Restaurante Le Bristol

Datos de Le Bristol
Precio Medio:
526 €
Valoración Media:
7.2 10
Servicio del vino:
8.5 10
Comida:
7.8 10
Entorno:
7.8 10
Calidad-precio:
4.5 10
Fotos:
0
 
País: Francia
Localidad: Paris
Dirección: 112 rue du Faubourg Saint Honoré
Código postal: 75008
Tipo de cocina: Creativa - de Autor, Francesa
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 353,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


2 Opiniones de Le Bristol

Cena para mi cumpleaños en el Bristol en el restaurante de Frechon, jefe muy de moda en Francia y con 3 estrellas michelin.
Menu degustación a 365 euros sin vinos. El precio de los vinos, agua, cafe son muy muy caros. El entorno bastante agradable pero demasiadas mesas y un ruido al final de la cena que acaba por pesar.
La comida salió buena pero nada especial, demasiado tradicional, ninguna elegancia y bastante pesadez... Gran decepción por mi parte. Algunos platos han esperado demasiado antes de llegar a la mesa y algunos jugos se habían como secados... Un plato con caviar... media cucharadita de caviar por plato... hum... como decir... a esa altura de precio podría caerse un poco mas caviar en el plato!
Los postres gran desilusión... Uno de ellos realmente con mal sabor...
Nada que decir sino que si tenéis mucho mucho dinero podéis ir a probar una cocina de tradición pero sin alma, sin emoción.
Por lo menos a mi no me volverán a ver.

Restaurante del Hotel Bristol con 3 estrellas Michelin en el 2009. El Chef es Eric Frechon.
La estancia es amplia y rectangular, diáfana con buena disposición y separación entre mesas. Decoración clásica con grandes tapices en paredes.
Mesas muy bien vestidas y decoradas. Muy buenas vajillas y cristalería, con cubertería de plata. Tomamos (mi mujer y yo) el menú degustación que tienen por la noche: Saveurs Automnales.
Fuera de menú nos pusieron unas entradas
Nos ofrecieron 6 o 7 variedades de pan. Probamos tres, muy buenos. El menú está en la web del Rte. Mi francés es pésimo pero lo he traducido así.
Castañas de mar con espuma de caldo de mar y una fina mouse de huevo de gallina.
Suavidad y plenos de sabor. El mar lo notabas en la boca.
Sustituimos el foie gras de canard cuite en papillote, huitres fumées, bouillon de canard au theé vert por macaronis farcis truffe noire, artichaut et foie gras de canard, gratinés au vieux parmesan (macarrones rellenos de trufa negra, alcachofa y foie, gratinados con queso parmesano)
Plato plenamente conseguido, con texturas y sabores perfectamente conjuntados.
Omble Chevalier en croûte de pain imprimé aux amandes, tétragone mi-cuite au curry (trucha alpina en corteza de pan y almendras molidas con espinacas de Nueva Zelanda medio cocidas y especias picantes).
Buenísima materia prima y en su óptimo punto de elaboración con finísima y gustosa salsa de almendras con las espinacas a medio cocer que le aportaban consistencia. Muy bueno.
El dos de Chevreuil lo sustituimos por Agneau de l’Averyron, purée de colrave, gnocchis aux herbes. Cordero tierno, tierno, en su punto justo con un suave y delicioso puré. Plato rico.
Les fromages affinés de saison. Tabla de 7 u 8 quesos, elegimos 3, que resultó un buen colofón antes del postre.
Postre compuesto por : Litchis meringués et glacés, aux parfums de rose, poire et citrón. Preciosa presentación con pétalos de rosa, comestibles. Plato sensorial y sensual con aromas a rosas y cítricos que en boca resultan claramente confirmados, con un fino helado.
Y por Marrons d’Aubenas glacés en filaments fondants, poire et cassis écrasés. Castañas heladas con pera y cassis triturado.
Tampoco defrauda la combinación de sabores, resultando muy agradable y nada empalagoso.
Fuera del menú nos obsequiaron con unos mini macarons de chocolate espléndido y una especia de tocino de cielo también exquisito.
Para mí un restaurante de este nivel tiene que tener equilibrio entre cocina y sala. Pues este lo tiene. El personal destilaba profesionalidad y amabilidad a raudales, sin en ningún momento resultar molesta ni la una ni la otra. Amabilidad demostrada al hacer ver a la sala, desde la recepción del restaurante, que éramos españoles y cuando se nos acerco el responsable de sala ya se nos dirigió en castellano. El ritmo entre plato y plato el correcto, y en todo momento se les notaba con un pleno dominio de las mesas.
En el apartado de los vinos reseñar que la carta era extensa, con el 90% vinos franceses de las mejores casas. El resto Napa, Argentina, Barolos Italianos, y de vinos españoles Vega Sicilia, Valbuena, Artadi y otro que no recuerdo. El Vega Sicilia( no recuerdo añada) cerca de los 700 €.
El servicio del vino, también muy bueno, con envinado de las copas, temperatura y reposición de copas medido al ritmo de consumo.
Nos ofrecieron como aperitivo 6 champagne (3 blancos y 3 rosados) de los cuales elegimos el Laurent Perrier Grand Siècle. Equilibrado, armonioso y redondo. Buen comienzo. El sumiller nos recomendó un Chablis les Clos, Domaine William Fevre 2002. Realmente exquisito, con una elegante mineralidad y con cuerpo que acompaño magníficamente la cena. Una noche espectacular que quedara en el recuerdo. Para repetir (cuando se pueda). Menu 220 pax.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar