El Mercadito, Agradable experiencia

En cuanto al local, gran y elegante recibidor, antesala de un comedor pequeño y muy acogedor, moderno, con buen mobiliario, mesas bien vestidas, cuidada vajilla y ambiente muy cálido, con iluminación e hilo musical muy adecuados. Desde la sala y a través de una ventana rectangular, se puede ver la cocina, con Gonzalo Rey al frente.
Servicio muy atento, pero muy inexperto (una chica que, en ausencia de sumiller, servía el vino como podía y de la que una pareja de franceses, sentados a nuestro lado, se quejaban continuamente de manera totalmente prepotente y carente de educación). Suponemos que sería excepción de ese día aunque, a decir verdad, esta falta de experiencia no nos molestó demasiado, ya que la chica la supo suplir con un trato exquisito, lo cual hizo crecer nuestra indignación por la conducta de los franceses.
Como detalle, se sirve el agua directamente de una jarra, lo cual no es muy de nuestro agrado, si bien es cierto que tampoco nos importó porque no solemos beberla.
Sólo falta la comida, que resultó ser muy cuidada en la presentación, platos muy elaborados, con un gran nivel técnico y sabores, en muchos casos, sorprendentes.
El menú, en este caso, Menú Degustación:
Comenzamos con el Aperitivo:
GAMBON TIBIO CON MAHONESA DE SOJA, servido en copa de cava, muy buena presentación y mejor sabor.
ENSALADA DE TOMATE MARINADO Y BRANDADA, muy llamativo a la vista y sorprendente en su sabor.
TEMPURA DE PIEL DE VERDURAS CON ESPUMA DE ANCHOAS.
TOTILLA ABIERTA DE AMANITA RUBENSCENS Y CANTARELAS, original y de excelente sabor.
BONITO MARINADO.
SARGO ASADO, en su punto.
FOIE CON ALCAPARRON, COLMENILLAS y LÁMINAS DE TRUFA, muy buena combinación de sabores.
De los postres, nos quedamos con la MILLHOJAS DE HOJALDRE CON CREMA DE VAINILLAS, espectacular postre, muy bueno y sabroso el hojaldre y fantástico el relleno, una agradable sorpresa.

Resumiendo, restaurante muy recomendable.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar