas más la elaboración de parrilla. Unos pocos vinos, incluso alguna falta, con vinos muy hacia lo clásico incluso no muy bien detallados ("Rioja crianza"); ésta no es su guerra.
Servicio muy amable, bastante rápido a pesar de terraza casi llena.

Aparte de la carta, hay una buena opción que es para una mesa mínimo de 4 comensales, como nosotros, y la aceptamos: a escoger 3 entradas (¿3 siendo 4?) que fueron jamon y queso, normales; chipirones buenos; calamares bien. Se quedaron fuera esgarraet, croquetas revuelto de setas, langostinos cocidos y ensalada.

De principal, aquí sí, un plato cada uno: optamos por 3 entrecottes de tamaño (180 grs) bien, sabor bueno aunque uno salió "nervioso", se acompañaba de media patata al horno bastante seca; la otra opción fué merluza a la plancha acompañada de la media patata al horno y unas verduras plancha. Se quedaron fuera secreto de cerdo, solomillo de cerdo, cuarto de pollo y embutido.

Incluye también postre o café y una bebida con un precio de 15€. Nosotros optamos por dos cervezas a la entrada y una botella grande de agua, un café y melon de postre. Luego añadimos otra de agua y un Viña Salceda que resultó ser (no figuraba en la carta) crianza 2008 a 16.50€ un poco más caliente de lo deseable y dado a catar.

La terraza da mucho juego para sobremesa y tertulia y el local no tiene prisa en cerrar lo que es de agradecer.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar