Restaurante Estrela Galega en Barcelona
  

Restaurante Estrela Galega

9
Datos de Estrela Galega
Precio Medio:
39 €
Valoración Media:
5.6 10
Servicio del vino:
4.3 10
Comida:
6.8 10
Entorno:
4.4 10
Calidad-precio:
7.4 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Eixample
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Gallega
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 31,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Del 13 de Agosto al 13 de Septiembre

Teléfono


9 Opiniones de Estrela Galega

Cena con una pareja de amigos. Pedimos diferentes tipos de tapas, pimientos del padrón(crudos), almejas a la marinera (algunas olían hasta mal), calamares a la romana de muy baja calidad y congelados, chipirones también bastante malos y fritos con aceite quemado, gambas frescas a la plancha bastante malas, pulpo a la gallega estaba aceptable pero muy escaso y las navajas estaban buenas. Ambiente muy ruidoso. No volveremos.

Hoy hemos tenido que bajar a Barcelona y hemos vuelto a Estrela Galega, un restaurante que sin florituras y que sigue en su línea de ofrecer buen producto a un precio ajustado.


Medio escondido en la Calle Rosalía de Castro, ningún letrero nos indica su existencia, por lo que es fácil pasar por delante y no verlo.
Interior sin lujos, creo que eso ya ha quedado meridianamente claro en todos los comentarios anteriores.


Una vez nos cantan los platos, y aclaradas algunas dudas con respecto a la composición y precio de alguno de ellos, nos decidimos por ir picando:


  • Unos pimientos de Padrón, que como se sabe “uns pican e outros non”. Muy buenos.

  • Media de Percebes, y pensar que hay a quien no le gustan…...

  • Zamburiñas, en esta ocasión no eran Gallegas, ya que parece que no es le época, estas creo que comentó que eran portuguesas, muy buenas y llenas, el “bicho” casi del tamaño de una Vieira.

  • Camarones. Otro producto difícil de encontrar por Girona.

  • Pescadito. Similar a los chanquetes, aunque no lo eran, pero no estaban mal. Lástima no haberlos revuelto con un par de huevos fritos. Hemos repetido pidiendo media ración más.
  • Y para terminar uno de Pulpo a la Gallega. Este fue el único plato que no estuvo a la altura, quizás también es culpa mía que en este caso tengo el listón muy alto.


    Postres,



  • Mil Hojas. Lo pidió Rosa que no es muy aficionada a os postres y le gustó.

  • Cañas de crema. Hacía tiempo que no las comía, muy buenas.


    Bebida,



  • Un Turbio. Qué le vamos a hacer, a mi me gusta. Y me gusta tanto que junto a algún albariño, y otros, nos llevamos una caja para casa.

  • Aguas, cafés……..


    Como digo al principio, para disfrutar de buen producto gallego a un precio razonable. (Ojo que en la cuenta están incluidas algunas botellas que nos llevamos a casa)






  • Web:
    - No.
    Facilidad para aparcar:
    - Zona verde o parking de pago.
    Situación y Entorno exterior:
    - Cerca del hospital de San Pablo.
    Entorno interior y Servicio de mesa:
    - Local y decoración sin ninguna pretensión al que se vienen a comer buenos productos gallegos y punto.
    Trato del personal:
    - Atento.
    Claridad carta:
    - La verdad es que no me fijé si tenían carta, teníamos ya una idea preconcebida de lo que queríamos pedir.
    Especialidades:
    - Gallega.
    Platos probados y precio:
    - 0’00 €.- Mejillones
    - 9’95 €.- Media ración de cigalas a la plancha (muy buenas)
    - 32 €.- Percebes.
    - 5’90 €.- Pimientos de Padrón.
    - 10,80 €.- Zamburiñas.
    - 10,90 €.- Merluza a la gallega.
    De postre:
    - 3,60 €.- Cañas rellenas
    Bebidas:
    - 9,60 €.- Ribeira Sacra.
    - 1,10 x 3.- Cafés

    Cuenta:
    - Clara y con sorpresa agradable (No nos cobraron los mejillones). 86,05 € para 2 personas.
    Relación calidad precio:
    - Muy buena
    Lo mejor:
    - La calidad del producto.
    Deberían mejorar:
    - El local.
    Recomendable:
    - Totalmente
    Comentarios:
    - Dejamos unos cuantos mejillones por no estar a nuestro gusto y no nos los cobraron.

    • El vino

    • Cigalas

    • Zamburiñas

    Totalmente de acuerdo con el comentario de Manuel Matilla, tanto en la descripción del local como en la del producto.
    Nosotros pudimos interrumpir al camarero mientras recitaba los platos, incluso preguntamos los precios de algunos de ellos sin ningún tipo de problema.
    Para dos personas pedimos,
    Mejillones de roca al vapor, 6,60€ (Llenos y con sabor a mar buenísimo)
    Chanquetes, 9€ (Para el que no haya comido chanquetes en Andalucía bien, pero claro que pedir chanquetes en un restaurante gallego….)
    Croquetas de Gambas, 4,90€ (Aceptables, exceso de masa)
    Chipirones, 11,90€ (Muy buenos)
    Pimientos de Padrón, 5,90€ (Muy bien)
    ½ K. de Percebes, 31€ (Excepcionales, y en el tema de percebes tanto mi esposa como yo tenemos el listón bastante alto)
    Tarta casera de postre, 3,30€
    3 Cafés, 1,10€ c/u.
    1 Godello, 9,60€
    Chupitos de orujo invitación de la casa.
    Me gustaría resaltar especialmente la calidad del producto, y dado algún comentario anterior el buen trato recibido tanto por el personal como por el propietario.
    No creo que tardemos en volver, la relación calidad precio es única.

    • Percebes

    Perdón por el ripio, pero así es. Yo lo tengo bastante alto en cuanto a "marisquerías económicas" (La garrotada 2 de hospitalet). Pero bueno, me deje guiar por los comentarios y ayer fuimos a cenar al Estrela. Cuando entras las expectativas se elevan: no hay rótulo, el dueño sentado en una mesa comentando los platos con algún comensal, ninguna decoración excesiva, piensas: "hoy sí que hemos triunfado"...Viene el dueño (supongo)y te canta los platos (no lo interrumpas porque pierde el hilo, no hagas ningún comentario sobre recomendaciones porque no te hace ni puto caso, no hagas ningún comentario gracioso porque no lo pilla) vale ...está haciendo su trabajo.Eliges como crees y al poco empiezan a llegar los platos:
    Almejas a la plancha: interesante el ligero aroma a ajo que desprendían...pero eso era lo único bueno, estaban duras e insípidas...(excepto por el ajo), eso sí: había muchas.
    Navajas a la plancha: más que navajas eran cuchillos jamoneros, pero también estaban pasadas de cocción y faltas de sabor (un poco de pimienta recién molida ¿tal vez?)
    Cañaillas: buenas...pero faltaría alguna salsa para acompañarlas (¡¡¡Dios ... como añoro La Garrotada!!!)
    Cigalas: Les faltaba el tamaño que les sobraba a las navajas. Pero estaban muy buenas, tampoco les sobraría algún aderezo.
    Gambas plancha: muy buenas, pero pequeñas (y yo creo que habían sido congeladas, aunque se hubieran comprado frescas).
    Calamares a la romana: El calamar bien, el rebozado no, exceso de sabor a aceite refrito.
    Lacón: tengo orígenes gallegos y me ofende cómo lo trataron y como lo sirvieron, así que me abstengo de comentarlo.
    Solomillo de cabrito: muy bueno, y efectivamente las patatas excelentes...con ese saborcillo a calamar rebozado...muy buenas.
    3 Postes (bien la tarta de orujo) cafés y 2 botellas y media de albariño.
    Y al final lo mejor: la RCP 150 € para 4 y el servicio de los camareros. Tal vez vuelva aprobar algún chuletón (tenían buena pinta)
    Lo peor: la cadencia de servicio: hay que cuidarla cuando se trata un producto como el marisco, no puedes traer a la vez una bandeja de navajas, una de almejas y una de cañaillas (calientes) porque al final algo se enfría seguro, o tienes que comer a toda leche...Y esto no es cuestión de cobrar más o menos, es cuestión de hacer las cosas con atención y mimo o de no hacerlas. Tampoco está nada bien la ventilación del local, estuvimos comiendo calamares el resto de la noche con solo oler la ropa.

    Hace ya tiempo que queria hablar de este local que he visitado en tres ocasiones y la verdad, cada vez, supera la anterior.
    Se trata de un local de planta baja, sin rotulo exterior, que dificulta su localización y que en esta última visita he detectado que le han lavado la cara.
    El secreto del mismo, es la calidad en su productos, todo fresco sin dudas y la generosidad en sus raciones, ya que lo que seguidamente relaciono no son platos o raciones , son “bandejas “ ,y sin exagerar, cada bandeja son dos raciones en un restaurante normal.
    Carta cantada, sin precios, tambien tienen carne y por lo que puede ver correcta.La Guarnición es otra cosa.
    La decoración “roza” lo arcaico, y lo “cutre” pero siempre he dicho que lo importante es el plato y no el cuadro de la pared.
    Lo regenta un simpatico personaje ,gallego, aunque arraigado aquí en catalunya hace años.
    En esta última visita tres comensales nos dimos un pequeño homenaje:
    - Bandeja de Calamares a la Romana, ( mas de 25 calamares) 9.50 €
    - Bandeja Almejas a la plancha ( más de 40 almejas, grandes) 12.90 €
    - Bandeja de Gambas a la planxa ( 16 gambas ) medianas. 23,90 €
    - Tabla normal de pulpo o feria , picante y sin patatas. 10,50 €
    - Un changurro, lleno en exceso y con demasiado pimiento pero bueno. 7,80 €
    - Un Bogavante,grandioso, para hacerle una foto. Buenísimo. 24,90 €
    - Una bandeja de lacon, buenísimo, 9,00 €
    Cervezas,1,50 € resfresco de limon 1,50 €, agua 1,90 €,Albariño de la casa, correcto, pero le faltaba un ratito más en la nevera, ( por lo menos para mi gusto) 11,90 €.
    De postres un helado de orujo,3,60 € un helado de crocanti, 4,10 € y una super copa de orujo,2,40 €, dos cafes. 2,20 €
    Todo ello por 128,00 €
    Repito todo fresquísimo, nada congelado, en este dia de nuestra visita no tenía ni cigalitas ni percebes, me comento que eran pequeños y caros en estos días ( la gente va haciendo acopio para navidad )
    Si tienes manías o eres excesivamente fino , este no es tu local.
    Otra cosa muy curiosa, es que si le dices que alguna cosa no esta a tu gusto o pides como la mesa de colindante que le cambiara algún plato, (por mi parte sin motivo aparente) te hace la cruz, y la has cagao.
    Si haces alguna bromita y todo te va bien , tienes premio seguro.
    Por buscarle pegas, el servicio un poco lento.Pero compensa la tardanza con la calidad en las bandejas.
    Totalmente aconsejable, reservar con antelación , cuidado si vas que te va a costar encontrarlo, por que repito no tiene rotulo exterior, aconsejable aparcar en los parkings públicos de la calle padilla,y llegar a pie, pues si llegas en coche, es que no lo ves.
    Otro problemilla es que el humo de la cocina en determinados momentos.
    Totalmente recomendable.
    Me comento en su momento la persona que me mostro este local, que entre semana es el mejor momento para ir.
    En esta ultima ocasión las servilletas y manteles ya no son de papel.

    Exactamente como pone thecrazydago, todo está riquísimo y las raciones son abundantes, pero el servicio es sequillo. Si eres un finolis, no vayas, no hay carta y te lo cantan. Me pusieron una ración de navajas inhumana, las zamburiñas riquísimas, el solomillo de cabrito una pasada. Pero lo que me dejó totalmente impresionado fueron las patatas fritas que acompañaban al solomillo: finitas (tipo paja) pero blandas y crujientes a la vez. Un poco aceitosas, pero fuera de serie.
    Servicio del vino satánico (vi como los de delante se tenían que apretar un rosado Pinord de 2003), pero luego observé alguna mesa con copas aceptables, y referencias pasables en una neverita, supongo que habrá que currárselo y pedir mejor coperío.
    Uno de esos lugares en los que la materia prima es lo que salva todos los defectos de servicio que puedan aparecer.
    31€ lo que tenéis arriba (sin postre, un cafelillo y una Estrella Galicia).

    Volví a ir a estrela galega y debo concretar algo mi comentario anterior: Respecto a la comida, nada que añadir (raciones mas que generosas y de buena calidad... me comi unos langostinos para chuparse los dedos) y el precio ajustadisimo. Donde esta la trampa? Realmente el trato es pesimo (no por el camarero, sino por los propietarios), no tuve ningun problema concreto ni ninguna discusión, pero el trato fue tan seco que llegué a sentirme incomodo. Logicamente, no tuve ninguna ayuda en la eleccion de los platos... y ni siquiera fueron capaces de decirme si lo que pedia era suficiente comida!
    La verdad es que la comida es buena y el precio invita, pero el trato deja que desear y es algo que debes tener claro antes de ir.

    Local humilde, rozando lo “cutre” (servilletas de papel, etc.).
    El servicio es bastante “informal” y mas de una vez no me han querido dar reserva porque ya era tarde (pidiendo reserva para las 22.30h), así que si vas a Estrela Galega tienes que tener claro que el favor te lo hacen ellos a ti.
    En cuanto al vino, esta limitado a referencias gallegas (incluido vino turbio).
    Eso si, este es uno de esos lugares en que tienes que tener claro que a lo que vas es a comer y por tanto, lo importante es la comida: aquí sirven bandejas de toda clase de marisco: navajas, percebes, cañaíllas, centollo, gambas, langostinos, etc. en raciones mas bien grandes. Así pues, este es el lugar indicado para ir con amigos/familia (por lo que se puede compartir varios platos) y disfrutar de una mariscada sin complejos.
    En cuanto al precio, depende mucho de lo que pidas pero en general es bastante ajustado. Alrededor de 30€

    Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
    Cerrar