Restaurante Ramiros (RESTAURANTE CERRADO): Cocina de altura.


Altura del comedor, en ese 10º piso, pero altura sobre todo del trabajo en cocina, de la creatividad y el buen hacer. Sala agradable y luminosa con mesas amplias. Buen menaje. Servicio muy atento. Muchos detalles complementarios (snacks, aperitivos, aceite y salsas para acompañar el menú al gusto...) Carta sugerente y menú degustación estupendo, con algún plato no presente en la carta. Bodega bien provista y diversificada. Carpacho de solomillo con sardina ahumada y helado de arándanos, risotto de calamar con aire de parmesano y escamas de atún en movimiento (este plato asombra por el aroma y por el juego visual del movimiento de las láminas de atún, además de ser sabrosísimo), lomo de ciervo con ciruela al vino y queso azul de Valdeón... Juegan con el nitrógeno en un prepostre (piruleta de requesón y vainilla) y el apartado dulce también sorprende con buenas combinaciones. Sin bodega, unos 60 euros por persona. Creativos pero muy sensatos.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar