Restaurante Les Graelles

Datos de Les Graelles
Precio Medio:
45 €
Valoración Media:
5.0 10
Servicio del vino:
4.5 10
Comida:
6.0 10
Entorno:
5.0 10
Calidad-precio:
7.0 10
Fotos:
0
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: Valencia
Zona: El Pla del Real
Dirección: Arquitecto Mora 2
Código postal: 46010
Tipo de cocina: De mercado, Valenciana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 45,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


2 Opiniones de Les Graelles

En Arquitecto Mora esquina con la parte más noble de Alameda, encontramos este restaurante de marcado estilo rústico -de nivel- valenciano, propiedad de la familia Barrachina, una de la estirpes con más abolengo y tradición de la restauración valenciana.

Al entrar tienes una sensación de descanso, te ves envuelto en una atmósfera de frescura, de sombra reconfortante, con esos arcos encalados…

Poca gente, parroquia distinguida. Cierto aire de exclusividad.

Tiene un buen reservado en el que he comido algunas veces y la sala principal, muy amplia, no sé, como para 60 personas sin ninguna apretura.

Nos acomodaron en la citada sala, que a su vez tiene varios espacios muy diferenciados, como la caprichosa mesa entrando a la izquierda, muy acogedora y discreta que, aunque incorporada a la sala, goza de en una especie de habitáculo propio protegido por un arco.

Nosotros nos ubicamos en el fondo, muy bien situados.

Una sala íntima, con iluminaciones que refuerzan ese intimismo. Se respira valencianidad por todos los costados del restaurante: en los cuadros, en los adornos, en las muñecas de falleras…

Por otro lado también se observa cierta decadencia, aun estando el restaurante perfectamente conservado, estamos hablando de un gran restaurante. ¿Reforma? ¿Renovación? ¿O nada? Difícil decisión, pues tiene su encanto tal como está. Un brochazo audaz quizás le vendría de maravilla, desde luego sin perder sus rancias raíces regionales.

Bien dotado y equipado, buena separación entre mesas y comensales. Elegantes sillas de enea con cojines de tapicería tipo brocado, más bien incómodas.

La cocina es, no podría ser de otra manera, valenciana, pero valenciana “con toque”. El protagonista principal de los fogones de Les Graelles es el arroz, pero ahí dentro trabajan también bien platos actuales, renovados, pescados, carnes…

Tomamos:

-----

Ensalada de perdiz. Correcta, bien esa perdiz escabechada.

Rollo de calamares rebozados con mahonesa de curry. Muy logrados. Se trata de unos trozos de calamar rebozados y posteriormente enrollados, acompañados de una fina mahonesa de curry.

All i pebre de rape. Con la salsa bien trabadita, los pedacitos de rape bien ensamblados en ella… Nos terminamos todos el pan por su culpa. Ufff.

Arroz con col y bacalao (ya para siempre, “arroz Macías”). Una soberbia versión de ese arroz de interior valenciano. Con la potencia de la col y el bacalao y, aunque seco, con una melosidad en el grano, bien impregnado de los sabores y refritos, sabroso, textura perfecta.

Tarta. Como de merengue y chocolate. Yo juraría que llevaba algo de coco…

-----

La carta de vinos es correcta, clásica, con los precios de los espumosos muy subiditos. Trato discreto de los mismos. Tomamos un Cordon Rouge que acompaño satisfactoriamente la comida desde el principio hasta el final.

Servicio impecable y sin ninguna prisa por terminar.

Puedes estar ahí el tiempo que quieras, nadie te va a hacer sentir que es tarde.

El restaurante está dirigido magistralmente por Jesús Barrachina hijo, un tipo que lleva en los genes, en la sangre, la gerencia de restaurantes y las relaciones públicas.

Termino con una pregunta: ¿Por qué cuando se habla de dónde comer buenos arroces en Valencia no se habla de Les Graelles?

Restaurante con decoracion de finales de los sesenta y principios de los setenta. Aparte de la decoracion acustica muy deficiente siendo dificil el poder mantener una conversación. Lo recordaba como bueno en arroces, pero ......o han tenido un mal día o no es lo que era. Entrantes gemelos de los que sirven en el salon del Alameda (localizado arriba y perteneciente al mismo grupo). Es decir fritos de congelados y materia prima bastante deficitaria. Arroces (probamos el de bogavante y el del "senyoret" algo pasados de coccion y bastante insipidos. Postres industriales y con abundancia de gelatina. Carta de vinos que da la sensación que la tienen porque hace falta tenerla. Copas muy deficitarias. La recepcionista y el maitre parece que te hacen un favor dejandote comer allí. Por el contrario el camarero muy amable, atento, servicial y profesional. Para comer arroz hay otros muchos restaurantes. Y para comer el resto de la carta lo mejor es esperar a ir a un banquete del Alameda. No volveré

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar