Restaurante Da Greco

7
Datos de Da Greco
Precio Medio:
35 €
Valoración Media:
6.7 10
Servicio del vino:
7.0 10
Comida:
7.6 10
Entorno:
7.0 10
Calidad-precio:
5.0 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Eixample
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Italiana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 25,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingos

Teléfono


7 Opiniones de Da Greco

Por favor, lo primero la decoración con INFULAS de PALAZZO ITALIANO, es solo un monton de cosas juntas sin gusto ni clase, donde el polvo se acumula, lo digo xq como alérgica lo noto en cuanto entro en un sitio con polvo. Un detalle las sillas forradas tienen los faldones muy sucios. Hablemos de la comida. Restaurante italiano? Yo pedí una caprese, pasemos por alto que le puso PIMIENTA, el tomate estaba fileteado y habian dejado el corazón! Los embutidos pretendian ser italianos, si el jamon era italiano seguramente lo habrían cortado en Italia y luego traido desde alli en coche, estaba seco y oreado. Llegamos al RISOTTO. Hecho con arroz largo, del que no cuece!!! servido en plato llano, lleno de crema de leche y con escamas de un queso ¿Parmesano? lo dudo. Por favor como pretende llamar a eso RISOTTO. Yo me lo dejé entero ¿pensais que alguna de las múltiples camaremas y jefas de sala me preguntó el porqué? La pasta es simple pasta RANA, un italiano que se precie debe ofrecer una pasta trifolatta al cobre o una pasta al huevo hecha a mano. No ire nunca más y avisaré a todos mis amigos.

Restaurante italiano muy clasicón en su aspecto, con esculturas de bronce Art Noveau diseminadas por el comedor (algunas enormes, que casi entorpecen el paso entre las mesas), libros en estanterías de madera, y mesas vestidas a la manera tradicional de un restaurante burgués de hace medio siglo (platos y vajilla con el nombre del restaurante, 4 cubiertos por comensal, butacas con apoyabrazos en lugar de sillas...). El servicio eficiente, amable pero sin ser empalagoso. Cena para 3 personas, noche de martes local casi lleno (y bastante ruidoso).

En el apartado culinario, tomamos unos entrantes bastante sencillos en elaboración y presentación: una ensalada de tomate con mozzarella sin demasiada historia, un surtido de embutidos italianos (sin ningun tipo de ornamento ni siquiera unas tostaditas) y una ensalada (no recuerdo lo que llevaba). Precios entre 10€ y 14€, algo caro para lo que nos dieron. El pan (un panecillo por persona), bastante insulso y blando.
Para los segundos, nos decidimos por tres platos de pasta: Espaguettis alla putanesca (correctos sín más), tortellini de trufa blanca al gorgonzola con parmesano (muy buenos) y raviolis de setas (buenos también). De cada uno de los platos, ponen una pequeña racion al centro para que la pruebe el resto de comensales, detalle de agradecer y que seguramente trata de justificar el precio de los platos de pasta de la carta (entre 10€ y 22€). Eso sí, como ya comentan en algun otro post, se abusa un poco de la crema de leche lo que convierte estos platos en bastante contundentes. De postre, un sorbete de mango (no probé) y un tiramisú super cremoso, realmente espectacular.

Para beber dos botellas de Atrium Merlot 2010, a temperatura correcta, con descorche, cata y sin servicio posterior. Las copas, muy normalitas.

Precio: unos 30€ por persona, bebidas a parte. La RCP regular, hay mejores opciones en Barcelona, aunque si lo que buscamos es un restaurante clásico para llevar a comer a nuestros bisabuelos probablemente saldrían encantados ;)

Pues la verdad, ni frío, ni calor. Servicio impecable. Local grande, recargado y con las mesas excesivamente juntas.
Vinos, precio x2-3 (excesivo) pedimos un somontano (Laus) q iba a ser servido en copas de agua y cuando pedimos copas de vino, nos trajeron unas duralex.
De entrantes, ensalada de la casa y caprese. Muy buenas.
Y luego un detalle q me gusto. Traían un plato de cada pasta para q el resto de comensales probaran.
Las pastas, bien. Pero coincido con algún comentario, de q se abusa de la nata...
Postre tiramisú. Bueno.
Total 25 por persona.
No esta mal pero no me quedo con ganas de repetir....

He estado dos veces esta semana. Lo descubrí el Jueves en una cena de amigos y volvimos el Sábado para disfrutarlo de nuevo con la mujer.
Perfecta localización en Barcelona, con parking público en la misma puerta. Decoración cuidada y refinada. Servicio y atención excelentes desde que llamas para reservar hasta que te despides. El dueño viene de New York y el ejemplar customer-service americano se deja ver (y se agradece!)
La comida es expectacular y cuidada. Si vas en grupo grande, acabas probando casi todos los platos. Ya descubrireis porqué. Bien pensado. Postres caseros tremendos, todos. Buena atención al vino. Carta de vinos corta, pero con buenos exponentes. El tinto de la casa, por ejemplo, es un Ederra Crianza a 12 euros muy resultón. Ofrecen "Único" a más de 600 euros.
Y para acabar la noche, podeis tomar la copa en el Bar del Hotel Omm a dos manzanas bajando por Paseo de Gracia.

Creo que ha dicho mucho y bueno de este buen restaurate.
Unicamente dejar constancia de una recomendación...el menú degustación que entre un primero y un segundo a esoger, el cheff , además, obsequia con unas estupendas elaboraciones de variadísimas pastas. No se lo pierdan!!!

Situado en el "Rovell de l'0u" de Barcelona, se presenta con excelentes instalaciones, manteleria, cristalería y cuberteria. Algo recargada su decoración en mi opinión, pero creando un gran clima en su interior´. Sí señor. Buen servicio de vino, con referencias de buen precio.

Si os gusta la comida italiana, no dudeis en acercaros por este lugar. Sin duda, de los mejores italianos de Barcelona. El risotto fabuloso y la degustación de diversas pastas maravillosa. De postre, el mejor tiramisú que he probado en mi vida.

El servicio excelente en un ambiente muy agradable. Repetiré seguro.

Comida italiana tradicional de calidad excelente. Imprescindibles el risotto parmiggiano, los tortellini de trufa blanca al gorgonzola, los gnocchi sorrentina... De postre, el Tiramisú. No solo destaca la calidad de la materia prima, sino también las magníficas técnicas de elaboración. Quizá el mejor restaurante de gastronomía italiana de Barcelona.

El servicio es atento, eficiente y muy amable. Con la cocina a la vista, uno se percata que el Chef cocina, organiza la sala y encima puedes charlar amigablemente con él. Aemás, con cada plato de pasta sirven otro más pequeño de degustación para el resto de comensales. ¡Genial idea!

El local, situado muy cerca del majestuoso Hotel Casa Fuster, está decorado con todo tipo de antigüedades y recrea un restaurante tradicional de antaño, lo que consigue evocar una cierta nostalgia.

La carta de vinos podría ser más completa. Su servicio es correcto. Pedimos un Sumarroca Blanc de Noirs 2000 fermentado en barrica (sí, sí... pinot noir vinificada en blanco). Cumplió su cometido sin enmascarar los sublimes platos de esa cocina tradicional de la "nonna". Repetiremos seguro.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar