Restaurante Nazaret en Puzol / Puçol

Restaurante Nazaret

Datos de Nazaret
Precio Medio:
24 €
Valoración Media:
4.2 10
Servicio del vino:
1.0 10
Comida:
4.0 10
Entorno:
6.0 10
Calidad-precio:
3.5 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: Puzol / Puçol
Dirección:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 22,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


2 Opiniones de Nazaret

En la amplia playa de Puzol, cerca de Valencia, hay un paseo marítimo con locales propios de la playa, algunos con más elegancia y otros más clásicos entre los que se encuentra físiicamente este restaurante que dispone de una terraza al este, junto a la arena y con buenas vistas del mar y también una terraza al oeste a la calle que permite unas mesas en la acerapara los días de viento de Levante; por supuesto un comedor interior con mayor espacio. Fácil aparcamiento cercano.

Mesas de tamaño medio, manteles y servilletas de buen papel tela, vajilla cubiertos y copas básicas. Servicio muy profesional con suficiente cercanía y amabilidad sin excesos, en un lunes solitario de algo de viento y frío. Un par de mesas al final de la mañana de copeteo y una mesa en la terraza trasera y la nuestra sola en la parte marítima.

La carta de vinos si se ofreció ni se pidió (necesidad de conducción) ni hay en la web; no debe ser su guerra. La sorpresa viene en la carta de comidas (papel de usar y tirar pero bien impreso) donde no faltan los muchos y muchos entrantes esperables de un local playero aunque con más faltas (sin aviso previo) de las deseadas pero compresnible por ser lunes y justificadas en el llenazo que hubo del fin de semana, con la reciente apertura después del cierre completo de la hostelería valenciana; tampoco faltan los clásicos (y no tan clásicos) arroces y fideuás, hasta 20 opciones, ni las carnes y pescados (hasta 10 opciones solo de pescados) y los más de 15 postres. Pero la sorpresa viene al encontrarte la opción (solo por encargo previo) de unos platos de cuchara que no hay en este tipo de locales a pie de arena de playa, tales como fabada, arroz de matanza, puchero valenciano y hasta un arroz con fetge de bou (hígado de toro -que supongo será de ternera-), un arroz que es una especia en extinción y, creo, exclusivo de los pueblos un poco al norte de la ciudad de Valencia.

En horario de los que hablan raro y comen pronto y con intención de compartir entrantes y sin arroz previo encargado, un mano a mano, que se acompañó de un vermut blanco anónimo y traido servido desde dentro pero en correcta ración y con sus aceitunas sin hueso, una Radler y una Amstel. Para comer, en una mezcla de lo previsto y las recomendaciones que sustituyeron a lo ausente de lo previsto, tomamos:

. buñuelo de queso de cabra sobre mermelada de frutos del bosque:  el buñuelo, tamaño pelota de tenis, que soporta el relleno muy mejorable en su textura pues queda muy correosa. Prescindible el sirope y el buñuelo.

. bola de bogavante: en realidad un par de ellas de tamaño pelota pin-pom con  buen rebozado y un interior meloso y sabroso. Cumple más que bien, aunque sobra el sirope decorativo.

. bombón de salmón: en realidad parece más un canelón al que el uso excesivo de sirope mata su sabor y delicadeza, por lo demás cumple.

. bandeja de verduras: (por fín algo sin sirope) enorme ración de unas verduras plancha en la que cada una de ellas ha tenido su tiempo adecuado de fuego. Hay champiñón, cebolla, pimiento rojo y verde, berenjena, calabacín, alcachofas. Bien.

. fritura de pescado: con buen criterio frenan su salida de cocina hasta que hemos avanzado en el resto de la comida. Contiene puntilla, calamar rebozado, boquerones y gambas, enormes colas de gambas rebozadas. Bien.

. flan de calabaza: bien presentado con decoración de nata y de nuevo el sirope. El flan muy recomendable por su textura y sabor. Sobresaliente.

. 2 cremaets bien presentados y elaborados pero mejorable el sabor del café (¿por ser descafeinado?).

Pues esta vez limitados a lo que se iba: clausura del confinamiento, playa, solecito (el viento no estaba invitado pero vino) y comida de tapeo, pero sin duda habrá que conocer alguno de sus muchos arroces que han tenido diferentes premios, según reza en la web, y especialmente a ese arroz de fetge de bou; también habrá que dar una oportunidad a esos platos de cuchara de la carta porque debe molar hacerse una fabada al sol, con pantalón corto y los pies en la arena de la playa.

  • flan calabaza

    flan calabaza

  • fritura

    fritura

  • verduras plancha

    verduras plancha

  • bombon salmon

    bombon salmon

  • bola bogavante

    bola bogavante

  • buñuelo queso

    buñuelo queso

A imágen y semejanza del Paseo de la Malavarrosa,nos encontramos, en la Playa de Puzol,un precisoso paseo sin los agobios del primero,donde se encuentran ubicados varios restaurantes especializados en arroces.Al que hago referencia,de decoración clásica de la zona,pasará a mi memoria como uno de los lugares donde peor he probado la paella-de pollo y conejo-en toda mi existencia.El arroz,caldoso en determinadas zonas y-atención-quemado en otras,la carne cocida en exceso,y la verdura pasada también de cocción,blanda,con millones de hilos...Y lo más difícil,NO sabía a paella;de hecho,no sabía a nada.De entrantes,unos calamares-puro chiclé,!qué horror!,unos berberechos-unos crudos,otros no,unos con arena...-y unas bravas-.Visto el panorama,no pedimos postre,y bebimos cerveza.
Quizás debimos poner en conocimiento del Restaurante nuestras objecciones sobre la paella,pero no lo hicimos.En cualquier caso,si se dieron cuenta que sobró más de media-incluyendo que la mayor ración fue para la mascota de una amiga-y que ninguno pedimos postre...sobran las palabras.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar