Pedro Roca

Primera visita a este elegante restaurante de Santiago de Compostela, nos reciben muy amablemente y nos invitan a comer en la mesa situada cerca de la vinoteca, desde la que se puede ver al personal en la cocina trabajando. La atención fue muy amable toda la comida, mostrando permanentemente interés por las necesidades del comensal.

Compartimos un buen pulpo a la brasa, acompañado de cachelo y pimiento de padrón, bastante bien elaborado. De segundos una ración muy abundante del steak tartare, muy bueno, con extra de huevo quizá, y un delicioso lomo de vaca vieja, producto y sabor en este plato.

Quería probar un vino tinto gallego, y me recomendaron el Finca Cuarta con 6 meses de barrica, una mencía de la Ribera del Sacra que francamente no desmereció a la comida, me gustó bastante. La carta de vinos de un restaurante de esta categoría debería contener más referencias.

Probamos de postre una torrija muy buena y una combinación de chocolates muy golosa. Dos cafés, agua y una 1906.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar