Restaurante Grand Café de la Poste

3
Datos de Grand Café de la Poste
Precio Medio:
35 €
Valoración Media:
6.2 10
Servicio del vino:
5.7 10
Comida:
5.0 10
Entorno:
7.5 10
Calidad-precio:
6.3 10
Fotos:
0
 
País:
Marruecos

Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Francesa, Marroquí
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 31,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


3 Opiniones de Grand Café de la Poste

Después de cumplir el apretado programa que teníamos aquella mañana en la que nos pateamos medio Marrakech (zocos, Madraza, Museo Fotográfico, Museo de Marrakech, Sinagoga, los Jardines Majorelle…) terminamos en la zona del Protectorado Francés. El siguiente paso era el área nueva comercial que pivota en la Place 16 Novembre, y ahí, en el límite de una zona con otra, encontramos este establecimiento.

No teníamos previsto para a comer en ningún lado en concreto, pero recordé que en los consejos de restaurantes que amigos foreros me dieron en un hilo que abrí pidiéndolos (https://www.verema.com/foros/restaurantes/temas/1124157-marrakech-restaurantes-interes) constaba este Grand Café de la Poste en varias ocasiones, por lo que no nos lo pensamos dos veces.

Es una mansión (que fue antiguamente Oficina de Correos) de estilo marcadamente colonial. El interior es amplio de verdad, con el suelo adamascado, grandes macetas de barro pulido con plantas de la zona, sillones de cuero, una imponente escalera, poca luz, la que entra tamizada por las ventanas… Te ves envuelto en una atmósfera muy especial.

Y la terraza, por la que tienes que pasar para acceder a la sala y que fue donde nos acomodamos, es un dechado de buen gusto. En forma de “u” con la edificación en medio, separada de la calle por un seto de media altura y una vallita de madera enrejada de la misma altura, con mesas y sillas coloniales, estufas de hongo de gas, el suelo de baldosa hidráulica estilo árabe… Muy guapa.

Y tiene un toque, no sé por qué, que denota modernidad.

Esta modernidad se traspasa también a sus platos, en el que combinan referencias marraquechíes con otras francesas, con ese puntillo comentado de actualidad, de ligereza, de contención.

Tomamos para compartiresvivir mi mujer y yo (mis amigos ya se sabe, espaguetis y tal):

Brochetas de rape con curry y arroz. El rape estaba fresco y jugoso, el curry, mejorable, muy light, como natoso.
Kefta con huevos, sémola y canela. Bien la carne de cordero, presentada como en trocitos de pincho moruno pero de carne amalgamada tipo kebap. La canela empezaba ya a aburrirme un poco, menos mal que estaba subidita de cilantro, que me apasiona y compensaba lo abrumadora que puede ser la canela, y más la marroquí, con una potencia bárbara.
Plato de quesos afinados en su región. Discretos ellos.
Pastel de manzana con helado de vainilla. Muy rico, más tipo alemán que francés, no era una tatin al uso.

Y para beber una botella de un interesante rosado marroquí de los de piel de cebolla, Domaine de Sahari Reserve Rosé, con un interesante balanceo frutal-vegetal. En una buena cubitera y copas correctas. No más mimos. La carta de vinos era interesante.

Servicio correcto, jóvenes nativos con vestimentas y aire muy actual.

Mooooooc!!! “No Visa, aparato roto”… “Venga, hombre no fastidies, que no llevamos efectivo” Lo sacó muy seria, lo intentó y no funcionaba, y eso que el datáfono era de los modernos. Yo creo que lo había desconectado… Porque ¡vaya casualidad! ¡No hay manera de pagar con tarjeta en Marrakech! Les deben cobrar una comisiones de escándalo.

En resumen, una cocina agradable, sin ninguna pretensión, en un entorno colonial delicioso, a precio comedido.

Tipo lounge-bar (con música ambiental, wifi, etc.) de los que podemos encontrar en cualquier destino turístico occidental con comedor e instalaciones interiores, para clientes extranjeros y adinerados "fashion" locales, en el que se sirve alcohol (un "alivio" en Marrakech) y algunos entrantes y platos de comida ligera (recomendaría las sardinas "grillée" que realmente eran marinadas).
Buena carta de vino para donde está (no menos de 25-30 referencias marroquíes y algunas mas francesas, también espumosos, licores y cervezas) y algunos por copas.
Probé Le Mogador blanco 2009 (de Essaouira, con unas 5/6 variedades a unos 18 €/bot al cambio) y el Medaillon (no sé de dónde), ambos aceptables (me gustó mas éste último).
Buena opción "terracita" en Marrakech (la empresa controla otros locales por la zona: Bô&Zin, Yellow Sub y el rte. Bab).
El precio es el de un refrigerio a mediodía (3 platos para compartir entre 2. ensalada tropical, sardinas grillée y selección de quesos), con cerveza (San Miguel a unos 5/6 €), agua, bot. Le Mogador blanc 09 y cafés.

Local atractivo ubicado en un chaflán de la zona nueva de Marrakech(Hivernage).
Terraza con cierto encanto pero que no caben mesas de seis personas así que comimos en el interior que era una opción menos atractiva aunque no se estaba mal.
Tomamos 1 cocacola, 4 heineken, 1 cerveza casablanca,1 tarta de tomate con pisto, 1 carpaccio de buey,1 ensalada cafe de la poste,1 escalope milanesa, 1 foie de Veau, 2 brchette de boeuf, cuisse de canard, crema glacce , 2 Cheesecake ananas y 1 coulant de chocola,t 2 botellas de Domaine de Sahari Rosado.
No estaba mal la carta de vinos . Tenian Petrus.
Vinos incluidos

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar