Restaurante Restaurant Cap de Creus en Cadaqués
  

Restaurante Restaurant Cap de Creus

2
Datos de Restaurant Cap de Creus
Precio Medio:
33 €
Valoración Media:
7.3 10
Servicio del vino:
3.0 10
Comida:
7.0 10
Entorno:
10.0 10
Calidad-precio:
7.0 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado, Asiática, Vegetariana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 31,80 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono

Restaurante Restaurant Cap de Creus Lenguado a la plancha con arroz blanco Restaurant Cap de Creus Anchoas del Cap de Creus con pan de coca con tomate

2 Opiniones de Restaurant Cap de Creus

El sábado al mediodia, tras habernos dado un buen paseo por el Parque Natural del Cap de Creus (Costa Brava-Girona), una verdadera maravilla de la naturaleza, fuimos a comer al Restaurant Cap de Creus, donde habíamos reservado telefónicamente para las 13h la noche anterior (imprescindible si no se quiere esperar algunas horas ...)

El restaurante, que ocupa un antiguo cuartelillo de carabineros, justo detrás del Faro del Cap de Creus, a unos 90 m sobre el nivel del mar,  es el único existente, si no me equivoco, entre Cadaqués y Port de la Selva.  Está rodeado de naturaleza por todas partes, mar y montaña, acantilados y pequeñas calas paradisíacas de aguas transparentes. El único punto negativo de su situación seria que se encuentra en el epicentro de la tramontana que por esos lares sopla considerablemente, aunque el día de nuestra visita no hubo apenas viento.

El chef y propietario es el británico Chris Little, instalado desde hace casi 30 años en ese paraje. Ofrece una cocina catalana de mercado, tapas diversas, arroz a la cazuela de mariscos, pescados salvajes frescos del día, carnes  de La Garrotxa, cocina hindú (currys y samusas) y vegetariana. También disponen de buenos whiskys escoceses. El restaurante es una taberna rústica, con dos o tres salas diferentes, mesas de madera  en su mayoría rectangulares,  sin manteles, servilletas de papel, cubiertos y vajilla de batalla. Estuvimos en una mesa junto a una ventana enfrente de la barra, muy animada. El servicio de sala es amable y simpático, pero no hay que tener prisa, el personal es algo despistadillo. El servicio del vino lo desconozco, porque no tomamos. En el exterior hay varias terrazas con vistas directas a los acantilados y una justo detrás del edificio que parece que está bien resguardada del viento, cuando la tramontana sale a escena. Personalmente, pienso que es mejor comer en el interior y ya sea antes o después tomar un vermouth o un café en la terraza.

Mientras observábamos la carta nos trajeron unas buenas olivas para picar.

Como por la noche teníamos prevista una buena cena, decidimos no pasarnos y compartimos lo siguiente :

Anxoves de “Cap de Creus” amb pa de coca amb tomata Anchoas del Cap de Creus con pan de coca con tomate. Buenas anchoas, no muy grandes, pero bien gustosas y buen pan.

Llenguado a la planxa amb arròs blanc Lenguado a la plancha con arroz blanco. Antes de escoger el pescado, nos presentaron en una gran bandeja, el pescado fresco de que disponían ese día (seis piezas salvajes, una de la cuales era el lenguado que escogimos y una pieza de piscifactoría).  Su peso era de 1,800 Kg. Perfectamente cocinada y de una calidad sobresaliente. El arroz blanco de tipo basmati también estuvo en su punto. No dejamos ni rastro del plato.

Para beber tomamos dos cañas San Miguel. Pedimos otra mas, pero como no llegaba, al final la anulamos.

Para finalizar con la parte solida compartimos un postre casero :

Gelat de formatge fresc amb figues. Helado de queso fresco con higos. Riquísimo

Finalizamos con dos buenos cafés y un chupito largo con un pequeño cubito de hielo de Isle of Jura, un whisky de malta escocés que no conocía y que me gustó.

La cuenta ascendió a 31,80 €/persona. Muy buena RCP. Buen producto y bien cocinado en un entorno exterior de ensueño. Nos hubiese gustado probar algún curry y samusas, pero ese día no las hacían. El restaurante estuvo lleno hasta los topes durante nuestra estancia. Cuando nos marchamos había colas, es por eso que si se quiere ir pienso que es imprescindible reservar. Imagino que en pleno verano debe ser bastante complicado encontrar una plaza tanto de parking como en el restaurante. En temporada baja abren de 10h a 20h de lunes a jueves y de viernes a domingo de 10h a 23h. En temporada alta abren de 10h a 23h de lunes a jueves y de 9h30 a 24h de viernes a domingo. Recomendable sabiendo a donde se va.   Volveremos cuando estemos por la zona.

Situado bajo el faro del Cap de Creus en la costa brava. Este restaurante puede alardear de ser el mas oriental geográficamente dentro de toda la peninsula ibérica. Las vistas son impresionantes, y merece la pena acercarse aunque sólo sea para tomar una copa (tienen una amplia variedad de whisky escocés), y si decidís pasar la noche allí, podréis ver antes que nadie en todo el pais el amanecer, pues justo encima alquilan unos apartamentos. Solo se puede acceder a este restaurante desde la cala de Port Lligat, en Cadaqués, y está a unos 10 minutos en coche de esta cala. Por su inaccesibilidad, os recomiendo que antes de ir llaméis por teléfono, para saber primero, si está abierto, y segundo, si quedan mesas disponibles. Por la noche los mosquitos arrasan en la terraza, pero personalmente...creo que la tortura vale la pena. La carta es bastante completa, con cocina catalana, italiana y india!!!, vale la pena experimentar con los platos ya que la calidad de los productos con que los elaboran es mas que aceptable. El pescado fresquísimo, el servicio algo despistado (es gente joven, que seguramente están allí para sufragar los gastos del verano), pero con un poco de paciencia se disfruta bastante.
Los precios...creo que son los adecuados, y eso sí la carta de vinos y su servicio no es un argumento para ir a este lugar.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar