Despues de mucho tiempo....sigue en forma.

Tiempo hacia desde la ultima visita, demasiado tiempo de ausencia al que era uno de nuestros habituales en aquellos tiempos en que uno no tenia inquietudes en conocer sitios y cocinas distintas.

Salvo por las caras nuevas que ahora atienden en la sala - no todas, claro-, diría que no ha pasado el tiempo por aquí, misma decoración, misma calidez en el trato, carta de raíces asturianas, con recetas bien elaboradas ademas de generosas en tamaño.

Lleno en todas sus salas, abajo, arriba y barra. Buen síntoma.

Del aspecto bebercio, vamos a lo seguro, sin asumir ningún riesgo, un Martin Codax, un albariño que nos gusta y que cumple bien su misión.

- Aperitivo: trozo de queso asturiano, en la linea de los azules, madurado envuelto en hoja de castaño, suave y con buen regusto. No quedo ni una migaja.

- Sardina ahumada XXL. Un clásico en nuestras comandas. Buen tamaño y buen sabor.

- Zamburiña con salsa holandesa, tartar de tomate y gratinada. Muy buena, por bicho y por lo que la acompaña.

- Cebolla rellena de pisto con bonito y su salsa. Uno es mas de las rellenas con carne, y en ese sentido, pero solo en ese, me ha parecido con falta de punch, lo cual no significa que estuviera mal, ni mucho menos, pero prefiero la otra versión.

- Mejillones a la sidra. Plato fuera de carta. Bichos grandotes y con buena cantidad de carne, con una salsa a base de vino blanco y sidra, donde esta ultima se aprecia nítidamente aportando un saborcito a manzana muy agradable. Buena preparación.

- Arroz meloso con carabineros y rape. Uno de los arroces mas demandados actualmente en la casa, recuerdo que en nuestras visitas antiguas, lo era el arroz caldoso con bogavante, se ve que los tiempos cambian.

Como los de la casa, generoso en cantidad de bichos, que una vez estrujadas sus cabezas aun aportan un plus de sabor. Abundante - han salido casi cuatro platos-, sabor a mar, aunque un poco frío, ha perdido temperatura en muy poco tiempo.

- Astur-Strudel de manzana, su version. Es como un hojaldre relleno de compota de manzana pero a lo astur, es decir, tamaño y grosor tipo XL y ademas, por encima, unos chorritos de miel. Consistente, muy contundente, bien de sabor, no excesivamente dulce, pero a estas alturas ya se hace cuesta arriba terminarlo.

Cafe con hielo, te rojo y chupitos de pacharan y crema de orujo, gentileza de la casa, cierran el retorno a este notable representante de la cocina astur.

Recomendado por 1 usuario
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar