Restaurante La Scala: Quedada maña


Fue el local elegido para celebrar la quedada maña. Situado en pleno centro de Zaragoza, a muy pocos metros de la parroquia de Santa Engracia con su precioso retablo y portada barrocas. Local moderno, decorado en tonos blancos, con una zona de tapas a la entrada y con la cocina a la vista cuando pasas al comedor. Espacio suficiente entre las mesas, sillas cómodas y varias mesas redondas, lo que permite una cómoda con todos los miembros de la mesa. Menaje de calidad y servicio del vino muy bueno. Como la comida fue de sobaquillo no puedo hablar de la carta de vinos.
Compartimos unos entrantes que estaban ricos: muy buen foie-gras, tempura de verduras y un pulpo a la brasa muy original. Los raviolis de longaniza de Graus también muy conseguidos.
Los segundos mantenían el buen nivel, mi cochinillo confitado de primera, los pescados dijeron que estaban ricos y el steak tartare también. Raciones abundantes y postres correctos.
Atenciòn profesional y amable.
Estuvimos de charla hasta más allá de las 18.30 sin problema.
Me quedaron ganas de repetir.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar