Restaurante Club Náutico Zaragoza: Emblemático


Sorprende la ubicación de este restaurante bajo la cota de la calle, pero con unas bonitas vistas al Ebro y Puente de Piedra. Al ser once comensales nos situan en un reservado de paredes de vidrio adornadas con vinilos. La decoración es excesivamente moderna para mi gusto, llegando a ser extravagante en los aseos. Tiene una zona de cafe/copas aparte del restaurante.

Los jefes de sala, que el día que fuimos eran dos, son algo estirados, del tipo que mira por encima del hombro, si bien realizaron su trabajo con profesionalidad y corrección.
Nos atendió una camarera voluntariosa pero con alguna carencia y falta de experiencia.

Nos ofrecen un entrante de la casa consistente en un chupito de vodka con trufa y algas. Una especie de gelatina de sabor indeterminado y no muy acertado.

Probamos varias entradas de la carta que no estaban mal sin llegar a ser nada del otro mundo.

Los platos principales bastante buenos, destacando el ternasco de gran calidad y en su punto, y una merluza a la plancha de muy buen tamaño y también de muy buena calidad.

Los postres caseros, presentados en carro de postres. Sugieren el típico surtido al centro de la mesa, que apenas da para probarlos y los cobran a 5 € por persona. Picamos.

Un par de críticas: 1)Nos intentan levantar de la mesa (de hecho lo hacen) diciéndones que para el café nos han reservado un sitio en la zona de cafeteria (donde hay sofas y butacas). Cuando nos movemos allí, no es cierto, la cafetería está abarrotada de gente, sin sitio para sentarnos y atestada de humo de tabaco. Visto el panorama volvemos a nuestro reservado. Me parece un fallo lamentable que te hagan levantar para volver al mismo sitio. La camarera, se disculpade manera nerviosa diciendo que cuando nos lo había dicho estaba casi vacio y que se había llenado de repente. No parece que sea cierto ya que sólo tardamos en desplazarnos lo que cada uno tardó en recoger sus pertenencias (chaquetas, bolsos etc)

2) En el tiempo que no tomamos el cafe en el reservado, uno de los jefes de sala pasó hasta 3 veces mirando ostensiblemente su reloj, como para hacernos ver que nos teniamos que ir.

En cualquier caso buena relación calidad precio teniendo en cuenta el sitio y la buena calidad de los platos principales.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar