Dominio del arroz y trato familiar

Fuimos a finales de Enero del 2010 a comer. El trato fue muy correcto, absolutamente familiar, Pepa y su hijo te tratan como si fueras de la familia. De entradas eligió ella misma unos platos:
- Una escalivada: muy lograda
- Unas croquetas de marisco: muy caseras, grandes, la bechamel en su punto y con huevo entero dentro.
- Humus: muy rico, con un toque justo de hierbas

de pato principal pedimos un meloso de setas, alcachofas e ibéricos, estaba exquisito, en su punto, se nota que Pepa domina el arroz. Le añadió prebrella (hierba de olivas) lo que daba un toque muy mediterráneo y le añadía frescura al plato, asimismo le dió un toque de romero. Estaba realmente logrado.

De postre nos ofreció unos flanes caseros con cítricos: casero y bueno.

Vinos: un rueda que estaba aceptable.

El sitio ha estado cerrado unos años y se nota en el entorno, le falta un poco de reforma. Sin emabrgo la profesionalidad de Pepa y su dominio de la cocina hacen olvidar esta situación temporal.

Recomiendo el sitio, Pepa se merece que su fama crezca. Repetiremos sin duda.

Recomendado por 1 usuario
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar