Restaurante Hotel Orfila: Una floja experiencia en su terraza.


No pudimos disfrutarlo plenamente.
Pequeña terraza interior agradable, una corta y clasica carta pero con aparentes buenos platos.
Ya notamos que el servicio aun siendo amable nos alargaría la velada mas allá de lo necesario y casi tolerable, solamente 1 camarero y el jefe de sala y sumiller y todas las mesas llenas, incluso una en el interior.
Nos tomaron nota
...........Largo tiempo de espera..................
Un aperitivo de salmorejo con salmón y salmón marinado con su tartar.
...........Largo tiempo de espera..................
Tres entradas para compartir, buenas pero escasas (nos sirvieron las dos primeras a la vez y posteriormente la tercera).
Jamón de atún toro
Rollitos de pintada
Croquetas liquidas de jamón
...........Largo tiempo de espera..................
Segundos, la cantidad mejoro sensiblemente, pero no estaban bien realizados.
Tataki de atún rojo, estaba seco y poco sabor.
Solomillo de buey, sabor escaso y como si sobre la plancha o parrilla hubieran realizado otra carne y quedaran restos del sabor anterior.
Vieras al horno con tagliateli, mucha pasta con alguna viera, pero eso, pasta con vieras.
...........Largo tiempo de espera..................
Postres, aun que los pedimos al principio por que necesitaban un tiempo de elaboración de 20 minutos, tardaron como en todos los platos.
Coulant de chocolate al 70%, bien
Bolsitas de pera al vino, con helado de naranja sanguina, muy bien.
...........Largo tiempo de espera..................
Gin tonic de citadell con ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ Nordic!!!!!!!!!! mal, muy mal a ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡16,00€!!!!!!!!!!!! cada uno

El servicio del vino:
El sumiller sabe y mucho, pero debido a lo apretado, pues queríamos empezar con un champán y nos recomendó un cava, un Privat, bueno, no nos entusiasmo y queríamos haber seguido con otro vino, pero si ya tardaban los platos, pues el rellenarnos las copas, no te cuento, así que al final terminamos sin bebida pero con ganas de finalizar la cena, nos obsequiaron para los postres con un amontillado, que para nuestros gustos, hubiera quedado mejor en una entrada.

La cuenta final fue cara y no disfrutamos de la cena, una pena.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar