Restaurante Cafe de Oriente: Magníficas vistas, mejor restaurante


En pleno agosto resulta difícil encontrar en Madrid propuestas gastronómicas interesantes y a un precio moderado. El Café de Oriente cumple ambas premisas. Está situado en un lugar difícilmente mejorable, enfrente del Palacio Real, muy agradable en una fresca noche veraniega. Las mesas están muy bien montadas, de forma sobria y elegante. El jefe de sala muestra una magnífica actitud, de una vieja escuela bien entendida, a la hora de acoger a los comensales, lo que transmite a los camareros, amables y cercanos.
Empezamos la cena con una Gilda de anchoa de Santoña y gelatina de Bloody Mary, un guiño a ese clásico de los aperitivos, con muy buena materia prima.
Siguió un excelente ajo blanco con tartar de bonito ahumado y uvas, con un contraste muy bien llevado entre el pescado y la sopa fría, que nos preparó para un plato que me dejó francamente impresionado, un escabeche de chicharro a la cántabra con manzanas del país. Para un amante, por la tradición pesquera de mi familia, de los escabeches, me pareció gustativamente brillante, nada invasivo como suelen ser algunos sobrados de vinagre.
Aunque buena, la pequeña marmita de setas del Valle de Soba con mariscos y moluscos, no me impresionó especialmente, como si lo hizo, en cambio el bonito del norte a la plancha con compota de tomate especiada y mahonesa de berros, muy buena materia prima, tratada con respeto, y realzada con la salsa. Brutal la pechuga de gallina de caserío, rellena con foie con arroz cremoso de espinacas, cocina de siempre, elegante y familiar al mismo tiempo. Para terminar, una excelente leche frita (cremosa a rabiar), con nectarinas y helado de vainilla, broche de oro a una magnífica cena.
Como ese día el cuerpo no estaba todo lo bien que debería, nos conformamos con un par de copas de un buen Rueda, joven y aromático. Fue una lástima, porque la carta de vinos tenía una serie de referencias realmente interesantes a precios muy competitivos. Quedará para una ulterior visita que, de buen seguro, se producirá. El lugar y su excelente cocina lo merecen, sin duda alguna.

Recomendado por 1 usuario
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar