Restaurante La Fondica: Un dia en la Feria de la Trufa de Sarrión


Con motivo de la Feria Internacional de la trufa de Sarrión, nos acercamos a comer a este restaurante de la Puebla de Valverde. Decir que habíamos reservado previamente, dado que preveíamos que con la afluencia de gente a la feria, era posible que no encontráramos mesa. Unos días antes en la página web de la feria habíamos visto todos los restaurantes de la zona que hacían menús relacionados con trufa indicando; los platos, precios y demás. Nosotros nos decantamos por este porque nos pareció un menú que en relación calidad-precio estaba muy correcto y acertamos.

El sitio es un hotel rural muy bonito, con mucho encanto y muy cerquita de las pistas de Javalambre. Esta separado por estancias; la cafetería (frecuentada sobre todo por la gente que baja de las pistas) el restaurante y el comedor del hotel.

El restaurante es un salón bastante amplio con unas 10 mesas, la decoración rustica y muy acogedora, al final del salón hay un amplio ventanal soleado con vistas a la sierra, imaginamos precioso cuando las montañanas estén nevadas.

Nosotros reservamos un menú degustación de 5 platos y postre que incluía; pan, agua y vino Montesierra por 34 euros con IVA incluido.
Los platos eran:

-Albóndigas de setas en salsa de trufa de Sarrión: un bocado muy bueno y bien presentado que te sirve para entrar en calor ante los siguiente platos trufados.

-Ensalada templada de alcachofas y foie al aceite de turber melanosporum: el aceite junto con el foie y unos trozitos crujientes como de beicon daban un contraste de sabores muy intenso a la ensalada a pesar de la alcachofa.

-Pasta Casera trufada en crema de calabaza y parmesano; para mi gusto le faltaba un punto a la pasta para estar aldente y un poco de sabor a la salsa. Pero eso sí la ración excelente, ya que la pasta al ser un plato que llena tanto y servirlo a mitad del menú podía haber hecho que nos sintiéramos llenos, pero no, estuvo muy correcta.

-Brocheta de tempura trufada de bonito con verdura a las tres salsas. Un plato exquisito, la tempura estaba en su punto y le daba un toque crujiente a un sabroso bonito que parecía carne. Iba acompañado de tres salsas; curry, tártara y romescu ideal para probar y combinar distintos sabores y texturas.

-Ternasco de Aragón relleno de manzana y trufa negra sobre crema de oporto. Decir que la crema de oporto estaba realmente buena y le daba un toque agridulce muy agradable a la carne. Un buen broche para un muy buen menú.

De postre: tarta de tres chocolates con helado de trufa y gel de vainilla. Sobre un fondo de vainilla y con unas grosellas en un lateral que decoraba el plato, la tarta presidía el plato, con tres chocolates; blanco, puro y con leche. El helado con virutas de trufa proporcionaba un intenso sabor en boca.

Nos sorprendió que los camareros/as eran todos muy jóvenes, y nos gustó mucho porque eran muy atentos y agradables, te atendían con una sonrisa y te preguntaban cortésmente si habías acabado y si te había gustado el plato. Hubo cambio de cubiertos en todos los platos y por último un par de detalles: pedimos cafés, que no estaban incluidos en el precio, y no nos los cobraron, quisieron invitarnos a unos chupitos al finalizar la comida y con el café nos pusieron un par de cookies con dos caritas muy graciosas, la verdad un detalle encantador.

Para los amantes de la trufa, un menú como éste nos acerca a este producto tan rico y sabroso, como es la trufa, pudiendo disfrutar de ella a través de diferentes platos, ya sea pescado, carne, ensalada, pasta e incluso dulce, toda una experiencia gastronómica.

En la Fondica disfrutamos en un acogedor entorno, de un menú elaborado con productos de la tierra y a un precio muy acorde con la calidad y el servicio. Nos gustó mucho y si nos preguntan algún restaurante por la zona no dudaremos en recomendarlo.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar