Un clásico

Ubicación excelente, decoración diferente, calidad de producto y servicio profesional.

Su interior puede ser calificado como un verdadero museo del vino una decoración a base de cientos o miles de botellas de vino antiguas.

La última vez que comimos allí nos tomamos unas croquetas de chorizo, unas rabas, unas anchoas y un Virrey a la espalda inolvidable.

Para mi es uno de los básicos de Santander y es raro que no lo visite cuando pasó por la capital Cántabra. Sus croquetas de Bacalao y Jamón extraordinarias, buenos embutidos y quesos.

Cocina a la vista,lo cual resulta una garantía de higiene.

Visita recomendable.

Recomendado por 2 usuarios

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar