Restaurante Casa Ojeda: Clásico fiasco


Alentadas por su afamado lechazo de Burgos, elegimos este restaurante para nuestro primer día en Burgos.
Situado en el centro histórico, se trata de un local con decoración totalmente castellana que, sin embargo, en lugar de conseguir hacerlo acogedor, y siendo demasiado recargada, le incorpora un aire rancio y trasnochado al ambiente. Esto, unido al servicio apresurado, atropellado, con unas prisas más propias de un bar de carretera (llegando a vestir una de las mesas con los comensales ya sentados), nos creó una sensación de ligera incomodidad.
Encaminadas a nuestro fin, el cordero, teníamos hambre, por lo que antes paramos en dos platos tradicionales de la gastronomía burgalesa:

- Alubias rojas de Ibeas con chorizo, morcilla y tocino: muy buenas pero un poco sosas
- Sopa castellana: gran presentación y gran gusto.

Y llegamos a lo anhelado:

- Cuarto lechazo asado al horno de leña y patatas: lechazo correcto (sin pena ni gloria, ni de lejos el mejor que hayamos probado). Como guarnición, eliges (¡y pagas a parte!, 2,70 €, en el caso de las patatas) entre ensalada o patatas. Para colmo, las patatas, malísimas, estaban duras.

Sin ser aficionadas al postre, teníamos que probar el clásico de Casa Ojeda:

- Hojaldre de crema: el hojaldre estaba muy bien hecho y, lejos de empalagar, nos dejó buena sensación.

Con 2 cervezas, botella de vino (Valtravieso) y 1 café: 114 € (incluye 2,90 € que pagas por los dos cubiertos)

  • Hojaldre de crema

    Hojaldre de crema

  • Alubias rojas de Ibeas con chorizo, morcilla y tocino

    Alubias rojas de Ibeas con chorizo, morcilla y tocino

  • Sopa castellana

    Sopa castellana

  1. #1

    Roberto M

    Una verdadera pena... Como tu muy bien dices es un auténtico clásico y parece en base a tu comentario que a Casa Ojeda le está pasando como a otros muchos restaurantes "Clásicos" y es que no se puede vivir de los tiempos pasados...

  2. #2

    jacomur

    Asado al horno de leña y gas. El pasado noviembre comi y el lechazo sabia a gas. Lo comenté en la mesa, mis acompañantes no se habían dado cuenta y ante la pista todos coincidían conmigo. Saludos desde Cantabria.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar