Restaurante Bar Juanito

Datos de Bar Juanito
Precio Medio:
14 €
Valoración Media:
4.8 10
Servicio del vino:
4.2 10
Comida:
4.7 10
Entorno:
6.1 10
Calidad-precio:
4.5 10
Fotos:
0
 
País: España
Provincia: Cádiz
Localidad: Jerez de la Frontera
Dirección: C/ Pescadería Vieja 8 y 10
Código postal: 11403
Tipo de cocina: Tradicional
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 10,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


12 Opiniones de Bar Juanito

Lo que está claro es que es una referencia gastronómica y cultural de Jerez, para bien o para mal, guste o no guste. Sito en una callejuela encantadora junto a la Pza del Arenal.
Yo no iba a ser menos, y como un turista más me acerqué con el ánimo de probar algunas de sus tapas. Me quedé de pie en la barra, dado que estaba lloviendo.

Pedí:

- Tapa de alcachofas: 2 alcachofas guisadas, tiernas y gustosas, pero no para elevarlas al nivel de premio.
- Tapa de carne mechada: Servida muy fría. Se come mejor en muchos otros sitios.
- Tapa de riñones al Jerez: Bien a secas, al menos bien limpitos. Se comen mejores en otros sitios de nuestra geografía.

Todo ello servido con pan y piquitos.

Para beber, 3 copitas de Jerez bien fresquito San Patricio.

Precio total: 9.90€

Nota: La verdad es que, al menos, barato resulta.

La primera impresión al llegar a la calle/placita donde se encuentra el Bar Juanito esq que acabas de retroceder dos siglos con solo cruzar una arco. Es un sitio muy bonito y con mucho encanto. Desde luego es un puntal que hace tu comida muy agradable. Por contra, la fama que tiene este local no acaba de reflejarse en los platos.
Las raciones son coherentes en cantidad pero en ninguna de ellas se aprecia la diferencia que deberíamos encontrar para con el resto. Solo resaltar las tortillitas de camarón (las mejores que he probado por la zona).
Aún así, el local es recomendable por la situación, decoración y la relación calidad-precio

Me lo recomendó un amigo y en una visita a jerez entre para probar. La carta cortita y extremadamente clásica, al igual que los vinos( vinos de jerez y poco más), me costó decidirme porque no me apetecia nada. Pedí un par de cositas mientras pensaba pero despues de probarlas pedí la cuenta y me fui porque me costó trabajo tragarme lo que me trajeron (de hecho lo dejé casi entero). Creo que fueron alcachofas y chicharrones (dos cosas que me gustan hasta cuando están malas), pero estoy demasiado gordo como para seguir engordando con cosas que no me gustan.

Coincido con los comentarios anteriores de Juan Such y Eugenio. Es un lugar afamado y de visita casi obligatoria si se quiere tapear en Jérez de la Frontera, pero en este momento no es la mejor alternativa en la zona. La mayoría de las tapas que nos sirvieron llevaban un punto excesivo de sal, a excepción de las conocidas y realmente buenas alcachofas Juanito. El servicio del vino, aceptable en el apartado de finos y otros generosos básicos pero con el resto de carta bastante floja.

Clásico local de inspiración y decoración andaluza situado en una céntrica y bulliciosa calle jerezana, rodeado de locales de similar factura.

Cocina típica de la zona donde destacan los pescados adobados, las alcachofas guisadas, las frituras y los mariscos. Sin embargo creo que se queda algo corto para las pretensiones del local y su fama. Está todo bueno pero no mejor que en otros similares que además son algo más baratos. Los postres demasiado sencillos y no muy brillantes. Correcto sin más.

Carta de vinos algo justa, pero con buena representación de vinos andaluces, así que no hay mucho donde elegir. Pero con esta cocina no hay nada mejor que un fino bien fresquito y un PX con el postre. Copas correctas. Disponen de cava climatizada. Servicio de mesas rápido y eficiente.

Un clásico en jerez que se queda algo corto para su fama y sus precios, no muy caros si comparamos con Madrid pero sí comparados con la competencia en la zona. Bien, pero peor de lo esperado.

El afamado Juanito sigue siendo una visita obligada en la feria de Vinoble porque queda muy cerca del Alcázar y porque siempre es un local que invita a la diversión en un marco distentido. Han habido reformas en el local que le dan más empaque pero no he visto una mejora en la calidad de las tapas. Siguen estando buenas las alcachofas y alguna cosa más pero varios platos se sirvieron un poco pasados de sal. Si se comparan, por ejemplo, los mismos platos con los servidos en El Gallo Azul el Juanito sale perdiendo claramente. Para beber, lo mejor es pedir medias botellas de La Ina o Tio Pepe. Creo que sigue dormido en los laureles de la fama. Deberia mejorar la atención en cocina y en sala.

Un lugar esencial para conocer el tapeo jerezano. Como bien comenta Juan, algunas de las tapas memorables, en las más irregulares al menos la calidad de la materia prima es indudable. El servicio del vino es inexistente pero al menos las referencias de finos y manzanillas son abundantes, no obstante para un local con tanta rotación el que nos sirvieran un fino con "fecha de consumo recomendada" excedida parece injustificable... El local agradable, muy sencillo y algo ruidoso.

Me he llevado una impresión bastante peor que la de la vez anterior. Mucha irregularidad en las tapas. Algunas las bordan (alcachofas, algunos fritos de pescado) pero otras dejan mucho que desear. Respecto a finos, no te puedes salir de La Ina o Tio Pepe, los únicos que puedes tomar con un embotellado reciente (reconocido por una de las personas que nos atendió la mesa). Si te pides, como hicimos, un San Patricio te encuentras con que la botella ya ha pasado unos meses su fecha de "consumo preferente". Que esto ocurra en Jerez y en un sitio con tanta rotación como éste me parece increíble. Tengo la impresión de que este lugar se ha dormido en los laureles de la fama y eso siempre es peligroso.

Efectivamente es un local con su gracia y su encanto. Estoy de acuerdo en que respecto a los vinos lo mejor es pedir fino de media botella en media botella y disfrutar. La comida la encontré correcta, pero no mucho más: bien las alcachofas, las mollejas. Más floja la carne de toro y las patatas. No obstante, es un local que recomendaría.

Estupendo bar con electrizante y típico comedor interior. La carta presenta multitud de platos típicos andaluces (guisos, frituras, aliños, etc), de estilo clásico pero excelentemente preparados. Las alcachofas y las patatas estrelladas son mortales. De hecho, todo lo que comí estaba buenísimo. Precio correcto (20€ persona, aprox.). Respecto a los vinos, aunque vi que tenían neveras climatizadas en cuyo interior había de todo, sobretodo rioja, lo suyo es el Fino Tio Pepe en catavinos, por copas o en botellas. Visita ineludible para quien se acerque a Jerez. Ahora una anécdota: al entrar en el comedor interior, preguntar por Antonio refiriéndose a él como “el responsable de relaciones exteriores”, un tipo divertidísimo, una experiencia.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar