Restaurante Bodega Asador El Capricho: Templo de la carne de buey


El Capricho, restaurante excavado en la tierra

El Capricho está situado en el pequeño pueblo alfarero de Jiménez de Jamuz. Ubicado en una bodega del siglo XIX excavado en la tierra a modo de túnel, galería o calado. Seguramente en su origen destinado a la conservación de vino.

 

El restaurante es una galería subterránea en pendiente con numerosos recovecos que se aprovechan a modo de comedores reservados. La luz es tenue, forma parte de la experiencia. Para los claustrofóbicos, decir que el restaurante también dispone de mesas en el porche exterior.

 

Hoy en día Jiménez de Jamuz se ha convertido, gracias al restaurante El Capricho, en un lugar de peregrinaje para los carnívoros, no sólo nacionales, sino también de todo el mundo. El día de nuestra experiencia el lleno era total y con notable presencia extranjera.

Auténtica carne de buey

Se dice que no más de diez restaurantes en España sirven auténtica carne de buey con regularidad, es una carne cara y escasa. El Capricho es uno de ellos y seguramente el más conocido.

La cocina que ofrece es de corte tradicional centrada en la carne y sus derivados en la que el buey es el protagonista principal. Quien visita El Capricho, lo visita para comer buey fundamentalmente.

 

José Gordón es todo en este restaurante, propietario, maestro asador, criador de bueyes, quien oficia en sala, corta la carne y explica sus diferentes partes,… tal cual un hombre orquesta.

Antes del paso a la cueva o calado, pasas por la parrilla/cocina y puedes observar quan inmensos son los chuleteros de buey. Utilizan sólo carbón de encina.

Granja propia

Después de comer visitamos la granja para observar los “bichos”. Impresiona el tamaño que llegan a alcanzar.

 

José Gordón, ingeniero técnico agrícola de formación, busca bueyes en todos los rincones de España posibles, especialmente en Galicia y Portugal. De distintas razas, pero siempre autóctonas. Siempre compra bueyes de trabajo y vacas con más de 10 años de edad.

 

Los acomoda en su granja y los cuida y mima hasta que cada uno alcanza el peso adecuado hasta su sacrificio. Ha habido ocasiones en los que los bueyes han alcanzado los 1400 kilos de peso y los 15 años de edad.

Cada pieza según su raza, edad o características propias de infiltración se somete a un periodo de maduración distinto, pero siempre prolongado. Las maduraciones oscilan entre los 70 y los 130 días en cámara.

En la actualidad, de media, se sacrifican 2 bueyes semanales para atender la demanda del restaurante.

Amplia carta de vino

Quedé gratamente sorprendido al solicitar la carta y poder constatar que era amplia, variada, elegida con criterio y con representación de vinos de todo el mundo. Parece lógico el énfasis en los vinos del Bierzo, especialmente en los tintos que son la armonía adecuada para la carne, que es lo que aquí se viene a comer. Además a precios y recargos razonables.

Mientras elegíamos bebimos un valor seguro, un fino Eléctrico. Y para acompañar el menú dos tintos de la tierra elaborados por Raúl Pérez uno de los mejores enólogos de este país. El Soradal y Ultreia ambos de la cosecha del 2014.

Menú degustación

Se puede ordenar a la carta o elegir uno de los tres menús que ofrecen.

Nos decantamos por el menú degustación intermedio que consistía en:

Aperitivo de la casa: pate de cecina de elaboración propia acompañado de un buen pan tostado a la brasa. Fino y elegante.


 
Cecina de buey Premium. Un espectáculo, tal vez lo que más me impacto de la comida. Un veteado estupendo que ya quisieran para sí los mejores ibéricos de bellota. Sabrosa, no tan intensa como la de vaca, pero con gusto. Textura más tierna que la de la vaca, con un tacto ligeramente graso que la hace muy disfrutable. Te quedas con ganas de más.


 
Lengua de vaca curada. Adobada con varias especias, cocida, ahumada y curada durante 50 días. Aliñada ligeramente con vinagre de Módena y aceite de oliva virgen extra. Un producto poco frecuente en mi zona y por tanto todavía más apetecible. Buenísima.


 
Tomates, unos “sencillos” tomates de temporada y de la zona con mucho sabor.


 
Chuletón de buey. Y llega el protagonista del día. Primero te muestran en crudo el chuletón que te ofrecen, en nuestro caso de casi 4 kilos de peso. Creo recordar que era de raza Minhota de 6 años de edad y 100 días de maduración en cámara después de su sacrificio.

 

Más tarde, una vez asado, es el propio José Gordón quien corta la carne en presencia del comensal. Explicando las diferentes partes y texturas de carne que comprende el chuletón en sí y procurando que cada uno de nosotros deguste, tal cual un plato combinado se tratase, cada una de ellas.

 

Carne fina, elegante, de sabor contenido y agradable. Adictiva gracias a ese punto ahumado que le otorga la brasa.


 
Postre. Nos dejaron elegir de entre los de la carta. En mi caso un sorbete de manzana verde, yogur de coladilla, avellana garrapiñada y polvo de manzana espolvoreado. Un postre casero medianamente ligero y poco empalagoso. Estupendo dulce para llegar al final de la comida sin sensación de saturación.


 

Uno de esos sitios que hay que visitar al menos una vez, o dos, o tres…

 

Post completo ilustrado con fotos en: http://www.vinowine.es/restaurantes/el-capricho-de-leon-templo-de-la-carne-de-buey.html

 

 

  1. #1

    Joan Thomas

    Que buena pinta tiene todo,y esa carne de buey con mas 3 meses de maduración ya empieza a ser digna de distincion. Te aseguro que si no me cayese tan lejisimos, iría a visitarles. Buen comentario y reportaje fotográfico.

  2. #2

    pepecano

    en respuesta a Joan Thomas
    Ver mensaje de Joan Thomas

    El año pasado estuvo en este restaurante mi compañero de catas, Paco Hoya y cuando me comentaba la comida se me hacia la boca agua. Tengo que hacerme una excursión en verano desde Zamora que no me pilla lejos. Como esta de vinos el restaurante ??

  3. #3

    Joan Thomas

    en respuesta a pepecano
    Ver mensaje de pepecano

    Hola, me parece que te has equivocado de destinatario, porque yo no he tenido aun la suerte de conocer el Capricho...aunque espero que un dia podré hacerlo 😊😊
    Saludos

  4. #5

    JoseRuiz

    en respuesta a Joan Thomas
    Ver mensaje de Joan Thomas

    Así es, un poco a desmano si te cae. Pero León y sus alrededores bien merecen una "gastrovisita" piensa que en 2018 la han nombrado capital española de la gastronomía.

  5. #6

    JoseRuiz

    en respuesta a pepecano
    Ver mensaje de pepecano

    Me sorprendió para bien. Amplia, variada, bien elegida y de recargos moderados. Lógicamente haciendo énfasis con los tintos de la zona.

  6. #7

    Abreunvinito

    Un sitio a conocer.
    Buen reportaje de datos añadidos a la experiencia gastronómica.
    Estuve una noche en la puerta para cenar (sin reserva) y estaba cerrado. Acabamos en Leon en Cocinandos.

  7. #8

    JoseRuiz

    en respuesta a Abreunvinito
    Ver mensaje de Abreunvinito

    Gracias
    No está nada mal la alternativa que buscasteis.

  8. #10

    Jotayb

    Buahhhhhhh Jose...qué envidieja!!
    Me alegro mucho del disfrute...y enhorabuena por esa pedazo de crónica ;-)

    Abrazotes para los dos :-)

  9. #11

    JoseRuiz

    en respuesta a Jotayb
    Ver mensaje de Jotayb

    Tu también te marcas buenos homenajes. Lo que pasa es que últimamente no nos los cuentas. Jejeje..
    Otros abrazos para vosotros.

Novedades de Verema

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar