Restaurante Cipriano: Muy buen nivel


Elegante y bien decorado, clásico por los 4 costados como decía la crítica anterior. Espacio entre mesas muy suficiente, menaje y servicio del vino correcto. Fui en un grupo grande, por lo que no puedo aportar gran cosa de la carta general y la carta de vinos. Para picar antes de empezar con los entrantes una original presentación de palitos de zanahoria rodeando una especie de pirámide de hielo picado. El palito lo untabas en una crema de roquefort. Muy rico y con ingenio. De primero jamón ibérico excelente, el equivalente a escalivada pero presentado en picadillo, pescadito frito en su punto de fritura. De segundo un rodaballo en salsa con guarnición de verduras espectacular. De postre crepes con helado, bien conseguidas. Sirivieron Nekeas Chardonnay y Viña Izadi.
La atención por parte de un grupo veterano de camareros muy profesional, manteniendo además la amabilidad.
No pagué, pero por el tipo de restaurante y el emplazamiento,..., barato no puede ser.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar