Restaurante Conlaya: Mantiene el nivel


En esta ocasión éramos once comensales, de los cuales dos repetíamos de una anterior visita. Nos ubicaron en el comedor privado de arriba, donde estuvimos muy confortables y muy bien atendidos a pesar de estar "aislados" del resto de comensales. La opción volvió a ser el menú degustación perfectamente explicado por Igor (al que eché en falta al final del festín a preguntarnos cómo había ido)? Para la cena quizás resulten excesivos el aperitivo, cuatro entrantes, dos principales y los dos postres. Todos los platos a un gran nivel y resulta difícil destacar alguno. El servicio muy atento y siempre pendiente que no faltase vino en las copas (un verdejo "Verdeal" muy singular y dos tintos, Rioja joven y Ribera con más cuerpo, muy correctos los tres, siendo quizás el blanco el más singular por sus características). Estuvimos tres horas "degustando" y la próxima tendré que pensar en atacar la carta para ver si el nivel se mantiene. Decir por último que han estado muy amables y atentos en el proceso de reserva, ya que incluso se planteó la posibilidad de cambiar cena por comida (siendo once no es tarea fácil) y en todo momento la disposición y colaboración ha sido impecable y muy profesional.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar