Restaurante Parador de Granada: Comiendo con Boabdil


No solemos comer en Paradores, pero debido a las numerosas recomendaciones que tuvimos del restaurante de este Parador, no tuvimos más remedio que probar. Y no nos defraudó.

Se trata de un restaurante de corte moderno y cálido ubicado justo en el medio de la Alhambra, posee una terraza con preciosas vistas al Generalife y al barrio del Albaicín. Muy recomendable tomar el café y la copita en esta terraza.

Cocina regional muy adaptada al entorno, con tintes modernos y a lo que se supone espera el comensal cuando come dentro de la Alhambra. El personal de sala, profesional y atento sin agobios. Nos dejamos llevar por la recomendación de Juan Francisco Castro (Jefe de Cocina), encantador y todo un profesional, quien nos deleitó con el menú degustación. El sumiller nos recomendó Castroviejo reserva 2005 el cual maridaba bastante bien con el menú; comenzamos con un paté de conejo con aceite de aceitunas negras, exquisito, espectacular presentación, seguimos con un remojón granadino con gambas blancas buenísimo y refrescante, pulpo asado con pimientos de La Vera quizás el mejor pulpo que hemos probado (parece mentira que haya sido en Granada…), hojaldre “Bregua” bueno, especiado y muy moruno, y acabamos con un postre surtido “nuestro obrador” repostería local y conventual como los famosos Piononos de Santa Fe. Café y copa por supuesto en la terraza, indescriptible.

Por supuesto volveremos. Muy recomendado.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar