Un Santuario de la carne.

Selección sorprendente de materia prima, más sabiendo los tiempos que corren...

Se trata del establecimiento donde se come la mejor carne del mundo, según las revistas Time y Vogue. Sin duda, y sin exagerar, se trata de uno de los mejores que personalmente he probado, y mira que he visitado sitios en Cantabria, Asturias y El Pais Vasco.

Se encuentra en Jimenez de Jamuz, un pequeño pueblecito leonés, entre Astorga y La Bañeza, dedicado desde siempre a la agricultura y a al a la cerámica

Canales pesadas procedentes de bueyes auténticos de origen nacional, gallegos, leoneses, zamoranos algún portugues de los Tras Os Montes.

O sea, machos castrados de unos 10 años de edad, que no han dejado de comer forraje a lo largo de su vida, por lo que el grado de infiltración grasa es brutal.

Los elige José Gordón, su propietario, en persona, de forma individual, en vivo. Tras su sacrificio les da su pertinente maduración en cámara de al menos 40 días. Chuleteros enmohecidos. Mantequilla en la boca. Nada que ver con la vaca lechera vieja rematada a pienso de los daneses de Skare ni a los bueyes jovenzuelos del proyecto de Valles del Esla que nos encontramos por media España.

Como no, el secreto también está en que se elaboran a la parrilla de carbón de encina o al horno de leña con un toque de maestro.

El resultado es abrumador: SABOR pleno y una JUGOSIDAD y TERNEZAS extremas.

Como está al lado de la A-6 no dejeís de visitarlo si vaís de camino a Galicia. Un tajo de cadera resulta una solución muy económica. El chuletón de buey evidentemente hay que pagarlo ( unos 60 €/kg ), pero también siempre merece la pena.

La carne se acompaña de raciones típicas leonesas ( morcilla, cecina de bodega, embutidos ahumados), así como setas de temporada.

250 referencias de vinos, como no, sobre todo Mencias del Bierzo y Prieto Picudos de Tierras de León, así como la colección personal de José Gordón con añadas señaladas de Vega Sicilia y los mejores Châteaux de Francia (desde 1950 hasta 1980). También orujos auténticos, potentes.

Para acabar, la decoración y el ambiente son una pasada !!. Mesas de madera recia en nichos excavados en la tierra. Superrústico, ya que es una antigua bodega de principios de siglo escavada en la tierra. Muy recomendable porque obtienes criterio sobre la carne de verdad y el trato es muy afable por parte de José.

Recomendado por 1 usuario

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar