Restaurante Sant Pau (CERRADO): Queria quererte


Visita a esta cocina con muchísimas ganas. Fue cena.
Resumire al final las impresiones generales. La camarera oriental fue muy amable y estuvo muy pendiente de agradar y de los detalles haciendo de hilo conductos de la velada y explicándonos el paralelismo con el local de Tokyo

Local elegante, distinguido, buena decoración, mesas bien separadas y ambiente muy adecuado para un 3 estrellas. Bonita vajilla y buena cristalería

Cuatro aperitivos:
- Cereza Campari
- Copa empedrat de bacalao
- Anchoas y endivia rosa
- Mini hamburguesa de pollo del penedés

Nos sacaron previamente un caldo que no estaba muy acertado. La cereza muy bonita y de aspecto espectacular. La anchoa era lo mas conseguido en sabor, estaba magnifica. El empedrat ... me abstengo de emitir un juicio que no seria muy positivo.

Platos:
- Bogavante con leche de tigre espumosa
- Langostinos y vegetales, canelon de agua de mar
- Dueto de calabacín y berenjena, dashi de romesco
- Cola de gamba sobre tostada de mar
- Pez loro alcaparras. olivas, vermut y chayota

Comentandolos:
Cada plato tenia demasiados aliños y aderezos y para mi modesta opinon fueron muy repetitivos a lo largo de los entrantes, bogavante, gamba y langostino, creo que peca de insistencia en el mismo punto y las verduritas y hortalizas acompañantes eran repetitivas
El plato del canelon era espectacular, en primer lugar el plato en el que era servido, magnifico. El aspecto visual del canelon era de sobresaliente, la boca no, esperabamos un impacto de sabor y no fue tal y las verduritas no acabaron
El pez Loro muy interesante
Nos llamo la atención la explicación de la camarera sobre que era el único pez del mundo que se comian sus escamas lo cual...nos llamo la atención, por ser totalmente inventada e incorrecta esa afirmacion

Segundos;
- Pluma ibéricas, sin mas que añadir
- Pato de Challans con acelgas y berros. Rico

Postres:
Lo mejor de la cena
- Comté 3 jugos con avellana, piña y manzana. Me encanto
- El lujo de la Fruta Madura y bien cultivada. Me abstendré de hacer comentarios sobre este postre, al menos ahora
- Chiocolate negro y blanco, rambuesas, pasa y Brandy (con peta zetas). Riquisimo y visualmente un diez

Para acabar unos petit fours compuestos de :
Mini-financier
Bombon blando de chocolate
Roca blanca y negra
Gominola de fresa y Ratafía
Coca de hojaldre y Cabello de angel
Crujiente de regaliz y sidral
Galleta de coco
Mini Sacher
New Crumble de frambuesas

Vinos:
Nos llevamos una botella de Chateau D´Yquem 2002 que nos dejaron ellos llevar previa consulta dado que era una botella comprada por los 4 amigos que fuimos y tenia un significado especial. Fue el vino de la noche, probamos algo antes de empezar a cenar y el resto lo dejamos para los postres
El sumiller puso su mejor empeño y desde luego estuvo muy atento y superamable, pero no acertamos, parte por el y parte culpa nuestra. Nos vio tan metidos en nuestro tema vino que se atrevio a sugerirnos una iniciativa arriesgada, aceptamos el envite y fue un fiasco, un Tres Uves 2008 de agricultura biodinámica que la verdad, no digo que no sea un vino bueno pero nos saco de donde estábamos, no nos agrado, nos ofrecio retirarlo pero lo habíamos pedido. En el siguiente vino insiti en pedirlo y el sutilmente nos recomendó que pidiésemos otro, y tenia razón. Nos bebimos un Clos D´Agon blanco que no nos conquistó. A continuación nos sugirió un Gaintus 2005 que esta vez si que marido perfectamente y nos gustó este Sumoll monovarietal.

En resumidas cuentas, como también ha comentado Bilbis, estábamos deseando sacar algo que nos enamorase y disfrutar la noche y recordarla y lo haremos, pero enamorar enamorar o cautivar o recordar n plato como algo sublime y magnifico o salir como en una nube como hemos salido de otros 3 estrellas o de dos ...o de una, pues no. El plato que mas pudo conseguirlo, el canelon, lo tenia todo, la ejecución, la presencia, fallo en boca. A un restaurante asi con toda mi entrega ya puesta antes de entrar le pido ese empujoncito para llevarme a su huerto y no me lo dio. Nada estuvo incorrecto, es mas me parecio un local magnifico y una cocina que no voy a ser yo el que diga q es de elevado nivel, pero a mi no me llevo al lugar al que esperaba y muchos otros lo han conseguido, mi disposición era absoluta. Disfrutamos muchísimo la velada, los camareros etc fueron superamables, Carme Ruscalleda salio al principio a saludar muy deprisa (no al final), puede ser comprensible
Menu degustación de 149€+ iva. y 210€+iva de los 3 vinos+ cafes y agua, es decir 205€ por persona
Encantados de la experiencia, falto algo

  1. #1

    Gabriel Argumosa

    Carmen Ruscalleda a la que no conozco, desde la distancia nunca me ha gustado, en cuanto a empatia.

    Espero conocerla algun dia y cambiar de opinión de forma radical.

  2. #2

    G-M.

    Eso pasa muchas veces, y es una pena.
    Las veces que vas "entregao" a un sitio y sales con un "¡bien, buenoooo....., valeeee!"
    Es que enamorar enamorar... ¡es muy jodío!

  3. #3

    Pablo Iñigo

    en respuesta a Gabriel Argumosa
    Ver mensaje de Gabriel Argumosa

    No soy partidario de tomar una concepción negativa de un chef porque el dia que vaya yo no este digamos para entendernos como el rey de la simpatía y de la cordialidad porque además no tiene porque ser asi, lo que pasa es que es tal la ilusión que llevas y la experiencia de haber estado con grandes que si que te dejan acceder a ellos que esperas eso. Ferran Adria hace unos años se sentó con nosotros y trajo una botella de vino dulce y estuvo de palique hasta que nos fuimos, Berasategui salio dos veces a hablar conmigo, al final me regalo un plato dedicado, nos hicimos fotos, etc con otros. No tiene porque ser asi, pero agradeces y porque vas a conocer su cocina y te gusta comentar algún plato. Pero a pesar de todo, si la comida te impacta y el cocinero no sale por diversos motivos, bueno, que se va a hacer, de Azurmendi el año pasado salimos encantados y felices y Eneko no salio a saludar pero la opinión del restaurante no vario en absoluto

  4. #4

    Pablo Iñigo

    en respuesta a G-M.
    Ver mensaje de G-M.

    Asi pasa Aurelio. Como aficionado cuando vas a sitios asi y sabes que vas a dejarte minimo 200euros ya vas predispuesto a sentirte agasajado y contento, pero a un 3 estrellas Michelin hay que pedirle ese punto especial, es un Museo, es arte en la cocina y hay muy pocos lugares con ese status en España y tiene que conseguir envolverte. Por otro lado acepto el que yo me equivoque pero estábamos 4 comensales de largo recorrido y a veces discrepamos pero aquí estábamos todos de acuerdo, nuestras sensaciones fueron las mismas.
    El pan fue demostrativo. 1 solo pan y no hecho por ellos, comprado. Y hay dos platos que no he comentado a posta, el empedrat y El Lujo de postre. No quiero rayarme

  5. #5

    Javisa1402

    Me encanta el titular: quería quererte.Yo creo que has expresado en 2 palabras las ilusiones que tenemos la mayoría de nosotros cuando acudimos a un restaurante de cierto nivel. Esa predisposición a guardar ese día en tu memoria, esa sensación de nervios antes de entrar...mmmm!!

    Eso si, me ha llamado la atención que comentaras que el platito del canelón fue el que mas cerca estuvo de enamorarte...¡pero fallo en boca!¿¿comorrrr??(sin acritud).

    Un saludo.

  6. #6

    Craticuli

    Demasiados fallos, demasiados errores, y algunos imperdonables como los que se refieren al sabor de los platos. Esto es lo primero y lo demás viene después, si falla e sabor nada tiene sentido.
    Unos amigos visitaron este restaurante hace un par de años, y la impresión fue la misma que la tuya, una pena.
    Saludos.

  7. #7

    Pablo Iñigo

    en respuesta a Javisa1402
    Ver mensaje de Javisa1402

    Pues que visualmente y como construcción, tenia todo para ser un plato de 10, pero luego al probarlo del canelon esperabas que fuese una ola de sabor a mar y no lo era, y las verduritas estaban poco sabrosas. Foto 10, visión 10, sabor aprobado, una pena

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar