Restaurante La Cadiera: Al comedor se entra tras pasar por un bar muy animado. Decoracion rustica


Al comedor se entra tras pasar por un bar muy animado. Decoracion rustica, mesas no muy separadas. Manteleria, copas, etc. corrientes. Servicio familiar y eficaz. ¿Y la comida?. Pues es el antidoto perfecto contra las esferificaciones, los nitrogenados y demas espumas. Para empezar unos cremosos boliches de Embun (te dejan la fuente para que la acabes si puedes...) y una contundente ensalada aragonesa. Luego un bacalao en el punto correcto de sal y gratinado con un muy fino alioli y un sabroso jarrete de ternasco guisado con un poco de chilindron, que me supo a poco. Postres caseros agradables: flan, tarta de yogur. Para regar todo esto, pues claro, un Tondonia del 97 que estaba en su punto (los vinos los tienen en armario climatizado). Unos E25 por persona (si, han leido bien, veinticinco). Sin comentarios...

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar