Restaurante Casa Rafa en Madrid
  

Restaurante Casa Rafa

5
Datos de Casa Rafa
Precio Medio:
102 €
Valoración Media:
7.3 10
Servicio del vino:
7.0 10
Comida:
8.9 10
Entorno:
7.4 10
Calidad-precio:
6.0 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Retiro
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Tradicional, Marisquería
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 65,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono

Restaurante Casa Rafa Champagne Billecart Salmon Brut Reserve Casa Rafa Tarta de chocolate con leche y praliné Casa Rafa en Madrid Tarta capuchina Restaurante en Madrid Centolla gallega Restaurante Casa Rafa Tartar de lubina y salmón con ensalada de aguacate Casa Rafa Salpicón de bogavante

5 Opiniones de Casa Rafa

Tenia ganas de visitar este clasico y por fin se presentó la ocasion. LAa planta baja tiene una barra y arriba parece que hay dos plantas con comedores. A nosotros nos acomodaron en la primera planta que no solo se lleno sino que doblaron mesas. El publico parecia asiduo, mediana edad y alta clase y algunos famosos politicos y escritores entre ellos que se veia que eran como de la familia. Al frente estaba Rafa atendiendo y cuidando cada detalle.
La carta es completisimas y me gustó que practicamente de todo tienen medias raciones lo que nos llevó a compartir y asi poder probar bastantes cosas. El marisco y el pescado viene todo de costas españolas y solo traen lo mejor que haya en la lonja ese dia. Sentí que no fuera el dia de las cigalas porque es lo que mas me gusta ... pero habia otras cosas.
Como detalle de la casa un aperitico de una ventresca de atun casera con anchoas mas que excelentes ambas cosas.
Para beber un Pezas da Portela. Excelente godello de Valdesil. La carta de vinos muy amplia y a precios bastante contenidos x2 e incluso menos.
Para comer:
*6 almejas de carril. Para saltarse las lagrimas
* 2 ostras: espectaculares en tamaño y frescura
* 6 gambas rojas de Garrucha. Grandes y fresquisimas
*Salpicon de bogavante. Con razon es una de las especialidades de la casa desde que abrió hace mas de medio siglo
*Rodaballo al horno. Media racion. Impecable. El pisto que lo acompañaba casi empañaba el sabor y textura del excelente pescado
*EStofado de rape con alcahofas. Para mojar pan
* Dados de solomillo a lo paleto. Quiza lo mas flojo al quedarse mas seco el solomillo por la salsa clasica de los pueblos madrileños de ajo y vinagre.

Para terminar:

* tarta de queso manchego. Muy buena
*tarta de manzana. SOlo la probe y me parecio demasiado dulce.

Invitacion de la casa a unos GT de Martin Millers.

El servicio de 10 y el producto exactamente igual. Para recomendar y mucho

Restaurante tradicional y clásico, situado en plena zona de Retiro, una de las más completas a nivel de buenos locales en Madrid. Pionero en la zona pues lleva funcionando desde 1958, se trata de uno de los locales más clásicos de la capital dentro de lo denominado como “comedores burgueses”. Entrada un tanto abigarrada con profusión de maderas y barra siempre concurrida, comedor sencillo y de líneas decorativas algo pasadas de moda, discreto pero cómodo, mesas bien vestidas con vajilla y cubertería adecuadas. Cena de sábado y comedor a medio gas, nos da la impresión de que aquí el fuerte es a diario, sobre todo comidas de empresa.

Cocina meramente de producto y sin muchas complicaciones en la elaboración, aquí la estrella son los mariscos que trabajan con un género de primer nivel y distintas procedencias. También tienen un buen surtido en pescados del día y algunas preparaciones de distintas carnes, si bien el fuerte del local es el producto marino. Posibilidad de medias raciones en muchos platos, algo que siempre se agradece si se quiere probar varias cosas, en los mariscos y pescados del día figura el precio por peso. Nos traen un magnifico salmón marinado de aperitivo mientras tomamos una cerveza y pedimos la siguiente comanda:

Jamón de Joselito (1/2 ración 18€): no nos gusta pedir jamón en un restaurante (salvo la trilogía Joselito de Albora) pero la jefa se empeñó en ello y hubo que ceder. Ya conocemos el impecable producto, aunque a 18€ la ½ ración, bastante caro.

Salpicón de bogavante (1/2 ración 19€): bogavante del Cantábrico de primer nivel y muy bien preparado, un plato que en esta casa bordan, muy recomendable.

Tartar de lubina y salmón con ensalada de aguacate (23,5€): los tartares son una especialidad de la casa y se nota, sensacional producto, fresco, ligado, todo muy armonioso y coronado con sus huevas. Muy bueno.

Centolla gallega (65€/kg): como principal nos decidimos por una centolla gallega de 1,5kg absolutamente impecable de calidad y de punto de cocción, preparada de la forma clásica y con todos los elementos necesarios para degustarla con comodidad. Excelente pero claro, por 100 pavos que nos salió el bicho…

Tarta capuchina (7€) y Tarta de chocolate con leche y praliné (7€): la repostería es otro de los puntos fuertes de esta casa pues es de elaboración propia, con una tartas muy suculentas, aunque nos gustó mucho más la de chocolate que la capuchina, esta última más seca.

Carta de vinos interesante y con opciones, además bien equilibrada entre blancos y tintos, con un buen apartado de espumosos y en especial de Champagnes de Grand Maison, además con un importante número de blancos nacionales y tintos de casi todas las principales zonas del país. Salvo los Champagnes, nula presencia extranjera en el resto de los vinos. Precios variables pero no nos parecieron tan altos en general, como siempre los vinos baratos mucho más cargados que los caros. Tomamos un excelente Champagne Billecart Salmon Brut Reserve (58€) que no nos pareció excesivamente caro y que como siempre estuvo fantástico, es un vino y una casa que no fallan nunca. Copas de buen nivel y servicio de la vieja escuela, camareros veteranos y ataviados con su chaqueta blanca y corbata o pajarita negra, muy educados y nada invasivos, creando ese ambiente de mesa clásica y burguesa madrileña que caracteriza a este restaurante.

Con respecto al precio final, sabíamos que este local es caro de por sí y sabemos igualmente que si quieres buen marisco en Madrid y máxime si lo vas a acompañar con un Champagne al final tendrás que desembolsar una buena suma, aun así los 130 euros por persona que pagamos se nos hicieron un poco elevados, es lo mismo que por ejemplo pagamos este pasado verano en Los Marinos José (Fuengirola) por un homenaje de marisco todavía mejor y bebiendo más, cierto es que no se pueden comparar los precios en ambas zonas, pero está claro que aquí todavía se manejan precios de otras épocas, de las de antes de la crisis. Aun así les va bien y siguen llenando. Y desde luego que se come muy bien y la atención es exquisita, pero el precio…

  • Champagne Billecart Salmon Brut Reserve

  • Tarta de chocolate con leche y praliné

  • Tarta capuchina

  • Centolla gallega

  • Tartar de lubina y salmón con ensalada de aguacate

  • Salpicón de bogavante

Primera experiencia en este veterano restaurante (en 2008 cumplieron su 50 aniversario) de corte tradicional. Agradable y experimentado servicio. Algún famoso.

Local de tamaño medio. Cena de empresa, 11 personas, nos colocan en una mesa alagargada y un poco estrecha lo que resultaba algo incómodo.

Comida basada en buena materia prima, principalmente pescados y mariscos.

Nos hicieron un menú para la ocasión, entrantes:

* Jamón y lomo ibéricos (excelentes)
* Ensaladilla rusa (clásica y buena de sabor, parece que utilizan buen aceite de oliva)
* Calamares (ricos)
* Ensalada de tomate con ventresca (buenos tomates)
* Langostinos a la plancha (excelentes)

De segundo elegimos cada uno un plato principal.

Yo tomé un rodaballo de muy buena calidad y cantidad adecuada, aunque me llegó algo frío a la mesa, acompañados con verduras con mucho sabor.
Otros platos también tenían buena pinta, por ejemplo el tartar de lubina y salmón, o las carnes (solomillo de ternera).

Para beber nos pusieron un Menade 2009 verdejo y Pujanza Crianza 2006 que acompañaron bien. No pedimos cartas de vinos.

Surtidos de postres, café y chupitos de orujo Martín Codax (blanco y hierbas) para terminar la velada.

Vajilla normal, copas pequeñas, a mejorar, al menos en nuestra mesa.

Buen restaurante de precio razonable, quizá ligeramente alto, para la calidad del producto que se puede disparar si se opta por los mariscos.

Local clasico en Madrid buena casa de mariscos.

Separacion entre mesas justa pero suficiente.

El servicio profesional con un buen talante de oficio y agradable

la carta de mercado un pescado seleccionado y fresco.

De cenar tome unas Gambas Rojas del mediterraneo, con una costra de sal a la plancha.
Ensalada de Ventresca y tomate Raf.
Y final un Rodaballo al corte salvaje con una textura deliciosa.

La carta de vinos amplia con bastantes referencias de blancos, logico.
la eleccion fue un Schatz Chardonnay barrica 2005

Excelente marisquería. Género nunca probado con anterioridad. Servicio atento y cordial. Precios elevados, acordes con los ingredientes de su cocina. La bodega es amplia y variada. Conviene dejarse aconsejar.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar