Restaurante Mulsum: Gracias a varias recomendaciones decidimos pasar la noche de la


Gracias a varias recomendaciones decidimos pasar la noche de la celebración de mi cumpleaños en este restaurante al que tenía ganas de ir desde el comentario de Ricardo.
Hay dos cosas que no me gustaron demasiado y de las que no me quejé, inusual pero cedí: tener que compartir comedor con una persona que no paraba de fumar, y tener que esperar al menos diez minutos para ser atendida (problemas en la cocina) que tras un rato se solventaron con la llegada de la Jefe de Sala.
Nos lanzamos a la degustación de una crema de espinacas con avellanas con raviolis rellenos de mejillones y torta del Casar que me encantó ya que nunca había experimentado el sabor de un fruto seco dentro de una crema de verduras, y un Foe micuit garrapiñado; de segundo filetes de jabalí con piña que estaba delicioso que para nuestro diario gastronómico fue un descubrimiento y un bacalao gratinado con muselina de alioli que estaba impresionante. Nos acompañaba un Laus 2005 con D.O.Somontano que tuve ocasión de probar en El Callizo (Huesca). De postre y para compartir, un Crujiente Coulant que fue todo un acierto y sorpresa que espero que si os gusta el chocolate lo descubráis vosotros mismos. Trato correcto y explicaciones extensas que nos hicieron disfrutar de una deliciosa noche. Volveremos de nuevo.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar