No corren tiempos para perder clientela por carencias elementales.

Me reafirmo en la anterior valoración realizada a éste restaurante, en cuanto a tipo de local, instalaciones, bondad en sus platos, buenas materias primas y correcta elaboración en cocina.
Actualmente en el Parque Tecnológico de Paterna han abierto algunos restaurantes nuevos y lo que tengo claro es que no volveremos a visitar éste local por el motivo que posteriormente indicare.
En esta ocasión y como centro de mesa para compartir elegimos los siguientes platos:
Pastel de cabracho sobre tosta con salsa tártara.
Cocochas de merluza en tempura de arroz.
Clóchinas valencianas al vapor.
Expectuando las clóchinas de tamaño minúsculo, posiblemente por haber estado al fuego más tiempo del óptimo, el resto de entrantes bien elaborados y sabrosos.
Como plato fuerte individual por comensal, los siguientes:
Lomo de sargo asado con salteado de borrajas.
2 de Rape al grill con pilaf de arroz salvaje.
Entrecot de ternera a la pimienta con patatas.
Todos los platos resultaron del gusto de los comensales. La carne para ser entrecot bastante tierna y sabrosa.
La comida se marido con 1 botella de Laus y otra de Protos (blanco).
Al margen del vino, 5 cervezas y 2 botellas de agua mineral. Para finalizar 2 café solo y 1 puro monte cristo.
Posteriormente a la comida y en plena sobremesa, se nos acerco el responsable de sala ofreciendonos unos chupitos, a lo cual accedimos dandole las gracias por ello. Previamente habiamos liquidado la cuenta que ascendio a 211 euros de los 4 comensales, y habiendo dejado sobre la bandeja como "propina" la cantidad de 6 euros.
La sorpresa fue mayúscula cuando ya estando cerca de la puerta de salida, el mismo responsable de sala nos llamo la atención, ante la mirada de algún comensal para indicarnos que en la caja de la barra teníamos una nota pendiente de pago, haciendole indicación que ya habiamos abonado la cuenta, nos respondio que debiamos los chupitos (9 euros), que evidentemente abonamos sin hacer alusión alguna.
Lógicamente comentamos perplejos ya fuera del local lo ocurrido y lamentamos la falta de tacto y señorío de alguien que se denomina profesional en el sector de hostelería. Lo que resulta claro y evidente, es que jamas volveremos a Bembezar.

  1. #1

    G-M.

    Joé, qué bochorno!
    Pero os ofreció él los chupitos?
    Increíble, no me extraña que no vuelvas.

  2. #2

    Wyllys

    Efectivamente vino a nuestra mesa despues de haber abonado la minuta para ofrecerlos. Simplemente vergonzoso. Además estuvimos comiendo con unos proveedores franceses (que hablan y entienden perfectamente español), así que imaginate la imagen.

  3. #3

    Francescf

    Ves. A mí me pasa eso y, como no sé dónde meterlo, lo puntúo en entorno. Realmente desagradable la situación.

  4. #4

    Flavdum

    Estaba buscando información sobre el restaurante y he encontrado tu crítica. Desde luego, si no hubierais estado con los proveedores era para decirles algo. ¿Pagas, vienen a decirte "¿les apetecen unos chupitos?" y luego te dicen que te estás yendo sin pagar? Es increíble. Siento que te pasara algo así.

  5. #5

    Wyllys

    en respuesta a Flavdum
    Ver mensaje de Flavdum

    Bueno ya ves que hace mas de un año del acontecimiento y por supuesto no hemos vuelto, ni volveremos, a pesar de ser un restaurante que como mucho cada 15 días comiamos en el. Afortunadamente han abierto algunos por la zona que lo hacen muy bien y correcto en precio. El Almuidín que ofrece unos arroces espectaculares y está muy cerquita merece la pena visitarlo. Te lo recomiendo.
    Un saludo.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar