Restaurante Cervecería Río Mundo en Torrent/ Torrente (Valencia)
  

Restaurante Cervecería Río Mundo

9
Datos de Cervecería Río Mundo
Precio Medio:
30 €
Valoración Media:
6.8 10
Servicio del vino:
8.5 10
Comida:
5.7 10
Entorno:
6.1 10
Calidad-precio:
6.8 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 22,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono

Restaurante Cervecería Río Mundo Cervecería Rio Mundo Cervecería Río Mundo Queso de cabra con cebolla caramelizada Cervecería Río Mundo en Torrent/ Torrente (Valencia) Huevas de Calamar

9 Opiniones de Cervecería Río Mundo

Me llena de orgullo y satisfacción que coincida mi comentario número 100 con la visita a este local. Doble celebración!

Tras una merienda de sábado en casa de unos amigos de Torrent pensamos que era el momento ideal para probar esta cervecería que tantas veces habíamos oído nombrar. Pensado y hecho!

Un pequeño chasco al entrar y ver que el local era pequeño y estaba a tope, pero pronto nos hicieron sitio en una pequeña mesita con bastantes estrecheces. Las particulares vistas me compensaban ese puntito incómodo.

Boquiabierta observaba las paredes forradas de cervezas y cervezas y las ventanas de abadía. Vaya Templo de la Cerveza! Me sentía como una chiquilla en la fábrica de Willy Wonca. Sólo faltaban los trabajadores y divertidos Umpa-Lumpa. Si hubieran aparecido por allí con su sonrisa cantando, bailando y brincando, la noche habría sido más que redonda. Que alguien me pellizque... esto parece un sueño!

Al tema. Nos atiende un señor, probablemente el dueño, que nos recomienda y explica las cualidades de cada plato remontándose a detalles históricos o alguna anécdota si lo consideraba preciso.

Gratamente sorprendidos por el preámbulo nos decidimos por los siguientes platos a compartir al centro:

~ Huevas de Calamar. Producto que nunca había probado por lo que despertó mi curiosidad y que al parecer es de un inestimable valor por su escasez. Tiernas y sabrosas, suponiendo un novedoso bocado.

~ Berberechos. Cocinaditos a la plancha, con ese agradable sabor a mar y ese rico punto de acidez que le daba la salsita. Muy buenos!

~ Vieiras a la plancha. Media docenita sobre una base del lechuga en juliana que deslucía un poco. Frescas y bien finas con un picadillo de ajo y perejil que le daba ese toque de color y de sabor.

~ Queso de cabra con cebolla caramelizada. Queso vuelta y vuelta y una cebollita que estaba para comerse una barra de pan entera. Ahí lo dejo!

~ Costillas. Muy doradas por fuera, tanto que parecían pasadas de calor y sin embargo tiernas a rabiar por dentro. Sumidas en una salsa de aceite y miel y... seguimos mojando!!

~ Montaditos. 4 piezas a elección de la casa. Lomo con espárragos, gambas con mahonesa, queso de cabra con mermelada de arándanos y finalmente, el que valió la pena, cebolla caramelizada y morcilla.

Ni qué decir tiene que para beber tomamos cerveza, dejándonos llevar al 100% por el señor que explicaba al inicio. Cuatro en total y todas ellas venían acompañadas de su propia historia que este buen narrador tenía a bien contar con entusiasmo y simpatía.

Nos sorprendió porque, además de estar todas buenísimas, ninguna de las cuatro las conocíamos. Con lo cerveceros que somos!! Jajajaaaaa!! Ya ves tú!!

Petrus Dubbel Bruin, cerveza belga que en su etiqueta se define como "la llave al cielo" y allí nos llevó. Tomo nota! Hopus, belga strong ale tremendamente gustosa y que resultó la favorita de la noche. Waterloo Triple 7 Blond, belga de carácter fuerte que servida en su auténtico cáliz de barro se disfrutaba mejor. Mc. Douglas Scotch Ale, nuevamente una belga cumplidora que traía su leyenda escocesa.

Todas ellas estupendas y alguna espectacular y además servidas en su propio vaso.

Menaje de batalla y sin exquisiteces.

El servicio, como se sobrentiende, cercano, profesional y simpático.

El local resulta bastante abarrotado: dimensiones reducidas, muchas mesas y muy juntas, bullicioso, paredes con filas y filas de cerveza... pero ay [email protected], tiene su historia y su encanto! Al menos para "una" que tiene cerveza en las venas ;-)))

Visitadlo amigos, que la cerveza también existe!

Nota: En este caso puntúo el Servicio de la Cerveza como si fuera el del Vino.

  • Cervecería Rio Mundo

  • Queso de cabra con cebolla caramelizada

  • Huevas de Calamar

Cervecería muy especial, local diminuto plagado de cervezas de todos los rincones del mundo. Si te dejas llevar y llevas llenos los bolsillos, puedes realmente disfrutar con cervezas de lo mas peculiar, además de darte una lección de sabiduría sobre este preciado líquido. Por la comida no merece mucho la pena la visita, no se come mal, pero no deja de ser comida típica de un bar, así que si no eres un gran apasionado de la cerveza, quizás no te diga mucho este sitio.

Lo primero que me llamó la atención del local es lo reducido del espacio y la cantidad abrumadora de referencias de cerveza que se apilan en las estanterías de todas las paredes del local. Las botellas de cervezas llegan hasta el techo dando una sensación de "bodega" que es única en este local.

Aquí la cerveza es la protagonista y ésta sensación se mantiene cuando el dueño te aconseja amablemente una referencia tras otra en base a tus gustos personales.

En mi caso opté por una Gordon de barril para abrir boca y poco a poco fueron ofreciéndome diferentes opciones en la línea, todas acertadas y de gran calidad.

La comida correcta: costillas asadas con una salsa al curry, muy alemana, pinchos morunos y pulpo a la gallega. Se nota que la cocina gira alrededor de la degustación de las cervezas y no pretende desviar la atención hacia otros propósitos.

Supongo que si reservas en fin de semana la sensación de la sala puede llegar a ser agobiante ya que las mesas están extremadamente juntas y el local es muy pequeño. Yo tuve la suerte de encontrarlo prácticamente vacío y conversar durante veinte minutos con uno de los camareros que me dejo bien claro que de lo que saben, saben mucho.

Resumiendo, hay que ir por la cerveza. Es un lujo contemplar el bagaje acumulado durante años por el personal puesto a nuestra disposición.

No conocia esta cerveceria en Torrente,me impresiono muchisimo, local muy pequeño, casi agoviante decorado con todo tipo de crervezas del mundo.Tapas sencillas pero buenas, lo que prima es la cerveza, no sabria decir cuantas referencias tienen, pero muchas,te dejas llevar por el dueño, le comentas lo que te gusta y te marida la comida ,en mi caso acerto el 100*100.
Tomamos:Maredsous6,Brugge blond,San Benoit blond ninguna supero los seis euros, me gusto mucho.
El servicio del vino lo puntuo como servicio de cerveza.
Un sitio peculiar.

Es increible la cantidad de cervezas que pueden caber en un espacio tan reducido. Si eres un amante de la cerveza no te lo puedes perder, la comida en si es normalita, en mi opinión podría mejorar bastante, pero comprendo que quien va allí no es precisamente por la comida.
Comimos: Calamar plancha, pinchos morunos, costillas a la miel y una tabla de salchicha Frankfurt. Lo interesante son las cervezas y dejarse llevar: Cerveza barril bourgogne, Cerveza botella Brugse Zot y La Gauloise Ambre. El servicio del vino lo he valorado por el servicio de la cerveza.

Es un lugar muy singular, el local es enano con mesas pequeñas y tan juntas que si te quieres levantar para ir al baño se tienen que levantar los de la mesa de al lado. Pero no lo digo como critica, de verdad que es un lugar para ir, es muy original y acogedor. En lo referente a la comida y bebida (que es lo que importa), es impresionante la cantidad de cervezas que tienen, lo ideal es dejarse aconsejar y probar cosas nuevas, la comida es sencilla y muy buena.
- Comida: pinchos morunos, tabla salchicha, tabla montaditos y tarta chocolate.
- Cervezas: Timmermans frambuesa, St Fevillien Blond, Timmermans Kriek y Carlos V

Río Mundo es un pequeño local situado en Torrent, lleva el mundo de la cerveza a su máxima expresión. Paredes repletas de cervezas de todo el mundo y explicación de cada una de ellas con una gracia que merece la pena ir solamente para que Carlos te deleite… Ojo cuando te cuenta la historia de Piratte. Hasta mi cuñado que no prueba el alcohol se ha hecho fan de Borgoña de Flandes, si le comentas tus gustos siempre suele acertar.
Hay que acudir pronto porque apenas hay mesas y siempre está lleno, horario corto y espacio un poco agobiante.
Para acompañar destacables sus montaditos, salchichas o verduritas a la plancha.
No es barato, pero puedes disfrutar de cerveza que en pocos sitios encuentras, trato amable y ambiente muy alegre e informal.
Siempre repetimos.

Rio Mundo es de los pocas cervecerias de calidad donde tomarse una buena cerveza. Carlos, su dueño, es un honoris causa en la materia.Se desvive por informar y adoctrinar a sus clientes. Recomiendo pasar entresemana ya que el local es pequeño,con pocas mesas y en fin de semana hay que esperar para sentarse. Entre sus tapas destaco las costillas a la miel, las salchicas, saquito de camembert con confitura y los insuperables montaditos. Vale la pena acercarse a Torrente y dejarse llevar por el buen hacer de Carlos.
Animo no solo de vino vive el hombre!!

Cervecería de generaciones, con rancio abolengo. Un sitio encantador, un tanto abigarrado, donde las altas paredes hacen de almacén de las cientos y cientos de tipos de cervezas que atesoran.
Carlos, el dueño, te imparte un master en cervezas si le preguntas. ¡Cuanto oficio!
La cena, a base de surtidos de tapas, variedad de salchichas, costillas adobadas, pimientos rellenos de codorniz. Todo sin grandes pretensiones pero excelente.
Y en cuanto a las cervezas, es el paraiso de las mismas. Nos fue sirviendo una detrás de otra, subiendo el nivel y la potencia, sorprendiéndonos con cada una de ellas (hefe Hoegardenn, La Trappe de cuádruple fermentación, Piratte), hasta sacarnos la última de 14.5 grados, excelsa, Samichlaus. Cada una servida con delicadeza y en una copa diferente, ad hoc.
RCP: muy buena, 30 €/ pax.
La calificación que le otorgo al apartado vinos es asimilándolo a la calidad del servicio de la cerveza.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar