Restaurante El Riojano en Santander

Restaurante El Riojano

Datos de El Riojano
Precio Medio:
38 €
Valoración Media:
7.3 10
SERVICIO DEL VINO:
6.7 10
COMIDA:
7.5 10
ENTORNO:
7.3 10
Calidad-precio:
7.6 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Cantabria
Localidad: Santander
Dirección: Calle Río de la Pila, 5
Código postal: 39001
Tipo de cocina: De mercado
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 14,50 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


Opiniones de El Riojano
OPINIONES
12

Cinco comensales nos hemos acercado en el día de hoy, domingo a la comida del mediodía.

Tras pasar con cierto trabajo una barra abarrotada, nos acomodamos en el comedor, con una recepción perfecta del responsable de la sala, en una mesa amplia, con unos bancos corridos, que tenían unos agradables cojines y con unos mantelitos con un blanco impoluto que aún conservan el nombre de Víctor Merino.

Tras unos aperitivos que consistieron en dos finos, una cerveza, refresco de cola y un vermout rojo, pedimos:

Para compartir:

Cecina, jamón ibérico y verduritas salteadas con foie y parmentier.

Buena cecina con unas aliño de muy buen aceite, buen jamón cortado a cuchillo y quizás lo que mas nos ha sorprendido han sido las verduritas, bien tratadas, al dente y con buen maridaje con sus acompañantes.

De platos:

Media de merluza a la romana con patatas fritas.
Dos de steak tartar
Albóndigas de verdel con almejas, y
Bocartes del cantábrico a la parrilla.

Muy buen nivel de la merluza, conservando la textura del pescado y unas buenas patatas, lo cual cada día es menos frecuente encontrar.

El steak, preparado a pie de la mesa, en ración generosa, con buen punto y quizás algo falto de punto de fuerza, seguro que fue así al no solicitar lo citado, acompañado de tostas, para acompañar y “enredar”.

Las albóndigas, con todo el sabor del pescado y buena presentación en una especie de “tarterilla” de bordes bajos.

Los bocartes a la parrilla, quizás lo que menos llamo la atención, con una presentación algo escueta, abiertos y colocados en un lado de una fuente ovoidea y alargada, con una raja de tomate, presentados ya fríos, pero eso si, con buena materia `prima.

De postres solos dos nos atrevimos:

Arroz con leche y torrija de sobado caramelizado, que cumplieron en mas o menos medida con lo esperado.

La carta de vinos, ordenada por precios, menos de 15 euros, de 15 20 y mas de 20. Bastantes opciones dentro del panorama español, sobre todo.

Hemos tomado un 12 voltios de 2009 a 23.37 mas el IVA y un Seque de 2009 a 23.15 mas el IVA. Los precios como se puede apreciar considerados y las copas de buen nivel, con cambio de copas, como era de esperar para la segunda botella.

La sala se lleno al final, con un ambiente en el día de hoy de familias, con muy poco bullicio en la sala.

El servicio, amable, diligente con ganas de agradar.

En resumen, un lugar a tener en cuenta si quieres cocina de mercado, con buen producto, a precio comedido y sin muchas florituras en pequeños detalles.

El precio total con el descrito, más agua y cuatro cafés, ha sido de 197 euros.

Local clásico, en la no menos clásica calle santanderina del “Río de la Pila”, creo que fue el punto de inicio del malogrado Víctor Merino, y desde aquí paso por El Molino y Cabo Mayor.

El local es clásico, con varias barricas decoradas con pinturas realizadas por artistas de nivel.

Viernes por la noche, acudo con un grupo reducido con un menú concertado. Sala amplia con ocupación al 100% y doblando mesas mas allá de las 24 horas.

Por tanto ambiente bullicioso, pero con techos altos que permiten tolerar bien la conversaciones y por otra parte servicio muy diligente, aunque algunos platos requerían su elaboración inmediata.

A compartir:

Bocartes abiertos en mariposa rebozados: muy buenos, en su punto, recién hechos, en conjunto para repetir al menos o liarse y cenar solo bocartes.

Rabas de calamar, bien sin más.

Emplatados:

Lubina salvaje a la plancha sobre una base de calamar guisado con su tinta: muy bueno el producto y mejor si cabe el punto.

Carrilleras estofadas: aunque es un plato hoy en día muy socorrido y por tanto puede caer en cansar o no decir nada, estas si decían que estaban a muy buen nivel.

Postre de flan de queso con helado de frutas del bosque: cosas sencillas con gran sabor.

No vi la carta de vinos y tomamos el vino cantabro Picos, por una serie de circunstancias, que acompaño en su punto.

En conjunto, local al que hace años no acudía, en el que he apreciado buen rumbo y donde desde luego hay que repetir, aunque eso si, en un día de la semana menos bullicioso, si es posible.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar