Pintoresco local donde se rinde culto al vino y la comida no desmerece en

Pintoresco local donde se rinde culto al vino y la comida no desmerece en absoluto. La carta se centra fundamentalmente en referencias internacionales (mayoritarimente francesas) con algunas españolas imprescindibles. Están casi todos los grandes "de verdad" a precios muy razonables, junto con algunas referencias de productores menos conocidos que destacan por su RCP. Nosotros aprovechamos para tomar un excelente champagne (Larmandier-Bernier brut rosè) por 32 € que convirtió la comida en inovidable. Para terminar una copa del PX del Maestro Sierra. Volveremos.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar