Restaurante La Almazara en Paraje Escobar,  Cehegín
  

Restaurante La Almazara

5
Datos de La Almazara
Precio Medio:
31 €
Valoración Media:
8.0 10
Servicio del vino:
6.2 10
Comida:
8.8 10
Entorno:
8.5 10
Calidad-precio:
8.2 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 27,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: en invierno: de lunes a jueves no festivos

Teléfono

Restaurante La Almazara Paté de perdiz escabechada con aceite de oliva virgen arbequina La Almazara Cordero segureño La Almazara en Paraje Escobar,  Cehegín Tosta de caballa con guacamole Restaurante en Paraje Escobar,  Cehegín Surtido de postres Restaurante La Almazara Salmorejo La Almazara Vieira gratinada La Almazara en Paraje Escobar,  Cehegín Surtido de postres Restaurante en Paraje Escobar,  Cehegín Presa de chato murciano Restaurante La Almazara Tartar de atun rojo

5 Opiniones de La Almazara

Restaurante ubicado en una antigua almazara de Cehegín, apartado del centro de la población. Optamos por Menú degustación del día:

* Paté de perdiz escabechada con aceite oliva virgen arbequina: Excelente textura del paté con buen sabor a perdiz escabechada.

* Tosta de caballa con guacamole y brotes tiernos.

* Salmorejo: buen tomate raff en su elaboración.

* Vieira gratinada.

* Salmón con algas.

* Cordero segureño: Buen punto de cocción del cordero.

* Surtido de postres.

* Bebida: Cervezas, vino D. O. Rueda Viña Pérez y vino D. O. Bullas Viña Azaniche Petit Verdot.

Un gran descubrimiento en el Noroeste de la Región de Murcia, en la monumental ciudad de Cehegín.

  • Paté de perdiz escabechada con aceite de oliva virgen arbequina

  • Cordero segureño

  • Tosta de caballa con guacamole

  • Surtido de postres

  • Salmorejo

  • Vieira gratinada

En uno de nuestras numerosas visitas al noroeste de Murcia y guiados por las opiniones que tiene en la red, fuimos a comer la Almazara, restaurante ubicado en un antiguo molino de aceite que, según nos comenta amablemente Carlos, dejó de funcionar como tal en los años 50 y reconvertido en restaurante a finales de los 90 conservando gran parte de la maquinaria y enseres y por supuesto la esencia de épocas pasadas.

Como somos de buen comer pedimos menú degustación y constaba de un tartar de atún rojo y chirimoya (muy bueno), berenjena en una suave fritura y miel de caña (rico, pero por su intensidad yo lo hubiese servido al final de los entrantes), pulpo al vino (excepcional y distinto al resto), unas alcachofas de temporada con un suave escabechado y lascas de foie de pato, un exquisito huevo frito relleno (original, hay que probarlo); para terminar nos pusieron una presa de chato murciano salteada con ajetes y setas de temporada muy acertado.

Cuando pensábamos que no podíamos más llegó el postre, un surtido de postres caseros que redondeó la comida. Volcán de chocolate al horno, flan de queso, un biscuit de naranja y lo que más nos gustó, una torrija caramelizada que se deshacía en la boca. De diez.

Larga sobremesa con música de los 80 de fondo, que junto a la ambientación del restaurante, te transporta a otra época.
Por poner un pero, el café tenía cierto sabor a quemado.

Su carta de vinos es un canto a los vinos autóctonos, repleta de referencias de zona y dónde además presentan grandes referencias de las D.O tradicionales junto a otras más difíciles de encontrar en estos lares como Toro, Bierzo, Alicante o Priorat.
Confiamos en el encargado la elección del vino con la única condición de que fuera de la zona y nos sirvió un Partal Crianza de Bullas de excepcional elaboración, coupage de uvas monastrell, syrah, merlot y cabernet sauvignon, fruta madura y buena complejidad aromática que interactuaba con la comida a la perfección.

Totalmente satisfechos en el viaje de vuelta a Murcia y planificando nuestra próxima visita a este gran restaurante.

  • Surtido de postres

  • Presa de chato murciano

  • Tartar de atun rojo

Fui a la almazara con mi pareja un día que hacia un frio impresionante, nada mas entrar notamos el calor de la chimenea y nos dieron mesa muy cerquita de la misma, Todo pintaba de maravilla, empezaron a llegar los platos, tratar de atun (impresionante) pulpo al vino (se desacia en la boca) y como plato fuerte un entrecotte de angus para compartir (estaba deliciosa), pedimos la carta de vinos y el camarero nos guio y nos recomendo algunos de la zona que maridan con esta carne, pedimos un valche, hizo las delicias junto con la comida, el servicio fue sobresaliente. No tardare en volver. Me quede con ganas de probar mas platos.

Un sitio recóndito, algo dificil de llegar si no se conoce el sitio. Es un local rústico sin exquisiteces, pero honesto. Yo tomé un típico arroz con conejo y serranas (típico caracol murciano) que estaba para chuparse los dedos. Los entrantes buenos también.

A unos cuento kilómetros del bello pueblo de Cehegín y muy cerca de las ruinas de la antigua Begastri aperece la pedanía de El Escobar entre albaricoqueros. La localidad te sumerge en cien años atras. Entras en la antigua almazara,con parking propio, y te sorprende el fiel grado de conservación de la antigua casa. Con un servicio educadísimo probamos un exquisito pulpo al vino, una correcta berenjena rellena y gratinada, un buen Las Reñas tinto joven 2007, unas exquisitas manitas de cerdo, una buena pata de cabrito a la murciana. De postre un sorprendente helado casero de naranja y un buen coulant de chocolate. Nos invitaron al café y al chupito. Después, paseo por los huertos aledaños.
Repetiremos.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar