Reservamos una mesa para 6 y nos sorprendieron con una gran mesa circular, lo cual es muy de agradecer frente a las cuadradas o rectangulares.

Tomamos el menú que tienen para la cena (18 €, bebida y cafés no incluidos). El menú consta de unos entrantes tradicionales (jamón, queso, revuelto...), unas carnes bien cocinadas como plato principal y unos postres (algo mejorables). La RCP de la comida es muy aceptable.

La carta de vinos no es muy amplia. Pedimos un Coto D'Arcis de Utiel-Requena que no tenían y nos sirvieron un Dominio de la Vega. Bien servido, en copas correctas y a Tª adecuada. Los precios de los vinos están bien ajustados.

Local de techos altos por lo que el humo de los cigarros vecinos no molesta demasiado.

Acústica horrible. Cuando el restaurante se llenó fue imposible la conversación dentro de nuestra mesa.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar